como los monos de gibraltar

martes, 28 de diciembre de 2010

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar.

Macarrismo dijo...

Uno vive feliz hasta que llega 77 y le descubre nuevos abismos de degeneracion humana.
Eres el spiderman jerusalem de la blogocosa joder.

Anónimo dijo...

Pues la capacidad de 77 es escasa...

Anónimo dijo...

¿os escondeis y correis de los problemas o por el contrario os enfrentais a ellos sean cuales sean?

gotelé dijo...

nos corremos en los problemas y luego escondemos las sábanas tiesas como icebergers

carrozamor dijo...

liberad al chino cudeiro del zaguán de ese enculamiento contra natura, por amor de dios

Mongolism begins at home dijo...

Lo tienes todo, bedelín.

1977 dijo...

Pues sí, ahora mismo no puedo pedir nada más. Tengo aquí a tu madre dispuesta a comerse mi muñeco de barro. La muy perra echa espuma por la boca y tiene convulsiones. Está deseosa de tenerlo en la boca, de saborearlo, de que le folle el esófago.

Anónimo dijo...

descerebrado!!!

La importancia de llamarse Ramonguer dijo...

El pobre tiene mucho tiempo libre y se pasa todo el día en el interné. Es lo que tiene llamarse Ramonguer.

el rabino rabudo dijo...

"Tengo aquí a tu madre dispuesta a comerse mi muñeco de barro."

Sólo ramópawah pudo hacer de su pilililla un golem.