como los monos de gibraltar

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Retainers: Teenage regrets

¿Alguien ha estado alguna vez en Minneapolis? ¿Alguien sabe dónde cojones está Minneapolis?
Lo más probable es que no, y de hecho a mi me ha llevado un buen rato encontrarla en google maps, el caso es que es una ciudad de tamaño medio-grande perdida en las putas grandes llanuras, entre Wisconsin y otros estados más remotos en uno de los cuales dice habitar Jane.

El caso es que llevo un montón de tiempo recopilando material y datos para un puto post de mierda sobre la escena garagera de Minneapolis cuando, un bien día y sin razón aparente, perdí todo los putos documentos de word y vídeos que tenía sobre el tema. Podríamos considerar esto una desgracia si no fuera porque la inmensa mayoría era mierda y porque así he recordado el propósito del post:
Retainers, un grupo de esa remota ciudad que hacen garage/punk/surf.
Nada nuevo, unos gañanes que se reúnen a hacer ruido, ponen a su grupo un nombre espantoso, tienen portadas cutres y solo han sacado cuatro epés en sellos raros.


El asunto es que Teenage Regrets, su tercera referencia, es mierda de la buena.
Me tiene comido el coco desde que la descubrí hace unos meses, y eso que es del 2006, y si no lo escucho en el bus por las mañanas se que el día va a ser una mierda.
Quiero decir, nunca me he creído especialmente eso de buenas y malas personas, pero estoy casi seguro de que si no te gusta este disco eres mala persona.

Quiero decir, hardcore del viejuno y surf, joder no es tan rebuscado, otros lo han hecho antes y tal, pero ese disco tiene algo que me tiene pillado por los huevos.
Es escucharlo y dan ganas de salir, quemar cosas, follar, montar un grupo y meterse en broncas.

Sus otros disco están también de puta madre pero palidecen ante tamaña obra de arte.

Aparte de todo esto, la razón de que quisiera hacer un post sobre la ciudad en general es que estos tipos están en un montón de grupos más que se dedican más o menos a lo mismo, mezclar punk, rock, garage y pop de toda la vida, pero con buen resultado a diferencia de la mayoría de mierda que se hace por ahí.
Este es el myspace del grupo:


¿Qué opináis? ¿Es para tanto o el monótono clima norteño ha acabado por volverme tonto del todo?

Si me animo iré colgando cosas de los grupos coleguis de esta gente.

21 comentarios:

tereso dijo...

a mi es que me dicen mierda y compro. Mañana los escucho que estoy al borde del colapso ya. La descripción llama.

Don Julito dijo...

Yo estoy con Tereso: a mí me pones algo delante y le doy un tiento. Me has picado la curiosidad, voy a escucharlos.

El musicólogo dijo...

¿A quién coño le interesan esos grupos cutres de analfabetos de la América Profunda que esucháis y que nadie conoce ni conocerá jamás? Sois unos snobs apestosos.

Nemesis dijo...

Si han nacido en el mismo terruño que Prince les daré un voto de confianza y los escucharé.

Anónimo dijo...

vale ramón, no te enfades.

Tereso dijo...

Una puta patada en las muelas mac. Gracias.

Tereso dijo...

Julio, te noto como dócil, tierno, no sé.

Don Julito dijo...

No, Tereso, solo es que soy amor

Anónimo dijo...

Me gustaría ser mosquito,
para entrar en tu habitación
y pegarte un pellizquito,
donde yo tengo intención

Anónimo dijo...

Qué tonterías!

Tereso dijo...

Si, notaba como un deje casi que paternal en tus últimos comentarios, y yo, que provengo de una familia disfuncional, lo intuyo.

Don Julito dijo...

De todas maneras yo siempre soy dulce y amable, hijo de puta

Hombre de complexión robusta dijo...

Cuidado con el gordaco, que muerde.

Anónimo dijo...

Qué gusto leer esas palabras de Julito

Macarrismo dijo...

Entonces ¿gustan o no gustan?

Anónimo dijo...

Molan

dunkeleith dijo...

Estan guapos.

Escúchate a los Peyotes, los vi el otro día, son algo menos guarros pero en la onda.

dunkeleith dijo...

Estoy escuchando el disco que pusiste para descargar y si, es realmente cojonudo.

Anónimo dijo...

A mí me parece una puta mierda.

Anónimo dijo...

tú es que eres tonto

dunkeleith dijo...

Según Macarrismo el anónimo es un cabrón porque no le gustan.