como los monos de gibraltar

martes, 31 de agosto de 2010

Himnos Pegamin: Cop Killer (asesino de policías)

De todo el mundo es conocido que el único negro que ha hecho heavy metal (antes de que se inventara el mismo) ha sido el gran Jimi Hendrix, sin embargo no contábamos con los duros afroamericanos criados a base de "tiros" en los suburbios de Los Angeles.
Para dejar bien claro al resto del mundo como de duro se rockrrapeaba en los Einyeles apareció Ice-T, que reclutó al guitarra Ernie-C y otros gansters por el estilo que ya ambientaban sus fiestas a lo ensalada de balas style con rapeos, escratcheos y algún que otro guitarrazo, y decidieron crear un banda hardrockero rapera de verdad.

Con el ábum Body Count (que debió ser uno de los primeros Compacts Disc que yo compré allá por el 1992) el fenómeno hardcore rap explotó con toda la potencia del nuevo formato CD en todo el planeta. Es cierto que venía sin el tema "Cop killer", motivo de nuestro diserto, que fue censurado por unas letras apologetas de los "body counts"(así llaman a los asesinos seriales como al de "Viernes 13" en USA) en especial en los que acaban con la pasma; pero no importaba porque el resto del álbum era autentica metralla.

COP KILLER

OBLIVION Vídeo MySpace



Con vuestro nível de inglés de octavo de EGB y las estampas, os sobra para llegar al sentido profundo de las letras.

Cop Killer

I got my black shirt on.
I got my black gloves on.
I got my ski mask on.
This shit's been too long.

I got my twelve gauge sawed off.
I got my headlights turned off.
I'm 'bout to bust some shots off.
I'm 'bout to dust some cops off.

Cop killer, better you than me.
Cop killer, f**k police brutality!
Cop killer, I know your family's grievin'
(f**k 'em)
Cop killer, but tonight we get even.

I got my brain on hype.
Tonight'll be your night.
I got this long-assed knife,
and your neck looks just right.
My adrenaline's pumpin'.
I got my stereo bumpin'.
I'm 'bout to kill me somethin'
A pig stopped me for nuthin'!

Die, die, die pig, die!
F**k the police!
F**k the police!
F**k the police yeah!

Cop killer, better you than me.
I'm a Cop killer, f**k police brutality!
Cop killer, I know your family's grievin'
(f**k 'em)
Cop killer, but tonight we get even.


F**k the police, break it down.
F**k the police, yeah.
F**k the police, for Darryl Gates.
F**k the police, for Rodney King.
F**k the police, for my dead homies.
F**k the police, for your freedom.
F**k the police, don't be a pussy.
F**k the police, have some muthaf**kin' courage.
F**k the police, sing along.

Cop killer!
Cop killer, what you're gonna be when you grown up?
Cop killer, good choice.
Cop killer!
I'm a muthaf**kin' cop killer!

Cop killer, better you than me.
Cop killer, f**k police brutality!
Cop killer, I know your mama's grievin'
(f**k her)


Otro temazo del mismo álbum "There goes the neighborhood"

Atentos a este cañonazo, sólo por este tema merecía la compra del disco: Gozemos del rap-hardrock real. Acabo de recordar que llegué a verlos en Festimad y mantenían el tipo aunque ya no eran tan cañeros.

Body Count
Ice-t /body count

Jose MySpace Video

Discografías imperfectas: Accept

Mientras el sesudo análisis sobre la discografía de Kiss sigue su curso de forma lenta pero segura, hoy os hablaré del que, después de Judas, quizás sea mi grupo favorito. Los Accept. O mejor dicho, los putos Accept.

Con algunas de las mejores canciones del heavy metal, Accept se han caracterizado por la chillona voz de Udo, las guitarras de Wolf y, esto es una apreciación personal, las letras de Deaffy, manager y mujer de Wolf, algunas realmente chocantes a partir del Balls to the wall.


Pero entremos de lleno en la discografía de este grupo que, manteniéndose casi siempre dentro de los parámetros del heavy más clásico, cada dos discos daba una vuelca de tuerca a su sonido.

Accept (1979)
I’m a rebel (1980)

Los dos primeros discos de Accept son habitualmente olvidados por carecer de la fuerza que les haría famosos posteriormente. Incluso me atrevería a decir que, en tiempos que solo Julito puede recordar, los primeros discos que llegaron de Accept al mercado fueron el Breaker y el Restless & Wild.

El tiempo finalmente les ha puesto en su lugar y aunque están muy lejos de los discos clásicos, tienen un puñado de buenas canciones como Lady Lou, I’m a rebel (único tema, creo recordar, que siguen tocando en directo tanto UDO como los nuevos Accept), Take him in my heart o Thunder & Lighting, por mencionar algunas y un sonido muy peculiar que cuanto más pasa el tiempo, más me gusta.

Son discos que pueden gustar al sector menos heavy y que durante años se han podido encontrar en las tiendas a 5 o 6 pavos.





Breaker (1981)
Restless and wild (1982)

Impresionante salto respecto a los primeros discos, estos dos cabroncetes tienen el sonido más crudo y las guitarras más chirriantes de toda su discografía. Breaker fue durante años mi disco favorito del grupo y el tema título una de mis canciones del heavy metal.

Las expresivas portadas (una mujer con los oídos atravesados por alambre de espino y unas guitarras de flecha ardiendo) dicen exactamente cual es el contenido de estos discos.

Se me pone dura solo de mencionar las canciones de estos discos. A saber:

En el Breaker; Starlight, Breaker, Run if you can, Can't Stand The Night, Son Of A Bitch (hay una edición rara con la canción censurada), Burning, Feelings, Midnight Highway, Breaking Up Again, Down And Out.

En el Restless and Wild; Fast as a shark (sí, un clásico y un antecedente del thrash metal pero a mi es un tema que me aburre mogollón), Restless and Wild, Ahead of the Pack, Shake Your Heads, Neon Nights, Get Ready, Demon's Night, Flash Rockin' Man, Don't Go Stealin' My Soul Away (medio tiempo que me chifla y que, imagino, a ellos también porque utilizaron este molde para canciones de discos posteriores), Princess of the Dawn.
Éste último tema, aparte de ser una obra de arte y una canción ciertamente atípica en su discografía, tiene un final que durante años ralló a generaciones de heavys, que se preguntaban si su copia del disco estaba mal o qué. Pegamin, en permanente contacto con Wolf, os da la solución; no, la canción está cortada a propósito.





Balls to the wall (1983)
Metal Heart (1985)

El sonido del grupo se domestica un poco, las canciones son algo más comerciales (dentro del heavy metal más militante, ojo) y el grupo lo empieza a petar en serio.

La portada del Balls to the wall, unida a una letras extrañísimas (esa pseudo-exhortación a recuperar actitudes románticas como escribir una carta a la piba que te gusta en el contexto de una canción tan acelerada como es Losers and Winners, ese London Leather Boys, ese Love Child que dice no saber si es una mujer o un hombre, etc.) llevaron a bastante gente a pensar que Udo era maricón. Una chorrada como un piano pero bueno, ya se sabe como van estas cosas. A mi esas letras me parecen parte del encanto del grupo y me encantan cortes como Screaming for a love bite (¡la tocaron en la gira de reunión!) del Metal Heart o Losing more that you’ve ever had del Balls to the wall.

En fin, ambos son discos básicos del heavy y casi todas sus canciones son la hostia.
Si no los has escuchado no intentes presentarte al examen y ponte a estudiarlos para Septiembre porque sin ellos no te vamos a dar el carnet de jevi ni de coña.

Por cierto, en no se qué libro hablaban de lo machista que es el heavy y uno de los ejemplos que ponían eran precisamente los Accept. Me descojono.





Russian Roulette (1986)
De menor repercusión que los dos anteriores y algo más melódico (aunque Accept siempre se ha caracterizado por combinar los riffs asesinos y la voz de Udo con mucha melodia), el Russian roulette es hoy por hoy el disco que más pincho de Accept. No tiene ninguna canción mala (¡ninguna!) y casi cualquiera podría ser un perfecto single.

No se qué más decir de él. Es una puta maravilla con uno de mis temas preferidos del grupo, Stand tight, cerrándolo.
Y sí, tiene temas con letras “de esas” como Man enough to cry.



Eat the heat (1989)
Por diferencias musicales, Udo se pira de Accept en términos suficientemente amistosos como para que el primer disco de su nuevo grupo U.D.O. esté compuesto integramente por Wolf, dándose la paradoja que Animal House suena más a Accept que este Eat the heat con el que intentaron petarlo definitivamente en USA metiendo a un vocalista mucho más limpio y hardrockero.

Eat the heat no es en absoluto un mal disco y varias de sus canciones con una producción distinta serían puro Accept. No descubro la polvora, el mismo Udo lo ha afirmado en varias ocasiones e incluso ha tocado algún tema en directo con su propio grupo.

A mí, que me mola mucho el hardrockeo, es un disco que me gusta pero que está lejos de provocarme lo que el resto de discos del grupo. Fue un pequeño paso en falso (rápidamente se dieron cuenta de ello) en una época en la que dominaban por un lado los cardados y por el otro los sonidos más thrashers.



Objection overruled (1992)
Death row (1994)
Vuelve Udo al grupo y sacan una pareja de discos muy del momento, heavys pero con un sonido muy pesadote que en las canciones más inspiradas queda muy bien (Masters of metal, por ejemplo) pero que en otras es bastante aburrido.
El hecho de que a partir de este disco renunciaran a tener dos guitarras y se encargara solo Wolf de ellas, me parece representativo de la búsqueda de ese sonido contundente en detrimento de la melodía característica de discos anteriores.

El primero, con una portada guapa, guapa, es bastante mejor que el segundo, que nunca soy capaz de terminar de escuchar porque me aburre tela y porque, putos 90 ¿qué paso en esa década que todos los discos tenían que llegar o superar la hora de duración?, tiene 15 temas que lo hacen interminable.

Como curiosidad, Objection overruled tiene una canción con parte del estribillo en castellano, llamada Amamos la vida.



Predator (1996)
No lo he escuchado. Los comentarios que he recibido son siempre tan negativos y Death row me gusta tan poco que no me he puesto a ello.

Os pongo un tema del excelente Animal House de UDO, en cambio :P



Blood of nations (2010)
Tras la gira de “reunión” del 2005 donde demostraron que siguen siendo los putos amos y que tienen un set-list de infarto, Udo volvió a su grupo y Wolf buscó a un nuevo cantante para sacar disco.

Como por ahora solo lo he escuchado una vez, no me atrevo a decir nada de él, salvo que tiene demasiadas canciones y demasiado largas.
En cualquier caso, cuando hagan la gira de presentación, les iré a ver.

Otro tema del Balls to the wall, en cambio.

sábado, 28 de agosto de 2010

Siempre pensando en tentáculos II

Indicios del Fin del Mundo (IX)

28/08/2010
Madrid
España

Algo va mal cuando la ciudadanía madrileña defiende los derechos de un mimo. Tuga, nombre artístico del mimo Rodolfo Meneses, chileno de nacimiento, madrileño por cojones y mimo por desgracia -para los demás, digo- es un conocido ser humano de los que pululan por la Puerta del Sol. Demasiado cantoso para hacer pajas con la boca a otoñales homosexuales capitalinos, para robar carteras a turistas o , incluso, para hacer de hombre-anuncio ("Compro oro/joyas/brillantes/Empeño") la vida le ha empujado a ese simulacro de la enfermedad mental y del autismo leve que es la mímica dramática o corporal -lo malo no es que la vida los despeñe por el desfiladero del mal rollo mimo sino que ellos se aferran a nuestros tobillos y quieren que nos despeñemos con ellos-.

Pues además de mimo, Tuga es punk porque en un arrebato de puritita rebeldía sin palabras tuvo los santos cojones para enfrentarse a la Policía Municipal que, en un inesperado arrebato de sensibilidad, decidió interrrumpir su espectáculo y llevárselo detenido. Según testigos, el mimo en ningún momento abandonó su gestualidad y su rol de mudito sensible, respondiendo a las preguntas de los agentes mediante una pizarra o deshojando margaritas ("no quería salirse de su personaje mágico"). Los agentes, que a pesar de haber visto mucha tontuna en el Distrito Centro, no deben entender la genialidad de la pantomima ("Cuando venía la policía, hacía de barrendero", cuenta un testigo) quizás pensaron que Tuga les estaba vacilando y se le llevaron detenido. Hasta aquí todo bien. De hecho, si este fuera el final esta serie habría acabado aquí, considerando que esto era un parón en la carrera hacia el fin del mundo. Pero el hecho es que la ciudadanía madrileña, esa misma que luego vota en bloque al PP pero sin darse cuenta, como sin querer, se puso de parte del mimo y se personaron en la Unidad de Policía Municipal de la Calle Montera para pedir la liberación del caricato con gritos como "Libertad de Expresión" o "Free Tuga". Ni que decir tiene que la policía acabó liberando a Tuga y que a día de hoy, como El Equipo A, usted puede contratarlo si se acerca al Kilómetro 0 donde sigue repartiendo sonrisas, tanteando las paredes de una urna imaginaria y cosiendo botones.


 "Meneses, que empezó a hacer payasadas  (sic) en una fiesta a los 15 y luego se formó en escuelas de mimo y arte dramático" (El País)

viernes, 27 de agosto de 2010

Indicios del Fin del Mundo (VIII)

21 de Agosto de 2010
El Toro
Castellón de la Plana

Fiestas en la localidad de profético nombre, El Toro, sito en la bella comarca castellonense del Alto Palancia. Es sábado, 21 de agosto. Recinto taurino. Algarabía, pasodobles, fiesta nacional. De pronto, el primer toro de la tarde, un morlaco de la ganadería Pala de Portugal, como en esos tebeos de Mortadelo, sale de toriles como un Alaris: un obús con fenotipo de uro que con una determinación suicida va directo a la caja con barrotes que ejerce de burladero para dar lo suyo al Teniente de Alcalde del Ayto de El Toro, José Solsona, del PP. Por lo visto, al animalito, pleno de bravura y trapío, no se entretuvo en tonterías: fue directamente a destrozar la caja y darle un par de revolcones al político al que llegó a cornear en el abdomen. Lo ominoso del tema, lo que convierte esta noticia en un claro indicio de que el mundo va en pleno sprint hacia la hecatombe y la entropía, no es que los toros se metan en política y este nos haya salido progresista, no. Lo verdaderamente preocupante es que los vecinos consiguieron inmovilizar al animalito con una cuerda  y parar la estiba que estaba sufriendo el teniente de alcalde. Desde aquí, claro está, nos congratulamos de que el político esté fuera de peligro, por supuesto, pero no podemos evitar pensar que algo pasa con el españolito de a pie que, no hace tanto tiempo, hubiera disfrutado como un chiquillo viendo como, preciosa alegoría, ese toro que encarna a España ajusta las cuentas con la clase dirigente.

Vivan las caenas!

jueves, 26 de agosto de 2010

martes, 24 de agosto de 2010

Cromos y estampas (I)

Se celebraba un mitin de Alianza Popular en Villalba, un pequeño pueblo riojano. Iba a venir Fraga, nada menos, la cabeza visible de la Derecha española. A lo mejor venía porque él había nacido en otro pueblo llamado Villalba, y es que estas cosas son a veces así de absurdas, a lo Bienvenido Mr. Marshall.

Y así fue, todo muy dispendioso. Parecía una boda, una boda grande de pueblo, con su gente vestida de domingo, con sus mesitas, sus croquetas y sus aperitivos. A rebosar. Mis hermanos se perdieron en la rapiña de kases y coca colas, porque había barra libre y nadie vigilaba demasiado bien la trastienda del acto. Yo me quedé atrás y me perdí la fiesta.

Fraga estuvo vibrante, poderoso. Unos grandes pies y una gran cabeza atronante, en contrapicado. Un Gil Robles renovado, más grande, más cabezón, más fuerte, un elefante. Bramaba y convencía, con un acento gallego que arrastraba al electorado a cada final de frase como en una marea centrípeta. Acabó el speech y bajó a confraternizar con las masas. Mis hermanos mayores seguían con su saqueo, y yo me quedé junto a mis padres. ¿Por qué irían a ese mitín? Nunca han sido de meterse en política (Franco aconsejaba: "haga como yo, no se meta en política"). Acudir a ese mitín era "significarse", como decían antes los mayores. El caso es que fueron y hasta hablaron con él, le saludaron, sonrientes todos, y hasta Fraga atendió a mi hermano bebé, le dio jamón york en la boca, me acuerdo de ese detalle. Mi madre muy emocionada, como cuando vio al Dúo Dinámico, y mi padre complacido, todavía joven, delgado y parecido a Omar Sharif, con su bigote. Hay una foto del periódico pegada en el álbum familiar, pero yo no salgo porque estaba abajo, fuera de cuadro.

domingo, 22 de agosto de 2010

Minutos musicales

Canción veraniega la que tenemos hoy. Es principios de los 60 y el joven Celentano, que ya apunta alopecia, está a punto de saltar al cine, faceta en la que será, casi, tan conocido como por la musical; se trata de un todoterreno: humorista, cantante, actor, que toca todos los palos y que se apunta igual a lo yeyé, que a la canción de amor italiana más empalagosa, valga la redundancia, que a lo más rockero.  Adriano, incluso, tuvo su etapa de galán y eso que es de ese tipo de personas peculiares que, depende del día y del ángulo, pueden pasar por muy guapas o muy feas. Ya bastante cartón, desde jovencito, fueron probablemente su tez morena (tan morena que sus ojeras le hacían parecer un mapache o un apandador), su pose socarrona y sus reflejos de enterteinment lo que le hicieron un hueco entre los mojabragas de la época. Ya mayor, todas estas cualidades le convertirían en un calvorota, con ojeras y pinta de mosqueado. Pero por este ratito estaremos en 1960, cantándole al verano, a ese amor que se ha pirado a la playa y nos ha dejado carcomiéndonos de aburrimiento y celos porque, con toda seguridad, esa playa estará llena de italianos, como un infierno de Clive Barker, mientras el avión se va.

Adriano Celentano - Azzurro

Pd: hay un par de estrofas que me tienen loco. En medio de esta historia tan juvenil y veraniega, el protagonista recuerda cuando estaba en el seminario (XDDDD) y se queja de que ahora, encima, "no tiene un cura para charlar".A mi, meter en el mismo tema un amor de verano y un cura me resulta muy sospechoso...tanto que empiezo a entender las ojeras de Celentano, su histriónica personalidad y esa hija rara que tiene (ese andrógino que interpretaba al Demonio en "La Pasión de Cristo").La siguiente estrofa también tiene lo suyo y uno no sabe si es un mensaje en clave para la Logia P2 o es Syd Barrett en fase maníaca, con esas alusiones a buscar "algo africano en el jardin" o ese críptico "están regando tus rosas" (!!!) o que "el león no está, se ha marchado" (???). Tal vez una temprana incursión en la psicodelia, tal vez un mensaje cifrado a Sirio, via la RAI, o un empacho de minestrone. Puritito pop, en cualquier caso. A azulearse.

CIENCIA-FICCIÓN GUARRA 33: GALAXINA

Otra vez los ochenta, que no damos salido de esta década prodigiosa. Pero antes de pasar a hablar de la película que nos ocupa tengo que hacer una advertencia. Es cierto que en ocasiones me siento tentado a buscar la moraleja, a caer en la explicación de las posibles metáforas y simbolismos de la ciencia-ficción guarra. No puedo evitarlo, pero ni caso. Nos movemos en un terreno agreste e inexplorado. Somos como esos astronautas de las viejas pelis de los cincuenta que llegan a un planeta de cartón piedra y exclaman tonterías ante fondos pintados y monstruos de plástico; vemos cosas que no existen pero queremos creer que son reales. Las causas y los efectos en el mundo de la ciencia-ficción guarra no son evidentes y las intenciones son abstrusas. No hay que racionalizar ni juzgar demasiado... solo dejarse llevar y lanzar gritos de horror, gozo o sorpresa, según toque.

Este rollazo anterior que he soltado viene a cuento porque hablar de GALAXINA (1980) no significa sólo comentar una película bastante cutre pero muy cachonda que parodiaba la ciencia-ficción del momento, con guiños chorras a Star Trek, Star Wars o Alien. La historia de Galaxina está unida a la triste leyenda de su protagonista, la conejita de Playboy Dorothy Stratten.
Pero primero hablemos de la película y después vamos con los detalles escabrosos.

Una nave de la policía estelar debe encontrar una misteriosa piedra, la Estrella Azul, que puede resolver los problemas energéticos de la humanidad. Para ello deberán competir con un malvado émulo de Darth Vader. La tripulación está formada por un grupo de impresentables, a cada cual más gañán, y por la bella robot Galaxina, interpretada por Dorothy Stratten. También tienen un alien prisionero, feo, enano y que come rocas. Thor, uno de los polis espaciales, se enamora de Galaxina, pero no puede tocarla porque posee un mecanismo de seguridad que transmite fuertes descargas eléctricas a quien se atreva a magrearla. Thor, con mucha razón, dice "¿Por qué la han construido así? ¿Por qué no la han hecho de hojalata?". Es que ya son ganas de torturar al personal. Thor está tan salido, después de años de permanecer en el espacio sin hembras cerca, que no le importa besar a  Galaxina, aunque eso signifique quedarse frito. 
 Hay momentos realmente graciosos en la película, como cuando la chica de comunicaciones de la policía estelar les enseña las tetas a través de un holograma para darles una alegría y ellos se ponen a sobar la imagen; o como cuando reciben un permiso para ir a un prostíbulo situado en un asteroide donde vemos una serie de prostitutas a cada cual más grotesca. Nadie puede escuchar tus gemidos en el espacio. Después de estas coñas picantes, la peli despacha la trama principal rapidito y de cualquier manera. Se pelean con el malo, se estrellan en el planeta donde está la Estrella Azul, Galaxina se hace con ella después de derrotar al malvado a base de, literalmente, ponerlo cachondo y marearlo. También deberá enfrentarse a una panda de moteros que adoran al dios  Harley -Davidson ¿? Galaxina se hace más humana, comienza a hablar y desactiva sus sistemas de seguridad para poder estar con Thor. El alien comerocas se come la  Estrella Azul y fin. A pesar de sus defectos, el humor guarrindongo y desvergonzado de Galaxina ha dejado huella en la ciencia-ficción guarra. Seguramente. Paul Verhoeven quedó deslumbrado  al ver a la puta alien de tres tetas de la escena de la casa de lenocinio cósmica y no dudó en incluir tan goloso concepto en Desafío Total. El actual jefazo de cine español, Alex de la Iglesia, debió de verse un par de veces Galaxina antes de que se ocurriera por arte de magia una  serie cachonda de aventuras en el espacio llamada Plutón BRB Nero. Y es que no hay nada como beber de los clásicos para lograr la inspiración.
Tres por el precio de dos
Pero Galaxina quizá no fuera tan famosa de no ser por la historia de su protagonista.
  
Dorothy era una guapa chica canadiense de clase humilde, aparentemente destinada a ser una hermosa camarera de pocos estudios el resto de su vida. Pero en 1977, cuando tenía unos candorosos 17 añitos, conoció a Paul Snider, el hombre que vio en ella la estrella rutilante que merecía ser. Bueno, primero vería un cuerpazo de vicio, pero lo demás vino después. Snider le sacó unas fotos en pelotas a su Dorothy (previo consentimiento de mamá, ya que la chica era menor de edad) y las movió por ahí. El éxito fue casi inmediato y  Dorothy se convirtió en una de las modelos más deseadas de Playboy. La carrera de Dorothy parecía imparable. Miss Agosto en Playboy 1979,  series de televisión (Back Rogers en el siglo XXV, nada más y nada menos) y cine. Se casó con su chulo-agente Paul Snider en Las Vegas, cómo no. Pero a Paul le pasó un poco lo que nos pasa a todos. En su corazón de hombre ambicioso luchaban de forma patológica el amor por su bella mujer y el chuloputas perdedor que genéticamente era desde que nació. Se volvió celoso y obsesivo. Incluso Dorothy sospechó que había matado a su perrito de compañía porque no soportaba que fuera más cariñosa con la mascota que con él. La vigilaba, la controlaba, sentía envidia  de su éxito y comenzaba a sentirse como un inútil que no encajaba en los fiestorros de Hollywood y en la mansión de Hugh Hefne le miraban por encima del hombro como si fuera un vulgar putañero de tercera. Y aquí es cuando Dorothy terminó de cagarla, porque va y se enamora del amante más gafe de todo Hollywood, el director Peter Bogdanovich. Era como si hubiera firmado su propia sentencia de muerte.
La feliz pareja
El 14 de agosto de 1980 Dorothy fue a la casa de Paul a negociar un divorcio amistoso. Llevaba en el bolso 1000 dólares para intentar convencer a su marido que la dejara en paz. Según las investigaciones de la policía, la reunión pudo ser así: Entre las 12:30 and 1:00 pm, Paul discute con Dorothy violentamente. Snider la viola y la sodomiza. Después la amenaza con una escopeta. Dorothy trata de apartar el arma con la mano. El arma se dispara y le amputa un dedo. Después recibe un disparo que le destroza la cabeza. Paul usa esparadrapo para atarla a una silla de sadomaso que tenía en su habitación y se folla el cadáver de Dorothy. Después de la sesión de necrofilia, desata el cadáver y lo deja boca abajo sobre la cama.  Paul se vuela la cabeza con la escopeta. Quedan un par de detalles tremebundos e innecesarios más que podría comentar, pero para qué. Ya nos hemos regodeado bastante. Dorothy tenía 20 años cuando murió.
Un hombre ofuscado por sus pasiones
Seamos sinceros, se mascaba la tragedia
Después de eso, lo inevitable en estos casos.  Grupos puritanos aprovecharon para iniciar una campaña antipornografía de lo más bestia, con anuncios en revistas que  mostraban fotos de la reconstrucción de la escena del crimen. Y se hicieron dos películas sobre el asunto: "Death of a Centerfold: The Dorothy Stratten Story" ("La muerte de una modelo") (1981) protagonizada por Jamie Lee Curtis y "Star 80" (1983) protagonizada por Mariel Hemingway.
Empiezas por hacerte pajas con el porno y acabas por dejarlo todo perdido
Dorothy Stratten no llegó a disfrutar del éxito de ser nombrada de modelo Playboy del año ni a ver estrenada Galaxina, pero la película se benefició del escándolo de su truculento asesinato. Peter Bogdanovich se consoló casándose con la hermana de Dorothy, de 19 añitos, que seguramente estaba muy buena también.
  
 Galaxina y la pieza de recambio














Quizá Dorothy hubiera necesitado un sistema de seguridad como el de Galaxina, a prueba de gañanes y perdedores. Pero seguro que, al igual que su personaje, lo hubiera desactivado para dejar que el amor
triunfase. Y es que el universo de la ciencia-ficción guarra está lleno de extraños fenómenos e inextricables agujeros negros. Donde ningún ser humano ha estado antes.

sábado, 21 de agosto de 2010

MAKING OFF DEL PEGAMIN 2000

Carlismo new-wave

CIENCIA-FICCIÓN GUARRA 32: INTERLUDIO MUSICAL

Iconos pegamin: La de los imperdibles de la Cruz Roja

O la lucha contra el sida o Dios sabe qué.
Considerando que la fulana te asalta nada más salir de la FNAC para clavarte su imperdible en el ojal, no se conoce persona que se haya detenido a averiguar para qué cojones te está pidiendo dinero.
Muy al contrario, la reacción más habitual es pegar un salto para atrás intentando evitar el punzante objeto y acompañar el movimiento con mirada espantada y gesto de desagradable sorpresa. De esta forma se consigue un colosal efecto de desprecio que ella, muy habituada, capta.
Es en ese momento cuando su inicial mirada melosa se torna en franca hostilidad y, en ocasiones, maldiciones susurradas entre dientes.

Un clásico de Madrí.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Minutos publicitarios

Iconos Pegamin: The Storm


Manda Priesito imágenes de su borrachera de heavy metal aullando entre filas de gente muy mayor (ver video) que acude a ver a Medina Azahara, ese grupo que lleva décadas viviendo de las cositas que hicieron Triana o Storm - estos últimos muy ninguneados con respecto a aquellos, cuando fueron una banda increíble para estas coordenadas espaciotemporales: años 70, Sevilla, España-.

Con un parecido realmente acojonante a los sonidos más progresivos de Deep Purple, Storm fueron una de las bandas de más calidad en aquello que se llamó Rock Andaluz (más presente, el rock andalú, digo,  en su segundo disco que en el primero) si bien yo siempre los he visto simplemente como una banda de hard rock, con un importantísimo ramalazo progresivo y los pies bien asentados en la psicodelia.



 Medina Azahara: homenaje a Al-Quaeda 

Cuenta la leyenda que a mediados de la década telonearían a Queen - quienes debían andar en esos momentos por los derroteros del Sheer Heart Attack o el no tan bueno A night at the Opera - y que el mismísimo Freddie Mercury les felicitó públicamente por su buen hacer, tal vez asombrado por la inclusión de sonidos tan propios del flamenco -que, insisto, no son tan numerosos ni determinantes como los serían en Triana o en los mismos Storm más adelante- o tal vez por el simple hecho de que los más africanos de los españoles -a su vez los africanos de Europa- supieran, en los 70, sacar buenos sonidos de un instrumento electrófono pulsando sus cuerdas de metal mientras el instrumento convierte ese sonido en señal eléctrica amplificada de las que te ponen la carne de gallina. Algo tendrían Storm cuando un pajarraco como Mercury les regalaba el oído. O es que tenían el culito prieto.


The Storm - Crazy Machine


Como suele pasar la banda pasaría totalmente inadvertida -imagino que bajo la sombra de ese más que correcto grupo que fueran los Triana de Jesús de la Rosa, los cuáles,  me parece, que tuvieron que mamar algo de los Tormenta o, al menos, darse entre ellos un feedback en toda la regla, si bien en Triana es mucho más palpable que se movían en las coordenadas de ese rock que buscaba recursos estilísticos en las raíces de la tradición andaluza -y por tanto moruna- y menos, que también, en el rock duro progresivo.  Tal vez por esto, por no estar su sonido tan definido en esa movida andaluza que se intentó vender con denominación de origen, y  por hacer un rock tan anglosajón como el que podían estar facturando unos King Crimson, unos Deep Purple, o unos, salvando las distancias, Soft Machine,tal vez por esto, repito, los Storm se quedaron a dos velas en el reparto de gloria del rock autonómico facturado en Andalucía (género que acabaría convirtiéndose en eso que hace ahora Medina Azahara, los cuáles debieron chupar mucho concierto de gentes como los citados, los Smash, Imán, Mezquita, Alameda...por cierto, en una pirueta que parece más un salto mortal, se me ocurre que pocos movimientos han sido más autorreferenciales, en los nombres de las formaciones,  que el Rock Andaluz y el cajón de sastre que supone LO NAZI (RAC, el Oi nacionalsocialista, lo dark más nazi o el metal...): Imán es a Aryan Terrorism lo que Mezquita a Ofensiva 88, salvando las distancias, claro.


The Storm - Un señor llamado Fernández de Córdoba

20 años antes de que el movimiento indie más tonto que se ha visto en país alguno se atrevieran a cantar en inglés (mal) ya había un grupo de maquinones absorbiendo y reinterprentando lo que nos mandaban desde Inglaterra.Como suele ocurrir,  sus temas en español son infinitamente mejor que los que interpretan en inglés (que están muy bien hechos, ojo).


 Silvio, el hombre que debió ser Miguel Ríos en lugar de Miguel Ríos



Si os gusta catar grupetes del overground y os mueve la curiosidad que supone que existiera un grupo de estas características en este melonar que era (es) España y creéis que hubo vida antes del punk ya estáis tardando en darles un repaso. Que llueva, que llueva, la Virgen de la Cueva.

Pd: Proximamente: Silvio, rockero y andaluz.



 


Motivos iconográficos en clave Dale Molino

martes, 17 de agosto de 2010

CUELGA TÚ, dicen las voces (II)

Yo escuché una vez cómo moría el vecino de arriba. Mi edificio tiene los tabiques y los techos de papel y se oye todo. Cuando se hace la noche y pesa el silencio puedes sentir el más mínimo paso, un ronquido, la orina al caer de alguien, cualquier cosa.

No me caía muy bien mi vecino de arriba, que era un viejo alto y solemne, como Boris Karloff, y no me miraba con gusto. Me sonrió alguna vez con sorna porque yo antes cultivaba narcisos en el balcón y eso le hacía gracia. Pero algún sonido mío no le debió de gustar y dejó de sonreír con sorna.

Una noche oí unos ruidos que venían de arriba. Unos ahogos, unas angustias de asfixia. Y a la mujer diciendo: "hale, hale, ya, ya", como se dice a los niños, mezcla ternura y mezcla condescendencia. Pasó un tiempo y sonaron unos pasos ejecutivos, rápidos, de tacón de madera, que se movían por el pasillo. Y ya no oí más y a la mañana siguiente estaba la esquela en la puerta del portal.

¿Y tú? ¿Te has hecho ya con tu Priesito batería? Corre que se acaban


Un semidiós, un titán, un sinvergonzón

lunes, 16 de agosto de 2010

domingo, 15 de agosto de 2010

CIENCIA-FICCIÓN GUARRA 31: Back to the 80s again

Ya hemos visto algunas películas ochenteras de ciencia-ficción guarra que tratan con alegre desparpajo nuestro tan querido tema del alien que viene a nuestro planeta a follar. Ahora nos toca repasar hitos del cine de esa misma época que retratan de forma casi inefable el otro gran tema de nuestro género favorito: el robot follable.

LA MUJER EXPLOSIVA (Weird Science, 1985) es una película dirigida por John Hughes, el director que mejor supo retratar la adolescencia americana de los ochenta, un verdadero sociólogo del acné y la inmadurez cachonda durante una época de esplendor sin igual de la cultura adolescente.
Dos pajilleros del instituto, obsesionados con su virginidad y con las chicas, deciden construir una mujer usando una muñeca barbie, un ordenador de los de entonces y realizando un rito que consiste en ponerse un sujetador en la cabeza.  
 Como resultado crean a Kelly LeBrock, que la verdad es que está un rato buena. Pero en vez de follársela brutalmente en plan gang bang, los pobres atontados no saben muy bien que hacer con la superhembra. El principal fallo es que no solo la han construido a partir de fotos de modelos de Playboy, sino que, en un alarde de ingenuidad conmovedora, le han metido en la  cabeza la inteligencia de grandes genios de la historia (mediante el infalible método de... ¡escanear una foto de Einstein y añadirla al programa del ordenador!). El resultado es de esperar. Lisa, que así se llama el engendro, resulta ser casi una psicópata, rozando peligrosamente el calificativo de hijadeputadelmal. Después de volver locos a los dos tontos con sus diabluras, Lisa finalmente demuestra ser una especie de Mary Poppins postmoderna que acaba trayendo paz y felicidad a la convulsa vida de sus creadores antes de desaparecer. Y es que las mujeres artificiales sirven para mostrar al hombre que sus fantasías de amor loco y sexo salvaje son chorradas. Que lo que hay que hacer es echarse una novia normalita, casarse y hacerte una familia de clase media, como todo el mundo. Que una cosa son las locuras de la adolescencia y otra cosa es la vida, que no os enteráis. Destacar que en esta película sale de secundario Robert Downey Jr., haciendo de capullo de instituto chulesco que martiriza a los protagonistas con sus burlas. Este personaje lo desarrollaría más adelante para crear al Tony Stark de Iron Man. Se llegó a hacer una serie de televisión basada en este hito de la ciencia-ficción guarra.

CHERRY 2000 (1987) es otra película imprescindible de los ochenta sobre mujeres artificiales follables. De nuevo nos topamos con una fábula que ridiculiza las ideas delirantes de los hombres sobre las hembras objeto. Sam Treadwell es un tipo del futuro próximo que vive feliz y contento con una robot buenorra y tontita que le hace la comida y que es, literalmente, una máquina de follar. Pero un día, mientras están fornicando en el suelo de la cocina, se le estropea la real doll robótica por culpa del agua que rebosa del fregadero. Pero el verdadero problema es que el futuro de Sam es una sociedad que vive una crisis económica permanente (es decir, muy parecida a la nuestra pero más exagerada) y eso hace que sea imposible encontrar piezas de repuesto para su esposa mecánica. Sam está tan desolado que hasta le repugna ir a un bar de solteros a ligar, pero los amigotes le convencen. Allí descubrimos uno de los motivos por los que Sam no puede soportar la idea de perder a su compañera robot; las mujeres reales de su mundo son unas hijasdeputadelmal que te obligan a firmar un contrato antes de mantener cualquier tipo de relación íntima con ellas. Incluso hay abogados de bar que se encargan de redactar los contratos y donde se estipulan cláusulas como, por ejemplo, cuantos polvos se pueden echar en una noche o si la mujer acepta una determinada práctica sexual. Un poco triste. Menos mal que nosotros aún no hemos llegado a eso...
 Sexo con electrodomésticos
 Desesperado, Sam decide arriesgarlo todo y se va de la segura ciudad para buscar repuestos en "La zona", un páramo a lo Mad Max, lugares llenos de ruinas y paletos infrahumanos sin ley que viven de la rapiña y de comerse los mocos. Como guía contrata a una improbable Melanie Griffith que interpreta a Eddie, una mercenaria especializada en ese tipo de operaciones de búsqueda de tesoros de la antigua época de esplendor de la civilización. Después de una serie de aventuras, tiros y persecuciones, pasa lo que tiene que pasar; Sam descubre que le gusta más la marimacho de carne y tetas que su antigua novia robot. Aunque quizá intuimos que Sam quizá prefiera que Eddie le ate a la cama  y lo monte en plan dominatrix que a su sumisa esclava artificial. Allá cada uno con sus preferencias en mujeres.