como los monos de gibraltar

sábado, 15 de mayo de 2010

Especial Memoria Histórica: Los crímenes de Franco I

¡

16 comentarios:

Don Julito dijo...

Eso y el mal gusto que tenía su señora en el vestir.

PacoclavelbarraDivine dijo...

MHH La señora Polo era la versión española de una proper lady. Con el añadido católico del recato de influencia castellana.
Cuando Eva Duarte de P. vino a España la cosa cantaba que daba gusto. Esa señora que tenía como referente máximo de estilo un cruce entre María Luisa de Parma y Beatriz de Holanda debió sentirse apabulladísima con esos estilismos y la rotundidad del corte de Dior y Balenciaga que se marcaba esa reina devenida que fue la argentina.

Anónimo dijo...

A los únicos que conozco de esta familia son: Carmen (la Campos),su hermano pequeño , su hijo y el señor Arnau


Que buen espectaculo dan en la tele

jeeves dijo...

En efecto, menudo crimen contra my language.

Ninguno dijo...

Aguanmuviman, femili, reliyin...Si señor, tiene toda la razón del que manda (incluso cuando no se le entiende).
Pues: live spain, viva españa y yo también.

indiscreciones dijo...

Se comenta que cuando la señora Polo visitaba Oviedo, las joyerías sacaban de las vidrieras las joyas más caras, pues era menester regalárselas a la susodicha cuando tierras asturianas visitaba.

lo dijo eva dijo...

A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de "rojos" porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada.

lola gaos dijo...

¿qué gorda? ¿de qué habla vd? ¿la confunde con cristina almeida?

Don Julito dijo...

está citando a Evita Perón...lo de gorda es una humorada. Doña Pilar era enjuta y nervuda, angustiosa...era como una alegoría de esa Castilla devastada, de planicies inmensas sin nada en el horizonte...parece ser que cuando los españoles llegaron al Nuevo Mundo, tras sus tropelías, al arrasar con selva, pirámides y lo que se encontraran, para construir sus propias ciudades, creían estár viendo Castilla en los páramos muertos que dejaban a su paso...Yo creo que esa Castilla debía ser como el mundo árido de Phantasma, o como un Tattoine sin gusanos pero con mogollón de Fremen vestidos de pana y con boina....afortudamente, ahora esas interminables planicies están jalonadas de puticlubs que con sus luces rojas actúan como faro de comerciales perdidos y almas que buscan el amor...si en tiempos se decía que una ardilla podía cruzar España, de Sur a Norte, saltando de árbol en árbol, hoy día, podría cruzar la Península un comercial de Purina saltando de burdel en burdel, con su gintonic en la mano

Haciendo Amig@s dijo...

Don Julito... cuantos post tremendos y perdidos hay en sus comentarios.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Jajajjaja mezclando Fremen con Jedis, como los maestros! Qué comentario tan guapo!

Anónimo dijo...

¿Pero esto no iba de calibrar el profiency de Francou? Si hasta Jeloumaineimisemilioboting parecería de Essex a su lado...

Anónimo dijo...

Me ha llegado eso de la ardilla que citaba Donju ,no lo escuchaba/leía desde antaño...Ahhh la Armada Invencible. Qué tiempos donde lo tuvimos todo para vernos ahora financiando bazofias como las de Médem o escuchando a la Aído. Ahora sí que me duele Ejpaña, joder.

Don Julito dijo...

Que alguien se ocupe de recopilar las sentencias perdidas en los post y las junte en un post...yo lo estuve haciendo años...se trata de visitar los archivos y leerse todos los comments de un mes para seleccionar los que le parezca mejor y juntarlos...como esas sentencias tan cultas que aparecen a diario en la cabecera de El Mundo, bajo el logo...quién se anima? Haciendo Amigos, yo te veo ahí, eh?

PacoclavelbarraDivine dijo...

Es el candidato ideal para esa tarea, podríamos constituir una comisión al efecto pero le quitaría la gracia a las sentencias.
También podría hacerse a lo ruleta rusa.

Anónimo dijo...

Sí, o sin ruleta, encuadernar todos y hacer un libro para cuando prácticamente ni alentemos, enseñárselo a los nietos, todo eso.