como los monos de gibraltar

viernes, 26 de febrero de 2010

Viviendas Pegamin X: El Metro

Por mucho que se empeñe Aranoa, esta modalidad de vida subterranea puede hasta tener su puntito.
Hombre, tampoco vamos a fliparnos y recomendarlo abiertamente porque en el Metro, sea en Madrid o en Moscú, de lo que se trata es de comer suelo como un campeón.

El de Moscú tiene su rollete por aquello de que te puedes culturizar mientras ves como tu vida se va al garete pero en Pegamin vemos con mejores ojos el de Madrid, especialmente si se trata de habitar la estación fantasma de Chamberi y decidir dar rienda total a tu locura jugando a ser cliente del Metro, vigilante y vendedor de tickets:
"Buenas, quería un billete al Manicomio - Son 60 pesetas - ¿60? Ha subido, ¿no? A ver... aquí tiene - Tome, su cambio y su billete - Muchas gracias - Señor, debe usted validar su ticket al entrar - Qué despiste, qué cabeza tengo - Ningún problema, estamos aquí para ayudar - Gracias joven, gracias"


16 comentarios:

PacoclavelbarraDivine dijo...

OLÉ!!

okupito dijo...

Se echa de menos aquí al lao la tribu de los caseros.

Don Julito dijo...

Pues pon una foto de tu puta madre: me consta que es muy casera...su anuncio en prensa reza "recibo en casa"

fríos y calamidades dijo...

póngame un pisito, don julito

Anónimo dijo...

¿Para cuando una fiesta Pegamin en la estación de Chamberí? Llevo el cava y los postres.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Oye, las veces que he estado en Madrid he visto poca peña con aspecto de residente en el metro, es como un sitio high class o es que la policía no deja a la gente apalancarse?

Don Julito dijo...

Te pongo un piso pero tienes que ser mi querida y plegarte a mis deseos

Haciendo Amig@s dijo...

La primera vez que fui en el metro de Madrid se fue la luz y estuvimos parados en la oscuridad unos minutos. Nadie se movió ni dijo nada. Volvió la luz y todos seguiamos en la misma posición, impasible el ademán, como si no hiubiera pasado nada. Entonces es cuando por fin comprendí que estaba en una gran ciudad y no en el poblacho de provincias donde mací.

Por otro lado me decepcionó no tener que pelear con una horda de morlocks caníbales de ojos fluorescentes, antiguos descendientes de los incontables hijos amorfos de Isabel II que fueron abandonados en los subterráneos secretos del Palacio Real.

Ender dijo...

no sé en que metro iréis vosotros pero, en el de las almóndigas de persona en el que viajo yo, la peña se corta las uñas y restriega sus partes contra jóvenes trotamundos inmovilizadas entre maletas con la misma naturalidad que si lo hiciese en su puta casa.

por cierto, que el otro día uno de los inquilinos se encendió un piti en el vagón y parecía la cosa más rara y más salvaje del mundo.

enfisemo sánchez dijo...

fumar mata

esto se under dijo...

tío, lo tuyo es bajuno en general, hasta tus viajes en metro, en vez de ender deberías llamarte under

Anónimo dijo...

La primera vez que estuve en Madrid y cogí el metro por aquello de experimentar, en ese afán comparativo typical spanish, confieso que el de Barcelona me pareció Versalles.

priest dijo...

Esta mañana el hombre que estaba sentado a mi izquierda se ha tirado un eructo bien majo.
¡Que aproveche caballero!

Anónimo dijo...

Seguramente se trataba de un Sr. de procedencia esquimal o árabe que daba las gracias por el soberbio menú a priori ingerido, nada de comportamiento selvático o posibles problemas ventrales...

PacoclavelbarraDivine dijo...

Claro, claro...

Anónimo dijo...

De hecho, de ningún modo estaba sugiriendo que en la próxima ocasión lo empujase a la vía al grito de "Eructe con la mascarilla para la respiración asistida desde la UCI impregnándose de sus efluvios, a ver si así le resulta tan satisfactorio...Indecente!".