como los monos de gibraltar

jueves, 11 de noviembre de 2010

Profesiones: Modelo de manos

Imagina por un momento que el mes pasado no te cortaste al abrir una lata de atún de oferta.
Imagina que hace cinco años no pegaste un puñetazo a la pared cuando ese idiota te vaciló y te quedaste con ganas de meterle una hostia.
Imagina que cuando eras adolescente no viste esa película bélica que te hizo pensar que jugar con el cuchillo pinchando en el espacio que hay entre tus dedos era buena idea.
Imagina que cuando eras un niño hubieras sabido distinguir entre agua fría y agua hirviendo.

Imagina, en definitiva, que tus manos no tuvieran más tara que la de haber agarrado tu polla y alguna teta operada. En ese caso, y siempre y cuando tengas unas manos que no parezcan salchichas, te podrías dedicar profesionalmente al modelaje de manos.

Y ¿en qué consiste ser modelo de manos? ¿Se trata solo de pasar un par de horas en posición estática para que te hagan fotos que capten hasta el menor detalle de tus falanges? Pues no, en contra de lo que pueda parecer es un trabajo muy sacrificado porque si quieres ser el mejor (y en el mundo de la moda, creerme, he estado ahí, el único camino valido es el que te lleva al número 1) debes estar pendiente del estado de tus manos en todo momento y evitar cualquier posible peligro.
Conozcamos la apasionante vida de Ashly Convington, quien traducción de google mediante, nos cuenta su día a día:

Ellas son mi herramienta de trabajo y como tal las debo cuidar, por eso uso guantes el 90% del tiempo para protegerlas del sol, de rasguños menores y para que se mantengan humectadas. Uno de "mis enemigos" es el papel, con él me puedo cortar con facilidad y fuera de eso me reseca los dedos. Varias veces al día me humecto las manos con un tratamiento de jojoba o de almendra en las cutículas. Por las noches me unto aceite de oliva extra virgen en las manos con manteca de cacao y vaselina. Luego me pongo los guantes de algodón.

Y añade:

Mi vida no es como la de cualquiera. En cada actividad debo tener especial cuidado. Una vez abriendo la puerta de mi carro me quebré una uña y eso me costó quedarme sin trabajo por un buen tiempo. Casi nunca cocino, no lavo la loza, trato de evitar el agua excesiva ya que eso también reseca mis manos y me tocó dejar de nadar con regularidad.

¿Sigues interesado en ello? Pues escucha los truquitos de esta fenomenal profesional sobre como realizar una campaña promocional de la mejor manera posible:

Cuando tengo que hacer un movimiento como espichar un sándwich para que se le escurra la salsa o botar un paquete de galletas en una canasta, me gusta inventarme un sonido que concuerde con la acción, eso ayuda mucho.

El mundo está lleno de modelos de manos, solo tienes que hacerte un hueco. Sigue el ejemplo de Fernando Sandoval, quien, desafiante, parece decirnos "yo me lancé a ello, ¿por qué tú no?"

19 comentarios:

Macarrismo dijo...

"y en el mundo de la moda, creerme, he estado ahí, el único camino valido es el que te lleva al número 1" ¿has estado en el muno de la moda? ¿eres uno de los tíos que aparecen probándose camisetas de grupos heavys en los típicos catálogos por correo? ¿modelo infantil para el corte inglés? ¿zoolander de la vida, y de ahí tus constantes viajes por el mundo?

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=n5c3tfvp4Lc

Don Julito dijo...

Qué cojones es "espichar" un sandwich???

manónimo dijo...

imagine

Don Julito dijo...

Miedo me da...he visualizado a Priesito, ebrio y to cachondo, tras unas calabazas de un guirufa, mirando su tentempié y haciéndole un a serbian film

Nemesis dijo...

Conocí a un pamplinas que se ufanaba de ser modelo para fabricación de dildos. Era colega de un colega, y en el bar que lo conocí no tuvo reparos en sacarse el sustento y orgulloso explicarnos lo que chorra tenía de diferente y especial; decir que el susodicho era feo como un orco con sindrome de down,y que pensé en ese equilibrio cósmico en el que el creador da girlache a quien no tiene piñata y tal y tal.
Debo reconocer que tenía un rabo limpio en formas, y que no presentaba ese desvío propio a diestra o siniestra que heredamos de cuando nuestra madre nos acomodaba la pollita cuando nos ponía el pañal. No era una polla gangrenada sino rosada como carne asada de porcino, de unos 25cm y diametro como de un chorizo cantimpalo estandar; venosa pero no como al brazo de un yonky y sin granitos, fistulas o marcas de dientes... o sea un rabo sin estrenar que luego después de 2 o 3 copas lo confirmó. También estaba operado de fimosis, con lo que se confirmaba que la mamá del elemento se había preocupado de que su niñito tuviera un aparato de campeonato y primer premio; un psiquiatra hubiera dicho que ella proyectaba en su niño lo que ella anhelaba, aunque luego, viendo como le salió de fea la criatura se quedó en proyecto de incesto consumado.
Decía que para tenerla tan lustrosa y bonita se la lavaba 3 veces al día con jabón lagarto y que al acostarse se la untaba con mantequilla de cacahuete, que según le dijo un doctor, hidrata y protege la flora de la polla. Las pajas las reservaba para épocas de parón profesional y ocasiones especiales (cumpleaños, día de las fuerzas armadas, natividad de nuestro señor...), ya que según él disminuia el diámetro de los testículos, y que para aliviarse de necesidades sexuales, o se metía bastoncillos de algodón por las orejas o pimientos italianos por el ojete.

Un personaje.

Anónimo dijo...

Es curioso como en el bar encontramos tipos de lo más pintoresco (Claro que con dos copas de más todos somos ........)

Don Julito dijo...

Némesis, tronco....es que solo te juntas con la farándula de la genitalidad, con el show bussiness de los rabacos

a mí un menda me saca la polla en un bar y me quedo cartulina

Falangina auténtica dijo...

Me imagino que una paja de Ashly sin guantes debe costar una fortuna, lo mismo que si se la quieres comer al conocido de Némesis. La historia, aunque hilarante, por tener bastantes probababilidades de ser cierta da un poco de vértigo anal.
Lo de Nelly Furtado es como cuando eramos pequeños, que le decíamos a alguien no te toco, el aire es gratis, y estábamos practicando formas y siendo unos Marcel Marceau de la estupidez sin tocar al interlocutor.

Nemesis dijo...

Yo hace años, fuí el asistente de un productor de cine, de cuyo nombre no quiero acordarme, que parece que me polarizó la personalidad para atraer a todos los frikazos y cazadores de su minuto de gloria... amén de haber sido la época en que he conocido más vicio. Sin ánimo de meter una bola, perfectamente podría escribir un libro del porte de episodios nacionales contando las situaciones en las que me han metido algunos de esos personajes.

me teneis orto dijo...

Yo soy modelo de almorranas, las mejores, como berenjenas de Almagro.

especial k dijo...

Se te quedan pegadas las pieles de las lentejas en ellas? conozco un publicista que te llevará al hall of fame de los almorraneros.

Javier dijo...

¡Coño!¡Almagro! , hometown del celebérrimo dicho que protagoniza el mítico Cagancho.

la almorrana se serena dijo...

ese no tenía almorranas, envidia me da

priest dijo...

Macarrismo, lo de que he trabajado de modelo era una coña. Una pequeña pista falsa. De vez en cuando hay que dar datos contradictorios: un día eres tuerto, otro ex-modelo, un día micropene, otro no te cabe en un tazón de colacao... Esas cosas.

Némesis, cuéntate alguna, hombre, que la noche es larga y solitaria.

Anónimo dijo...

Por mucho que idealices, siempre seré mejor que lo esperado.

Don Julito dijo...

venga, neme, cuéntanos cositas cerditas y de droga y vicio, por favor

Anónimo dijo...

Cuenta tú, Tutú

Anónimo dijo...

Yo soy modelo de labios, los mejores del espacio