como los monos de gibraltar

viernes, 26 de febrero de 2010

Viviendas Pegamin X: El Metro

Por mucho que se empeñe Aranoa, esta modalidad de vida subterranea puede hasta tener su puntito.
Hombre, tampoco vamos a fliparnos y recomendarlo abiertamente porque en el Metro, sea en Madrid o en Moscú, de lo que se trata es de comer suelo como un campeón.

El de Moscú tiene su rollete por aquello de que te puedes culturizar mientras ves como tu vida se va al garete pero en Pegamin vemos con mejores ojos el de Madrid, especialmente si se trata de habitar la estación fantasma de Chamberi y decidir dar rienda total a tu locura jugando a ser cliente del Metro, vigilante y vendedor de tickets:
"Buenas, quería un billete al Manicomio - Son 60 pesetas - ¿60? Ha subido, ¿no? A ver... aquí tiene - Tome, su cambio y su billete - Muchas gracias - Señor, debe usted validar su ticket al entrar - Qué despiste, qué cabeza tengo - Ningún problema, estamos aquí para ayudar - Gracias joven, gracias"


jueves, 25 de febrero de 2010

Broncas pegamin VIII: Joey deMaio VS el backline de Black Sabbath

Una mirada que enamora, ¿verdad? Pero, ¿no notáis algo un poco extraño? ¿Una especie de brillo extraño en uno de los ojos? ¿Una, digámoslo crudamente, total ausencia de vida?
Si amigos pegamitas, si, el ojo izquierdo de de nuestro bajista favorito es de autentico cristal tallado a mano.
Joey fue técnico de pirotecnia con Black Sabbath durante la gira del estupendo Heaven & Hell y en la preparación de uno de los shows PUM algo salió mal y fragmentos de kriptonita salieron disparados contra su ojo, que perdió irremediablemente.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Religión POP 36: SUPERGOD de Warren Ellis

"Rezarle a un hombre que vuela para que te salve te traerá la muerte"

supergod#1_11_EK
supergod_1

lunes, 22 de febrero de 2010

Así me imagino yo a... Hoy: Xabi Ben Puta

Bueno Julito, cuéntanos qué tal ese encuentro con nuestro vasco más carismático.

domingo, 14 de febrero de 2010

Minutos musicales



Como lo flipé cuando los oí por primera vez una tarde de agosto del 97...

sábado, 13 de febrero de 2010

Minimal Wave Tapes

Bautizada como Minimal Wave Tapes, por aquello de que ahora todo lo que sea minimal y cintas de cassettese viste mucho, se nos presenta esta recopilación que está realmente curiosona. Si bien esto nos lo podrían haber colado como lo más influyente del electroclash de principios de milenio, ahora también nos lo plantan perfectamente como una declaración de intenciones de sonidos emergentes, ya desde sus temas iniciales, con un primero de los belgas Linear Movement que entronca en calidez con la actual chillwave y un segundo de los ¿franceses? Crash Course In Science que marca patrones de sus antítesis, que vendría a denominarse (aunque no sea un termino nuevo) darkwave. La compilación deambula por estos dos sonidos (aunque predomina lo segundo), con temas rarunos de grupos de la coldwave europea, que se caracterizaba por líneas de teclados sintéticas frias con estructuras minimalistas y puntillas industriales, acompañadas por vocales entre desganadas, deudoras de Bowie y salidas de un laboratorio. Para serles sincero no conocía a casi ninguno, que en parte es lo que mola de la selección de marras. Aunque bien está por ahí el sector patrio con Esplendor Geométrico y su Moscú está Helado, y otros con los que he topado por casualidad alguna vez como Deux con su tema Game & Performance, que es un hitazo synthpop que bien podría ser una tonadilla indietrónica de manual (y más concretamente de Lali Puna), o maese Martin Dupont con su Just Because (del magnifico de principio a fin álbum homónimo), un francés que iba parapetado con dos señoritas a las que llamaba duponettes, que acabaron tirándose de los pelos entre ellas en pleno triángulo de amor bizarro. Si les mola el asunto sepan que amenazan con un segundo.

Me cago en sus cabrones padres que culpa no tienen



Si estás en la calle, disfrazada, de buen rollo y tal... ningún problema. Pero cuando están ensayándote al lado, practicando durante horas las mismas cajas, dando los mismos gritos... todos y todas las componentes en horribles chandals de Yessis, con horribles e innecesarias gafas de sol y equivocándose tanto que da hasta pena...
YA NO MOLA, NO MOLA NADA!!!
ENCIMA AHORA PONEN PACHANGAAAA!!!
ARGG!!

Así me imagino yo a... Hoy: Don Julito

Momentazos Pegamin

3 de la mañana, entra un grupo de emos en mi bar de heavy de referencia. Inmediatamente uno de los dueños sale de la barra y va donde el corrillo:

- Aquí no se puede estar sin consumir.
- Un momento, que vamos a ver qué tomamos.
- El aire vais a tomar. ¡A la puta calle!

Jajajajaja

lunes, 8 de febrero de 2010

Minutos musicales

Siempre me han llamado la atención las bandas que se mueven en las tierras de nadie que existen en los territorios fronterizos que separan a los distintos estilos musicales. Nitzer Ebb son un claro exponente de esta clase de bandas: seguidos por gente aficionada a la electrónica, siniestros* de los de toda la vida, bakalas old school o por fans de lo industrial más agresivo, los Ebb se circunscriben, para situarlos aún más en la encrucijada, a eso tan mestizo que responde al nombre de EBM (Electronic Body Music), un género bastardo hijo de varias tendencias (música de baile, electrónica vintage, electropunk, ritmos industriales, postpunk y cualquier cosa que lleve bepeemes en chundachunda y suene a música retrofuturista. Por mi parte, yo siempre los he escuchado en discotecas de lo dark, habitualmente situados entre un corte machacón de Sisters Of Mercy y uno de Alien Sex Fiend -por aquello de cuadrar el pitch que hacen los dicheis.
Pues eso, que aquí dejo esto.


Nitzer Ebb - Murderous


Nitzer Ebb - Join in the chant

*Siniestro: referente a lo que los menores de 30 conocen como "gótico" hoy en día.

Edwige Fenech

Engendrada en el 54 en Argelia por un padre natural de Francia y una madre Siciliana de origen tunecino, de ahí esos rasgos exóticos que tan berracos nos han puesto durante tantas películas, con 6 añitos, tras la independencia del país, se traslada a Niza, donde como toda niña de bien quiere ser bailarina y comienza dar clases de danza clásica, las que seguro que le vinieron de puta madre para endurecer esas nalgas pétreas y cultivarse esa cinturita de avispa que se gastaba en sus mejores años. Ya con 17 añitos, despues de ganar algun certamen de belleza, se casa con un francés nueve años mayor que ella, lo cual cabrea a sus padres que se oponen en redondo, y con el que se come ese odioso "ya te lo dijimos", tras separarse sin durar mas de un año a causa de los ataques de cuernos del muchacho. Un trangulo que la llega a marcar de tal manera que decide repudiar el matrimonio hasta día de hoy, que no ha vuelto a casarse, aun liándose con cavalieris de aúpa. Libre y sin compromiso decide hacer su vida trasladándose a Cannes, se matricula en la facultad de medicina, aunque su vocación siempre haya sido el faranduleo, con lo que también decide probar suerte como Miss Francia, pero le impiden la inscripción debido a que había estado casada, ofreciéndole como alternativa que se presente a Miss Europa, que aquel año se celebraba en Italia y en donde queda en un dignísimo segundo lugar, llamando la atención de los cazadores de talentos que buscaban una cara bonita, la que a ella le sobra.

Enseguida le proponen trasladarse a Roma, donde consigue su primer papel principal, después de haber tenido un par de trabajos de reparto en Francia, uno de ellos incluso sin acreditar. El filme en cuestión es Samoa, regina della giungla, en el que interpreta una amazona ligerita de ropa que pasea palmito del brazito del héroe de turno, la cual tiene un tremendo éxito en Alemania, en donde estas producciones Pulp a finales de los 60 arrasaban. Eso le lleva a desplazarse al país teutón y rodar coproducciones que le hacen empezar a granjearse una pequeña carrera como actriz de insinuar cacha, consiguiendo allí su primer papel protagonista en Madame und ihre Nichte, la que irónicamente resulta un estrepitoso fracaso debido a la falta de tono picantón. Por esta época también comienza a ejercer de fotomodelo erótica para diversas revistas tórridas, alcanzando el estatus de sex symbol internacional e incluso llegando a ser Playmate de Playmen en febrero del 68.



Pero no es hasta el 69 cuando realiza su primer papel en otro de los géneros, aparte de la comedia erótica, por el que más se la recuerda: el giallo. Tras este papel en Top Sensation, en el 70 se fija en ella el insigne Mario Bava, que le hace un hueco en 5 bambole per la luna d'agosto[1], película de la que años mas tarde, como hacen muchas Scream Queens, renegaría como una pánfila por su contundente violencia, lo que ahora puede parecer aun más incongruente viendo su ultimo cameo. En todo caso, siempre se ha mostrado distante del puritanismo, ya que si bien ha puesto morritos contra esa violencia misógina cinematográfica italiana que le toco de lleno, jamas se ha escondido ni arrepentido de su condición de musa y vedette picarona en sus vodeviles y comedietas.



Este periplo italiano por el genero le lleva a conocer a Sergio Martino, el que sería uno de sus grandes benefactores y el que se la propone a su hermano Luciano, que ejercía como productor de Lo strano vizio della Signora Wardh[2], donde finalmente interpreta uno de su papeles más recordados en este thriller erótico de corte británico con maravillosa banda sonora de Nora Orlandi. El éxito es tal que deciden repetir el reparto principal en La coda dello scorpione[3], pero al final se trunca el proyecto debido a que está preñada de su hijo Edwin, del que por cierto nunca ha aclarado quien es el padre. El reparto finalmente cambia completamente, su substituta acaba siendo la suecaza Anita Strindberg, quedándonos sin ver la mezcla explosiva que sería su presencia con la poco prolífica Janine Reynaud. Aun así, Sergio Martino no estaba dispuesto a dejar pasar la estela de susodicho reparto y rueda Tutti i colori del buio[4], con el mismo elenco y en la que Fenech interpreta a un personaje muy similar a la asediada señora Wardh, aunque esta vez en una linea argumental de tintes esotéricos la cual es irremediable relacionar con el diabolico clásico de Polanski, el que por cierto se interesó por ella para un proyecto que no llegó a cerrarse.



Ese mismo año se lía con Luciano Martino, con el que tiene que mantener su relación en secreto ya que estaba casado, y gracias al que comienza trabajar exclusivamente para su productora, rodando diversos giallos y sexploits, como Perché quelle strane gocce di sangue sul corpo di Jennifer?[5] en la que hace una inolvidable sesión fotográfica con body painting o volviendo a trabajar con Segio Martino, en lo que sería su primer papel como Femme Fatale después de una sucesión de roles de mujer apaleada, en una adaptación del Gato Negro de Poe titulada Il tuo vizio è una stanza chiusa e solo io ne ho la chiave[6].



Nude per l'assassino[7] es su ultima película giallesca y a partir de entonces se ve encasillada para goce y disfrute del personal como actriz cómica de obligada escena de tetamen. Lo cual suma a su bagaje innumerables producciones italosexploits interpretando a doctoras, taxistas, enfermeras, profesoras, milikas, policías, juezas y mujeres de vida alegre en general que siempre acaban inevitablemente magreadas por el más feo del pueblo. Esas que han pasado al imaginario colectivo celtibérico por ser la comidilla de la parrilla de Telecinco de principios de 90. Durante esta etapa, ademas de una multinterpretación de rubia y morena, hace su primer parrús con Lucio Fulci en el filme La pretora[8]. También acaba teniendo gran parte de culpa del éxito de Alvaro Vitali, más conocido como Jaimito, debido a la gran acogida que supuso L'insegnante[9] y con el que después hizo unas cuantas pelis siendo ella más reclamo que el propio enano bizco mostrenco.



El genero de tetas italianas y humor grueso se colapsa a principios de los ochenta, con una Fenech convertida en un autentico mito erótico, que da pie a ser la imagen en la que se basan personajes fumettescos como Ulula, y que se prodiga en publicaciones sicalípticas varias enseñando atributos con sus mejores modelitos camp en paginas desplegables. Poco a poco la industria cinematográfica italiana va perdiendo el fuelle que tenía y ella, que en el fondo buscaba acercarse al drama, comienza a verse obligada a retirarse de la gran pantalla para empezar a adentrase en el tubo catódico a base producciones para la RAI. En los 90 rueda de nuevo con Sergio Martino una miniserie titulada Delitti privati, e incluso hace alguna incursión como presentadora de televisión llegando a ser anfitriona del Festival de San Remo. Ya como toda un señorona se lía con un buen partido como era el presidente de Fiat y Ferrari, etapa durante la que aprovecha para montarse su propia productora dedicada a telefilmes, los que debe endosar a esos kingpins italianos de altas cúpulas mediáticas a base de guiños, sonrisas cómplices y escotes de infarto. A día de hoy tiene un novio bohemio y ha regresado tímidamente al genero fantaterrorífico hecha una chavala, dejando ver su leonina melena negra y su intimidante presencia de cougar en Hostel 2, por capricho de Eli Roth, al que fijo que, como a usted y servidora, más de una paja le cayó con esa mirada felina que se gasta y esas tetas tan resultonas con pezones Marbú que siempre ha tenido.

[1] Cinco muñecas para la luna de agosto
[2] La perversa señora Ward
[3] La cola del escorpión
[4] Todos los colores de la oscuridad
[5] Las lágrimas de Jennifer
[6] Vicios prohibidos
[7] Desnuda ante el asesino
[8] La juez y su erótica hermana
[9] Pecado venial

domingo, 7 de febrero de 2010

CIENCIA FICCIÓN GUARRA 18: The silent Years

Ustedes,que están de vuelta de todo, como personas postmodernas que son, quizás piensen que la ciencia ficción guarra en el cine es una cosa de ahora, producto de esa visión cínica del mundo que debe tener todo ser humano del siglo XXI. Se dirán:"Claro,esto de los robots que follan y los aliens salidorros en el cine es una cosa pop producto de las mentes calenturientas de los pervertidos de Hollywood durante las últimas décadas".
Muy mal.
La ciencia ficción guarra es algo que se remonta al origen mismo del género, a los años del cine mudo, los silent years. Para sacarlos de ese pozo negro de desconocimiento en el que se hayan sumidos vengo a hablarles de dos obras maestras que demuestran que la guarrería fantacientífica no es cosa reciente, que ya nuestros abuelitos soñaban con robots eróticos y bellas alienígenas sedientas de amor. Y para ello les invito a revisar dos películas ineludibles que marcaron un antes y un después de la cochinada futurista.


1- METRÓPOLIS: Famosísima película de Frizt Lang, mil veces homenajeada por gente sabia. Hasta Queen lo hacía en un vídeo. Historia distópica, origen de toda peli de ciencia ficción que quiera presentar un futuro urbanita tremendo, lleno de masas alienadas y ambientes futuristas agobiantes. Y uno de los personajes
principales es María, una verdadera puta robot del mal construida por un malévolo científico para confundir a las masas embrutecidas, para arrastrarlos al mal, a la rebelión y al desastre colectivo. Lo gracioso del asunto es que María, nuestra  roboguarrilla, seduce también a las clases altas con sus bailes de vicio puro y a los proletarios con sus arengas demagógicas. Se mueve por toda la escala social metiendo cizaña y usando su belleza y sus malas artes femeninas para conducir a la ciudad al apocalipsis. Robots, mujeres, sexo, maldad y rebelión... todo junto a lo bestia en el primer robot femenino protagonista de la historia del cine. No se podía empezar mejor y más claro.




2- AELITA: Si Metrópolis es ciencia ficción germánica con mensaje político conciliador, defendiendo un pacto social entre las clases pudientes que se dejan llevar por la mala vida y los proletarios cabreados por tanta injusticia y trabajo duro, Aelita es una fantasía espacial rusa con mensaje revolucionario comunista.Es también la primera película de viajes espaciales de la historia. Una princesa marciana en celo se fija en un joven y hermoso revolucionario ruso al que espía por un telescopio. Logra que el camarada se traslade a Marte en un cohete a y allí lo convence para dos cosas: liarse en una bella historia de sexo interplanetario y encabezar una revolución de las clases oprimidas marcianas para derrocar un gobierno que tenía a la princesa prisionera. Pero una vez logrado el objetivo, a la princesa se le va la cabeza e instaura una dictadura, como buena mujer fatal que se precie. Su amante ruso no tiene más remedio que matarla como a una perra rabiosa, poniendo fin a su historia de amor extraterrestre y despertando de lo que no era más que un sueño loco de funcionario comunista aburrido de la vida. Fíjense que otra vez tenemos personaje femenino de fantaciencia en forma de bella marciana y que de nuevo resulta ser una criatura seductora pero peligrosa. Y es que en aquellos primeros años de ciencia ficción guarra tenían claro, independientemente de la ideología, que los robots con tetas y las marcianas calentorras no podían ser nada bueno por mucho morbo que dieran. Eso sí que cambiaría con el tiempo y ahora ya no está tan mal visto lo de ayuntarse con criaturas no humanas. Y en eso estamos, en la edad de oro del coito de ciencia ficción, que quizá ya intuyeron aquellos pioneros del cine mudo, pero que no se atrevieron a llevar a sus últimas consecuencias. 

Religión POP 35: Monjas Boxeadoras

sábado, 6 de febrero de 2010

Gran Reserva Pegamin: Arthur Cravan

Me gustaría estar en Viena y en Calcuta, tomar todos los trenes y todos los buques, tragar todos los platos y fornicar a todas las mujeres" (A. Cravan)

“Posiblemente soy el rey de los fracasados, porque seguramente soy el rey de algo” (A. Cravan)


Siempre he tenido una duda: en un perro-lobo...¿ cuál es la proporción de perro y cuál la de lobo? Y en el caso de un coche-cama, ¿cuál de sus funciones tiene prevalencia sobre la otra?
En la mítica figura del portero-delantero...¿qué destaca?
¿Cuál es la voluntad que guía la mano del tornero-fresador?

¿Se puede ser presentadora-y-modelo?




En el caso de nuestro Icono Pegamín de hoy ésta duda se enormiza: el poeta boxeador, el boxeador poeta...y más cosas: agitador, bohemio, literato, fanzinero, bolinga... Poéticos buchantes, uppercuts y sonetos, dadá y hostiones...pasen y vean los ciegos no pagan; los tuertos, media entrada.

Be water, my friend

Nacido en 1887, y bautizado legalmente como Fabien Lloyd, nuestro boxeador, que paría metáforas como panes y daba evocadoras y líricas hostias, era de nacionalidad suiza, concretamente de Lausanne.


Cumpliendo la (errónea) máxima de Mens sana in a corpore sano (pásense por un gimnasio y vean a los eternos opositores a Bombero, a los bakalas desquiciados, y a los aspirantes a portero de Disco-Pub, y verán que solo se cumple el 50% de la cita de Juvenal) Arthur Cravan reunía en su persona el tirón bandarra del boxeo y la pasión artística más notas.


Nuestro Arthur medía cerca de dos metros y eso fue , por lo visto, más que técnica pugilística, lo que le convirtió en campeón de Francia de su peso. Bueno, eso y la no comparecencia de su rival la noche de la Gran Final. Así pues tenemos un gigantón sin técnica depurada, mejor poeta que boxeador, con unos brazos como aspas de molino, y la Flor de la Suerte brotando, y polinizando, su poético culo Dadá.

Lo cierto es que su biografía ofrece una ristra de datos confusos que chirrían, oscuros y, en gran medida, inflados porque, lo que está más claro de todo es que, por encima de su talento artístico, de su pericia en el boxeo o de cualquier otra cuestión, en lo que realmente Cravan fue un fuera de serie era en las asignaturas de Técnicas de Provocación, Autobombo Avanzado, Historia de la Publicidad Escandalosa I y II y Creación de Mitos y Leyendas Personales. Como se puede apreciar en la cita que abre ésta entrega de los Iconos ,nuestro Fabien fue desmesurado, egocéntrico, gargantuesco y pantagruélico en lo vital, provocador, mosca cojonera, farsante, aventurero, manipulador, arriesgado, acelerado y experimental. Amén de tener una jeta como el kevlar y ser bastante atractivo para una época en la que los señores llevaban bigotones con las guías hacia arriba y andaban muy rápido en las películas




Porque si nos hacemos caso de él, a lo largo de su breve vida desempeñó una serie de ocupaciones que ni El Fary: obrero, grumete de barco en el Pacífico, encantador de serpientes, cochero en Berlín, recolector de naranjas en California, leñador en Francia...lo que sí está contrastado es que fue boxeador y director de la revista literaria "Maintenant" (el fanzine revolucionario y sin portada de una época tan fecunda en lo artístico que las vanguardias desfilaban a toda hostia, cada una más rompedora que la anterior), desde la cuál ejercía una feroz crítica contra la escena, llegando a poner a caldo a gentes como Picasso o Picabia (hoy en los libros de texto, lo que me hace pensar que no erraba del todo) y prefigurando algunos movimientos de moderna avant-garde como Dadá (aunque en algunas de sus manifestaciones , Cravan parecía estar influído por el Futurismo).

Otro dato curioso en su biografía es que era sobrino de Oscar Wilde. "Ahora me cuadra todo", pensarán algunos. Pues no se embalen porque resulta que, en realidad, Cravan era sobrino de Constance Lloyd, casada con Wilde, y hermana del padre de Arthur, Otho...con lo discutible que es que el talento se herede genéticamente (ahí están esas zorrupias y esos zánganos, hij@s de cantantes, actores y artistas in yeneral para demostrarlo) imagínense lo improbable que sería por emparentar políticamente. De hecho, parece ser que debido a la mala fama de Wilde, el padre de Cravan optó por hacer mutis con respecto a la figura del dandy homosetsi y así conjurar el mal rollo y la polémica con que Wilde les había salpicado. No se hablaba de Wilde. Como si no hubiera existido ( y eso que había dejado dos hijos como dos castillos). Pero, como dice el refrán del caldo y las tazas, ya se encargaría Fabien (aka Arthur) de reivindicar la figura, la obra y el estilo de vida de su tío (excepto que a Cravan le iban más las señoritas que a un tonto un lápiz). Cravan, como Wilde, ama los placeres, lo turbio, la pasión y polemizar (todo de manera artística, claro).


En 1910, con el cuerpo pidiéndole juja, se instala en Paris, dejando atrás la tranquila Lausanne y a su burguesa familia, dedicándose en un primer momento a su carrera pugilística, a alternar y a follar con señoritas, mientras se va labrando una reputación de tocahuevos importante.


De 1912 a 1915 edita y redacta la citada revista "Maintenant", dando caña (incluso llegó a estar una semana en la cárcel por su críticas) en el ambiente artístico y prefigurando el dadaísmo (claro, Cravan era un prototipo del anti-artista). Cuentan que, en un gesto de total repulsa al establishment (y un puntito farandulero), nuestro icono empujaba un carrito sin toldo en donde llevaba el stock de sus fanzines (esto lo he visto yo hacer a gente menos artística por las tiendas de cómics que en Madrid han sido) mientras, como Tonetti con el pescado, iba ofreciendo la mercancía ("¡25 céntimos el ejemplar!"). He aquí unos ejemplos de su Tocahuevismo Ilustrado:

"El señor Cravan escribió: "El judío Apollinaire..." Nuestro amigo Apollinaire, que es el menos judío del mundo, ruega nos presentemos en casa de Cravan para que rectifique su error. El Sr. Cravan nos ha respondido:- Aunque no tema el sable de Apollinaire, dado que mi amor propio es muy escaso, estoy dispuesto a hacer todas las rectificaciones del mundo y a declarar que, contrariamente a lo que pude dejar entender en mi artículo, Apollinaire no es judío en absoluto, sino católico romano. (...) deseo añadir que el señor Apollinaire que tiene una gran barriga, se parece más a un rinocerente que a una jirafa y, que su cabeza, es más bien la de un tapir que la de un león y que se acerca más a un buitre que a una cigüeña.Con el fin de poner las cosas en claro y aprovechando esta ocasión, deseo rectificar una frase que podría dar lugar a malentendidos. Cuando digo, hablando de Marie Laurencin: "He aquí alguien que necesitaría que le levantaran las faldas y que le metieran una gran... en cierta parte", quiero que se entienda al pie de la letra: - He aquí alguien que necesitaría que le levantaran las faldas y que le metieran una gran astronomía en el Teatro de Variedades."

Un figura, no me digan que no.

Estalla la guerra y para un temperamento tan artístico como el suyo se le hace intolerable la idea de verse en una trinchera pegando tiros y decide irse a España, concretamente a Barcelona, en 1915, por cambiar de aires y seguir provocando en la Ciudad Condal. Como un Leonardo Dantés o un Arlequín fogueados en la guerra de guerrillas que supone el colorín, Cravan sigue la máxima de su tiastro y busca que se hable de él. Para ello enrrolla, en un combate-montaje, digno de una Belén Esteban, al campeón del mundo de boxeo, el moreno Jack Johnson, que le tumba de una tollina en el sexto asalto si bien estuvo perdonándole la vida casi desde el principio mas se había pactado el rodaje de la pelea y el campeón se había comprometido a aguantar un tiempo prudencial (en otros foros se comenta que incluso se había pactado repartir la bolsa del combate). Las malas lenguas afirman que en las primeras filas se escuchaba a Arthur pedir clemencia a Johnson ("No me mate, se lo suplico"). El combate se celebró, como no podía ser de otra manera, en una plaza de toros.


Pop Art (imaña)

De aquí parte a New York en donde viviría una intensa relación amorosa con la poetisa Mina Loy, la cuál, por lo visto, aparte de ir servidita de talento, estaba bastante buena. Ella también quedó prendada del impulsivo y aventurero Cravan ( "El mejor momento de mi vida es cualquiera de los que pasé con Cravan; el peor, todos los demás") llegando a desplazarse a México, donde un tiempo antes nuestro poeta del buchante había fijado su residencia y desde donde le escribía misivas instándole a que fuera a vivir con él. Allí compartieron nidito de amor durante algo menos de un año. Un tiempo después, Cravan que se había comprado un barco con el que navegaba por el Golfo de México, desapareció en el mar a los 32 años, sin que se recuperara su cuerpo, dando inicio a la leyenda.

¿Qué alma disputará mi cuerpo?
Oigo la música:
¿Me arrastrará?
Me gusta tanto el baile
Y las locuras físicas
Que siento con evidencia
Que, de haber sido jovencita,
Habría acabado mal.
Pero desde que estoy sumergido
En la lectura de esta revista ilustrada
Juraría no haber visto en mi vida
Fotografías tan maravillosas:
El océano perezoso
meneando las chimeneas,
Veo en el puerto,
sobre el puente de los vapores,
Entre mercancías imprecisas,
Mezclarse los chóferes con los marineros;
Cuerpos lisos como máquinas,
Mil objetos de la China,
Las modas y los inventos;
Luego, dispuestos a atravesar la ciudad
,En la suavidad de los automóviles,
Los poetas y los boxeadores.
¿Cuál es esta noche mi error?
¿Qué entre tanta tristeza
Todo me parece bello?
El dinero que es real,
La paz, las vastas empresas,
Los autobuses y las tumbas;
Los campos, el deporte, las queridas,
Hasta la vida inimitable de los hoteles.
Quisiera estar en Viena y en Calcuta.
Tomar todos los trenes y todos lo navíos,
Fornicar con todas las mujeres
y engullir todos los platos.
Mundano, químico, puta, borracho, músico, obrero, pintor, acróbata, actor;
Viejo, niño, estafador, granuja, ángel y juerguista;
millonario, burgués, cactus, jirafa o cuervo;
Cobarde, héroe, negro, mono, Don Juan, rufián, lord, campesino, cazador, industrial,Fauna y flora:
¡Soy todas las cosas, todos lo hombres y todos los animales!
¿Qué hacer?
Probaré con el aire libre,
¡Quizás ahí podría prescindir
De mi funesta pluralidad!
Y mientras la luna
Más allá de los castaños,
Unce sus lebreles,
E, igual que un caleidoscopio
Mis abstracciones
Elaboran las variaciones
De los acordes
De mi cuerpo,
Que mis dedos pegados
A la delicia de mis llaves
Absorben frescos síncopes,
Bajo mociones inmortales
Mis tirantes vibran;
Y, peatón ideal
Del Palacio Real,
Me embriago de candor
Incluso con los malos olores.

Repleto de una mezcla 
De elefante y de ángel,

Lector mío, 
paseo bajo la luna

Tu futura no fortuna, 
Armada con tanta álgebra

Que, sin deseos sensuales, 
Entreveo,

fumadero del beso, 
Coño,

mamada, 
agua,

África y descanso fúnebre,
Detrás de los estores ya tranquilos,
La calma de los burdeles.
Bálsamo, ¡oh mi razón!
Todo París es atroz 
y yo odio mi casa.

Los cafés ya están oscuros. 
Sólo queda,

¡oh mis histerias! 
Los claros establos

De los urinarios. 
Ya no puedo seguir quedándome fuera.

Esta es tu cama; 
sé tonto y duerme.

Pero, último inquilino 
Que se rasca tristemente los pies,

Y, aunque cayendo a medias, 
Si yo oyese sobre la tierra

Retumbar las locomotoras,


¡Cuán atentas podrían volverse mis almas!

Grandes actuaciones Pegamín: Explorando los órganos vitales

viernes, 5 de febrero de 2010

Broncas pegamin VII: Ramón del Valle Inclán VS Manuel Bueno

Ya tardaba en aparecer esta bonita anécdota en el Pegamin, ¿verdad?

Situémonos; estamos en la tertulia del café Montaña (justo debajo del edificio del Tio Pepe de Sol) y nuestro héroe se encuentra tomándose unos Malibu con Piña mientras debate con otros contertulios sobre un importante tema: los duelos.
Poco a poco la conversación va subiendo de tono; no se sabe si porque las opiniones de Manuel Bueno le parecen de subnormal profundo o porque el último copazo se lo han puesto poco cargado y sin altramuces de acompañamiento, el caso es que nuestro amado Valle anda chinado y le espeta un MAJADERO bien alto en su puta cara y con perdigones de regalo. Manuel Bueno, cuya familia es natural del mismo poblado chabolista que Superwoobinda, se levanta y, bastón en ristre, hace saber a Valle que "eso en mi barrio es pelea".
Valle Inclán, to' loco a lo 1977, coge una botella por el cuello y se lanza hacia Bueno que, como va de coca hasta las cejas, suma un +10 en agilidad y fuerza que le permite arrearle un bastonazo de la hostia.
Valle ha perdido un poco de movimiento de cadera desde sus grandes combates de años antes y solo tiene tiempo de detener el golpe con el brazo izquierdo aunque con tan mala pata que el gemelo de la camisa se le clava en la muñeca.
Los ánimos se tranquilizan y Don Ramón es llevado a una casa de socorro donde un médico noventayochista le hace una cura tan de puta madre que a los pocos días se le gangrena la mano y se la amputan. Amputación que Valle Inclán recuerda de la siguiente manera
No proferí un grito, ni el más leve quejido… Recuerdo que, para ver yo bien la amputación, hubo necesidad de pelarme el lado izquierdo de la barba
y a lo que gustaba de agregar que pidió no ser anestesiado y que se estaba fumando un puro mientras le cortaban el brazo. Y que para chulo, su pirulo.
 
 Manuel Bueno, el mutilador

Minutos musicales vs xine sicalíptico

jueves, 4 de febrero de 2010

Grandes actuaciones Pegamín: Te voy a dejar bizca a pollazos

Minutos musicales

Pobre Suzy. A pesar de su éxito -bastante justito, eso sí- internacional no consiguió del todo ser profeta en su tierra, la tierra de la libertad, los valientes y los 1.001 refrescos con sabor a cereza. Y eso que lo tenía todo: estaba bastante buena (y no solo para los estándares setenteros), ronquinrroleaba como nadie, el duende le venía de casta (debutó con 8 añitos en el combo de su viejo) y era de la ciudad del motor y el rock pesadote: Detroit. Todo esto complementado con que marcaba bocadillo a base de bien y que tenía esa presencia escénica de los grandes. Pero, con todo y con eso, Suzy nunca llegó a cotas tan altas como otros contemporáneos a pesar de haber dejado himnos rockeros con presencia fija en recopilatorios tipo "Lo mejor de los 70's". Si gustáis de combos que se muevan en los parámetros de unos Sweet (no en vano la semejanza estilística responde a la manita de Mickey Most, productor, a la sazón, de Lo Dulce) o unos Slade, o, ya plegando el espacio-tiempo para buscar parentescos, del rock de garito de unos Eddie and the Hot Rods o de los mismísimos Dr. Feelgood os gustarán estos 2 temas 2 que he rescatado de los polvorientos archivos digitales del Tutubo. De nada.

Suzy Quatro - Can The Can

Suzy Quatro - 48 Crash

miércoles, 3 de febrero de 2010

martes, 2 de febrero de 2010

Bernard Fevre

Los inicios de este galo fueron en esa siempre desagradecida música de librería, bajo el seudónimo de Joachim Sherylee tiene un par de discos inencontrables en el sello Musax, el que también daba amparo a gente cómo el inmenso Camille Sauvage (del que les recomiendo encarecidamente el disco Fantasmagories, con el que Badalamenti se debió matar a pajas), y en el que en el 75 siguió con Suspense, adoptando ya su nombre real, en un álbum incipientemente cósmico que posiblemente seguía sus raíces de músico librero creando un sonido que perfectamente podría ser el soundtrack de un Future Noir. En Musax también saca un disco de año inconcreto titulado Cosmos 2043, que va por derroteros más espaciales rollo Moon Birds y del que llegaron a samplear el tema Earth Message los Chemical Brothers en la canción Got Glint? del Surrender. Por la portada con un C3PO podríamos sospechar que es post-Star Wars, es decir, que se podría asegurar que antes, precisamente el mismo año de Supense, editó The Strange World Of Bernard Fevre, el que seguía una misma línea que los anteriores, con faleras algo más experimentales y barrocas, y en el que también se va notando un perfeccionamiento de esas melodías cósmicas tan características suyas. Este ultimo lo lanza bajo el sello L'Illustration Musicale, el que tenia en su plantilla a auténticos pioneros electrónicos como Roger Roger, uno de los amos y señores de la exótica más marciana. Allí también le habían editado un disco a Jacky Giordano, el que posteriormente se convertiria en el mecenas de su nuevo proyecto Black Devil, y al que el mismo Fevre le quita toda autoria artística y dice no ver desde el 79 tras desaparecer después de montarse unos chanchullos con las ayudas del estado. Aunque antes haría una autentica rareza llamada Ouvre La Fenêtre, por la que ma-to, como diría la Esteban, ya que presuntamente es un EP de chanson editado por la multinacional Barclay, que tiene toda la pinta de ser una de las movidas de Giordano. Ya cómo Black Devil consigue una buena difusión con la RCA y saca en el 78 su debut Disco Club, que como sabrá todo buen pegamita, la portada es la diablesa de ébano de imponentes tetas que da avatar a Ms. Pussy, un disco que doy por sentado que ya lo han escuchado hasta aburrirlo. El disco es cojonudo, sí, es el primero que se sepa en el que Fevre usa vocales y las vocoderiza, y en el que se lanza de cabeza al Disco, en lo que vendría a ser su sonido definitivo.


Después de ser casi dos décadas una de esas galletas perdidas en el olvido, uno de sus temas fue incluido en las mas que recomendable serie de compilaciones de easylistening/lounge/disco The Mood Mosaic, concretamente la Supervixens del 97. Pero no es hasta el 2002, cuando Luke Vibert incluye uno de los temas de su Strange World en sus geniales Further Nuggets, que el bueno de Bernard comienza a dar golpes al ataud, ya que por entonces se encontraba completamente inactivo tras una etapa ignota en los 80 bajo el seudónimo Milpatte. Vibert, absolutamente flipado por el sonido de Black Devil decide con el apoyo acérrimo del locatis de Richard D. James reeditarlo en Rephlex, aunque no antes sin tener que darse de hostias con Morgan Geist, que pretendía hacer lo mismo en su sello Environ. Al final Rephlex lo edita de manera dispersa en varios maxis y un single, lo que comienza a despertar rumores debido a su sonido imperecedero que en realidad es una treta de Aphex y Vibert para montarse un alter ego retro, lo cual toca los cojones a Bernie, el que sale de su tumba para decir esta boquita es mía. Crecido en vista de la aceptación de un disco que en su época no había pasado más allá del malditismo, decide parapetarse en Lo Recordings, remozandolo esta vez cómo Black Devil Disco Club y titulándolo cómo 28 After sin comerse mucho el tarro que digamos, del que poco después no tardan en encasquetar en clave Dub un discretito disco de remixes de marras. Dos años más tarde, ya en 2008, tras hacer alguna cosita cómo un remix para In Flagranti en el primer volumen de la compilación cósmica Milky Disco y pasearse por festivales de modernas afetaminadas, se curra nuevas canciones desde una misma tónica, con la que por mi podría seguir hasta la saciedad, en un LP titulado Eight Oh Eight. Y este mismo año ha hecho lo mismito que con Disco Club pero con Strange World, en lo que se podría considerar cierta maniobra de jetismo, pero que se le perdona por ser un procer del Disco que ha estado demasiado tiempo en silencio.