como los monos de gibraltar

martes, 19 de octubre de 2010

Broncas pegamín XIV: El derechazo de Mario a Gabo

Hay peleas que te cambian la vida. Hay hostias que marcan tu destino. Un simple puñetazo se transforma en todo un símbolo que trazará tu camino en el futuro.
Eso es lo que sucedió el 12 de febrero de 1976, durante el pase privado de la película "Sobrevivientes de los Andes" en Palacio de Bellas Artes de México. Al finalizar la película Gabriel García Márquez se acercó a Mario Vargas Llosa con intención de abrazarlo, exclamando un cariñoso "¡Mario!" lleno de emoción y amistad fraternal. Pero el peruano lo que hizo fue rugir "¡Cómo te atreves a abrazarme después de lo que le hiciste a Patricia en Barcelona!". Y le propinó un derechazo perfecto, un hostión de libro que casi le arranca la cabeza y dejó noqueado en el suelo al colombiano, con un ojo negro como el culo de un mono de Macondo.
¿Te acuerdas de Barcelona, Mario?¿Menuda jodienda, eh? Jajaja...

Muchas son las teorías. Unos dicen que mientras Mario andaba persiguiendo a una bella modelo en Barcelona, como si de una peli de Woody Allen se tratase, Gabo aprovechó para consolar a la triste esposa de su amigo, Patricia Llosa. Incluso se rumorea que llegó a aconsejar a Patricia que se divorciase de su marido. Pero yo creo que todo son excusas. En el hall de aquella sala de proyección lo que creo que pasó es que Mario Vargas Llosa tuvo una  revelación, uno de esos momentos de lucidez de origen sobrenatural que en raras ocasiones transforman nuestras existencias para siempre. Cuando vio acercarse a aquel enano bigotudo, de vestir desaliñado, pronunciando a gritos su nombre con su habitual desfachatez y chulería de colombiano chingón... entonces Mario lo vio claro. Vio un futuro de chaquetas y pantalones de pana, de relaciones abiertas y  sexo chungo con las novias y esposas de sus amigos; vio manifestaciones con indígenas borrachos, vio reuniones con un Fidel Castro decrépito, casi zombi; se vio compartiendo soporíferas e irritantes conferencias contra el imperialismo español, sobre las revoluciones bolivarianas, sobre el coñazo del realismo mágico  todo ello mezclado con las interminables anécdotas borrachuzas sobre putas colombianas tristes, y mil horrores más.
La alegre pandilla en sus tiempos de Vicky Cristina Barcelona. Mario, el único sin barba ni bigote, como debe ser

Y entonces golpeó, con todas sus fuerzas, como si su puño fuera el martillo de Thor machacando a un trasgo del inframundo. Yo creo que Mario se sintió liberado, como si le hubieran quitado de  encima el peso de décadas de verguenza por ser de buena familia, por ser rico, por ser un señorito. Por fin podía ser él mismo, no disimular que era un progresista o  de izquierdas. Me lo imagino saliendo del lugar del altercado sintiéndose eufórico, un hombre nuevo, con ganas de gritar "¡Viva el capitalismo!¡Viva el liberalismo!¡Mecago en las chaquetas de pana y en los bigotes y las barbas!".


Aquello tuvo consecuencias y tardó 28 años más que Gabo en ganar el premio Nobel de literatura, en parte por culpa de su cambio de rumbo ideológico a raíz de aquella hostia de inspiración divina. Pero si le preguntan por eso seguro que dirá que mereció la pena esperar. Vaya que sí.
Lo del premio Nobel no está mal, pero lo de la hostia a Gabo... eso es gloria, jijiji.

14 comentarios:

tereso dijo...

y esto Haciendo? Eres una caja de sorpresas eh... Lo digo con una sonrisa, que conste. no tenía ni puta idea de esta bronca...

uy, uy, uy dijo...

El tonillo de esta entrada parece como de Glendon o hasta de SSSSurd, que ahora según parece se ha vuelto cheerleader de Libertad Digital. ¿Será por ahí por donde van los tiros de algunos pegamitas contra ti? ¿Detrás de Cthuluh late la sombra de Hayek?

InFausto dijo...

Llosa es un mierda... Bien pudo meterle dos hostias al mierda de Fujimori, y opto por exiliarse... Valiente hijoputa...

un nostálgico dijo...

con clemen vivíamos mejor

PacoclavelbarraDivine dijo...

Sr. Haciendo me siento totalmente Preysler en la recepción del embajador.
Xena eólica!

URL dijo...

Seguro que se pegaban estilo breva, como Ruiz Mateos, pero disfrazados de intelectuales

Don Julito dijo...

Muy bueno, HA

Ender dijo...

No he leído a ninguno de los dos protagonistas de la anécdota pero me ha molado.

priest dijo...

¿Vargas Llosa tiene alguno chulo?
Es que hace como 12 años leí algo suyo semierótico por ir de guays y era bastante tontoscete, todo el rato hablando de lo mucho que le ponían los sobacos peludos de mujer.

De Marquez he leído unas cuantas novelas. Sin duda me quedo con Cien años de soledad y Crónica de una muerte anunciada. La segunda me parece muy recomendable para empezar, es muy cortita y da menos pereza.

encuentros con las letras dijo...

El mejor de Vargas Llosa es ese que cuenta cómo se lió con su tía carnal valga la redundancia.

Anónimo triste dijo...

He recordado por Macarrismo que 'El hablador' estaba bien, al menos cuando la leí.

Don Julito dijo...

Sí, "La tía Julia (sic) y el escribidor", mola...sí, a mí me mola más Vargas Llosa

1977 dijo...

Yo no he leído nada de ninguno. Un profesor de literatura que tuve pretendía que leyese Cien años de soledad, y yo le hice un Picard.

Don Julito dijo...

Animalito