como los monos de gibraltar

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La colección Savitski

Si Asia central es la gran desconocida del planeta y Uzbekistán es su espectro, entonces Karakalpakia es inexistente. Es un no-lugar. Al oeste del país, Karakalpakia es una región semiautónoma que basaba su economía en la pesca por su cercanía al mar Aral. Pero se secó dejando a toda la población empobrecida. La capital, Nukus, encarna esta escasez con un tufo comunista de construcciones cúbicas y avenidas anchas llenas de vacío. Rodeada por kilómetros de desierto y sometida a temperaturas de 50 grados, se encuentra a unas 14 horas de Tashkent y a tres días de Moscú en tren, pero su enclave en la Asia profunda ha sido el causante de una evolución histórica peculiar.



Los soviets fueron los primeros en sacar partido al aislamiento de Nukus cuando construyeron una central de armas químicas. En este momento de la narración, voy a hacer un inciso para resumir la ciudad, por si no ha quedado claro: Remota, insignificante, miserable, agónica, soporífera, y ahora además atestada de contaminación. Pasear por sus calles de noche ofrece toda una galería de personajes de terror. Adolescentes con síndrome de down borrachos, decúbito lateral en las aceras, indigentes mutilados y niños descalzos que te miran. Un escenario inusual para el siguiente acontecimiento que la va a colocar en el mapa: convertirse en la sede de una de las mayores colecciones de arte vanguardista soviético del mundo.



El responsable de esta hazaña es un tal Igor Savitsky, personaje que revertió la colaboración con el régimen y se burló de él en las periferias de sus narices. Comenzó en los 60 como una colección de arte local para la que compiló artesanía y joyería producida en los yurts, pero su pasión por la vanguardia dio un giro al repertorio. Empezó a viajar por la Rusia soviética con la misión de comprar obras de pintores que habían acabado ejecutados, en gulags o en instituciones mentales por no seguir la estética del realismo socialista. El criterio utilizado era su preferencia personal y sus finanzas, las proporcionadas por Stalin. Cuando se agotaron vendió sus posesiones y cuando se arruinó, emitió pagarés y muchas promesas a los familiares de los artistas.
La compra de arte se convirtió en una obsesión en su vida. Si Schindler salvaba judíos, Igor entró en una espiral obsesiva de rescate de obras destinadas a desaparecer. El estado de la mayoría de ellas era lamentable, algunas utilizadas por la tela del lienzo como cortinas y paños. En total se hizo con 82000, de las cuales el centro expone solo una fracción. El resto está apilado en almacenes cuyo método para combatir la humedad son palanganas de agua en las esquinas. La posesión de solo una de ellas hubiera supuesto un billete de ida a Siberia, pero su secreto nunca salió de Turkestán.



La colección expuesta hoy en día es brutal. Es muy ecléctica y abarca todo un repertorio de estilos e influencias. A mi uno de los artistas que más me gustaron es Vladimir Lysenko, y la obra que lo mató, Toro. Según mi guía, al que el aliento le olía a muerte y vodka, el régimen vio en la obra una alegoría del poder como una fiera o un monstruo. Después de hacerse pública, el artista desaparece y la familia esconde su producción. Los autorretratos de Valentina Markova son también impresionantes, muy virulentos.



Cómo durante tantos años esta colección pasó inadvertida es una pregunta que la agria fisonomía de Nukus puede contestar. Los locales viven convencidos de que un día el Aral recuperará su agua perdida. Pues sí. Será el mismo día que el resto del mundo se entere de la existencia de este museo y se formen colas como las del Louvre.

45 comentarios:

Dr. Huysmans dijo...

Siempre aprendo algo con Pegamin.

el vigía oblongo de occidente dijo...

Cuánta verdad hay en esa entrada, miss Pussy. Mañana escribo un libro sobre ese asunto. Y pasado les mando un cajón de ejemplares para que repartan entre amigos y vecinos. Hay que impedir que la Hidra Roja vuelva a levantar la cabeza.

Anónimo dijo...

Tienes razón Huysmans,siempre se aprende algo con Pegamin

Tereso dijo...

Y lo mejor es que además se aprehende.

petete dijo...

sin pegamín yo no sería nadie

Anónimo dijo...

Se aprende, sobre todo, a insultar

PacoclavelbarraDivine dijo...

Ms. Pussy he de decir que su literatura de viajes me tiene entusiasmado, es como leer una versión terrenal, presentista y no-cursi de las Ciudades Invisibles de Calvino.
Su estilo ha adquirido cosas nuevas.

Jaimito dijo...

A insultar, dice la muy hijodeputa

Anónimo dijo...

Eres más corto que el rabo de una boina

Anónimo dijo...

Pussy, ¿se la has chupado a Sergio alguna vez?

Don Julito dijo...

Coño, qué postazo mas chulo! Pussy te veo de enviada especial de Vice

Pussy Galore dijo...

De Vice-presidenta, me veo yo más. Muchas grasias.

Anónimo dijo...

¿Pero tienes rabo o no tienes rabo, Pussy?

Anónimo dijo...

De porcelana

priest dijo...

Pussy, esto que has contado es acojonante. Me ha encantado, de veras.
Solo una pregunta, no me ha quedado claro si el museo ya existe o está por abrir/reformarse.

Millana dijo...

Eso mismo me pregunto yo, para organizarme las vacaciones del 2012 Fin del Mundo.

Pussy Galore dijo...

Está abierto como Museo de Karakalpakia, y parte de él es la Colección Savitski. Esta es la web:

http://www.savitskycollection.org/

Anónimo dijo...

sería bonito saber como llegaste hasta esas latitudes, o es que te estás follando al presidente del Amral´s Travel de Asia Menor tú...

Pussy Galore dijo...

Jajaja! No. Si me estuviera follando al presidente de Amral Travel no iría a Uzbekistan, porque ahí precisamente no vuelan. Pero vuelan a Jamaica, donde se va tu novia a que le den por el culo, que dice que contigo ni se entera.

Bueno. Qué enriquecedor es el embrutecimiento.

priest dijo...

¡Jajajaja!

Ender dijo...

millana, anímate y escribe tú también algo... a ver si así conseguimos que vuelva ramón power

Millana dijo...

Ramón solo volverá si escribe Clementina.

Don Julito dijo...

Si eso fuera verdad quizás me viera tentado a acabar con su vida

chechu mariñas dijo...

o sea, que clementina ha pasado de diosa sexuarl de algunos pegamitas senectos a sparring emocional para los prontos turutas del lemur favorito de millanilla

Anónimo dijo...

¿Y quién es Millana?¿La novia de Sergio?

Anónimo dijo...

sí, como las de robert crumb, a escala gulliver en liliput

Anónimo dijo...

la novia de Sergio es Pussy

anhelos de mujer dijo...

no aisleis a paca, hijos de puta, que también es persona humana

Anónimo dijo...

que sube para arriba y baja para abajo

botero dijo...

no sé, está un poco pasada de peso, pero de ahí a llamarla globo aerostático...

Hombre de complexión robusta dijo...

Que salga a bailar la gorda con el gordito.

Anónimo dijo...

Sergio, que soy tu novia. Que hoy me voy a operar para ponerme el rabo, como a ti te gusta. Deséame suerte.

Jesús Rojiblanco dijo...

¿os cuento la mili? ¿y algo del deporte rey?

Arrepentido dijo...

Qué mili,qué mili!!!

Anónimo dijo...

Yo no fui a la mili por tener los huevos planos.

Anónimo dijo...

Podías subir una foto

lucio dijo...

huevos al plato, qué icos

Patri Herrero dijo...

icos the night

1977 dijo...

Yo sólo volveré si se van los jevis.

Don Julito dijo...

Pues en el Decathlon tienen unas sillas muy guapas, plegables, de fibra de carbono que abultan lo que una caja de puros, y están bien baratas

Anónimo dijo...

y para qué queremos las sillas??

pozi osborne dijo...

ramó, puto lemur, te vi a masticar el cráneo como en mis mejores tiempos

Anónimo dijo...

Anónimo, si no prestas atención en clase no te dejamos jugar con los demás niños.

Anónimo dijo...

Nadie es perfecto... pero quien quiere ser nadie?

ulises higueruelo dijo...

yo