como los monos de gibraltar

miércoles, 12 de mayo de 2010

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Quien es?

Anónimo dijo...

el padre putativo de Ramón

oximoron dijo...

jajajaja.. qué bueno. pero que pena.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Muy buena!

Haciendo Amig@s dijo...

Era un referente para cualquier pegamita. Es cierto que nos quedamos un poco huérfanos...

Anónimo dijo...

Es curioso como se percata uno, releyendo 1984, de que cada vez se parece más a nuestros días.

Profesor Farnsworth dijo...

¡Qué en paz descanse!

Si alguien contrae una enfermedad terminal y sabe que morirá en breve nos podría hacer un favor y cargarse a unos cuantos del gobierno antes de fenecer. ¿Qué no?

Anónimo dijo...

Y SI NO QUE ALGUIEN APRIETE EL BOTÓN ROJO DE UNA PUÑETERA VEZ

Profesor Farnsworth dijo...

que dimita el gobierno entero, al final los que mandan de verdad son la Merkel y el Obama.
Que mantenga a las góticas su puta madre.

Anónimo dijo...

Yo me casaría con la Hijas de Zapatero.
Son feas pero son mujeres. Mientras sean mujeres no me importa que sean Feas.
Yo quiero un hijo. Me da igual cómo sea el contenedor de mi esperma, ni que yo fuera un Adonis de Grecia.

Sr.Rosario dijo...

¡coño, el presidente del Real Madrid de la realidad virtual!

Fofito dijo...

¡Que vuelva D.Julito!
Es que era el jefe de pista perfecto para este circo de pulgas amaestradas

Anónimo dijo...

Por fabor buelve por nabida don gulito.

la cosa del pantANO dijo...

paca, hoy me he jecho cincuenta pajas sejidas, pienso en ti y me derrito en lefarl

PacoclavelbarraDivine dijo...

Eh?! Eso es malo para la salud oiga, míreselo...

Profesor Tanto monta y monta tanto la Isabel como el Fernando, y no me refiero ni a la Sra. Merkel ni al Sr. Obama.
Este comentario:
"[...]Yo quiero un hijo. Me da igual cómo sea el contenedor de mi esperma, ni que yo fuera un Adonis de Grecia."
Es turbador...

Anónimo dijo...

Sí, sin duda responde a una concepción androcéntrica de la procreación humana, tal la que se nos muestra en el Antiguo Testamento. En esta obra, vemos como el gens y su propagación se identifica con el varón; es el varón el que engendra, por tanto. La mujer queda reducida a mera tierra fertil en la que la semilla crece, con la identidad seminal, por tanto.

cuidao que manchooooooo dijo...

es masturbador, paca, nada de turbador así a medio pelo

Ninguno dijo...

Humor absurdo, como yo.