como los monos de gibraltar

martes, 30 de noviembre de 2010

lunes, 29 de noviembre de 2010

domingo, 28 de noviembre de 2010

Minutos musicales

viernes, 26 de noviembre de 2010

jueves, 25 de noviembre de 2010

Porno del proletariado

La primera vez que escuche el término poverty porn, pensé que estaba ante una nueva tendencia pornográfica, filmada en Sierra Leona con actrices suecas y nativos desnutridos. Los beneficios serian donados a Unicef. El poster luciría una pegatina con el slogan: “Descárgate la película por 5 euros, de los cuales 2 serán destinados a combatir el hambre en el mundo”. Resultó que eso ya existe, pero se llama charity porn. Me hizo gracia imaginar cómo los productores justificarían moralmente el escándalo: “Pero si ellos se lo pasan bien. Anda, anda, dame de comer y dime tonto”.



No, poverty porn es otra cosa. Por dar una definición pronta, especialmente para esos anónimos iletrados a los que el asistente social les lee el Pegamín porque ellos no saben, con poverty porn nos referimos a la explotación de la imagen de los menos privilegiados. El ejemplo que más se utiliza para ilustrarlo es Slumdog Millionaire: miseria, violaciones, hambre, prostitución infantil… todo expuesto para el entretenimiento de las clases medias-altas. El fenómeno tiene tantos detractores como defensores, y recientemente los medios británicos han explotado las consecuencias éticas hasta convertirlo en el debate de la nación: los que lo censuran argumentan que se trata de vouyerismo pornográfico que sirve para manipular la imagen del tercer mundo. Los que lo defienden, consideran que toda esa miseria y depravación existe, es real, y por tanto, por qué no mostrarla?



Pero para la explotación del pobre no se utilizan solo muestras extraídas del lejano oriente, ni del África subsahariana. Si los pobres de allá nos entretienen, los que viven aquí el patio de casa nos hacen reír a carcajadas con su ignorancia y formas de vida. Y de eso se trata The Scheme, el programa de la BBC: “series following the dramatic and often emotional highs and lows of daily life for six different families all living in one large housing scheme in Kilmarnock”. Es decir, un documental en serie sobre las vidas de desempleados escoceses que viven en un área de protección oficial en las afueras de Glasgow. Hacen aparición todas y cada una de las conductas antisociales que les venga: embarazos infantiles, tráfico de drogas, violencia de género, abusos raciales, robos, peleas y contrabando. El resultado ha sido de esperado éxito y controversia, hasta el punto que “personajes” como el yonki Marvin, al que le queda un diente y medio, se han convertido en los nuevos famosos y venden camisetas con sus fotos y chascarrillos. Su novia, Dayna, de 18 años y en un programa de desintoxicación desde los 16 es famosa por decir sobre Marvin: “Estando embarazada me dio un rodillazo en el estómago, pero no fue su intención”.



Al margen de si es ficción o no, la diferencia entre The Scheme y cualquier película de realismo social de Ken Loach o Mike Leigh es que en estas últimas nos reíamos con el underclass, compartíamos sus problemas, su día a día y nos indignábamos con su situación lamentable. Pero exprimida al máximo, la fórmula había dejado de hacer efecto ya cuando se estrenó Little Britain y después Shameless. Estos últimos dos casos supusieron (y suponen) la comedia de ficción al margen del pobre y analfabeto: “Mira ese pobre desgraciado alimentándose de comida basura, verdad que parece un orangután cuando insulta a su hija adolescente por haberse quedado preñada?”. El siguiente paso de esta evolución televisiva es lógico. A los británicos les encantan las clases bajas, y ha quedado claro que venden lo suyo en lo novelesco. La versión reality tenía garantía de oro. La figura del choni, sus opiniones ridículas y reaccionarias, su estilo de vida grotesco, sus adicciones, cuanto más real, más gracioso. Proletarian porn.

Y este es, el futuro de lo audiovisual. Clases medias riéndose a pierna suelta del fracasado y su grotesca vida mientras se beben un mojito. Total, si son pobres es porque quieren. Después navegan por internet, compran juguetes sexuales fabricados por esclavos sexuales y se bajan la película porno japonesa para donar $1 a la causa del hambre en África. A mí me resultaría mas gracioso ver el caso opuesto: el yonki Marvin con una cámara de la BBC filmando a Farquhar y a Jemaina en su casita de Picadilly organizando un brunch con sus amistades del club de tenis. A ver quién es más subnormal.

Canciones que dan cosita (IV): buenrrollismo

Las expresiones populares son a veces la semilla, la anticipación de tiempos (mayormente peores) venideros. Cantantes, poetas y otros bardos preparan al receptor sobre los futuros movimientos telúricos.

Ya en los noventas alguno se dejó rastas y condicionó su futuro capilar, pero no fue hasta el comienzo de la centuria cuando tus membranas timpánicas vibraron con el movimiento del aire al son de “Me gusta la cena, me gustas tu/ Me gusta la vecina, me gustas tu/ Me gusta su cocina, me gustas tu/ Me gusta camelar, me gustas tu” que elegimos al azar para una mayor insatisfacción intertextual, aunque en realidad cualquier estrofa del abanderado del movimiento que hoy nos ocupa hubiera causado el mismo placer antiestético.

Se había parido un nuevo ser de padres desconocidos, Jane Does de la vida que como buenos hijos de probeta poseen una angustia vital que los exaspera y que en su incesante búsqueda de identidad generarían una vasta cantidad de malformaciones que fueron traduciéndose en literales aberraciones musicales que hubieran dejado turulato al mismísimo Mendel y hubieran mandado a tomar por culo todas sus leyes. Nos lo imaginamos con el Ipod escuchando a unos Canteca o a un Melendi mismamente y bebiéndose a posteriori un refresco a base de polonio para calmar el trauma.

A partir de ahí, un millón de cromosomas dispersos que incrementaron el buenrrollismo musical, la buena onda intercultural y la deslocalización multinacional. Y ahí estamos dándole todo el día al pulgar del Feis o de los comentarios de tu periódico digital favorito, que lejos de ser acusador nos trasmite seguridad. El otro es el índice.

Es que todo mola, mola mola…

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Así me imagino yo a... Hoy: Anónimo Triste


¡Por dios, dejar de mandarnos dedos! Solo darnos una prueba de que sigue vive y pagaremos el rescate.
No sabemos cómo vamos a reunir el dinero pero si es necesario haremos una colecta, subastaremos a la madre de Ender, venderemos galletitas a la puerta del Cineshock...

lunes, 22 de noviembre de 2010

Discografías imperfectas: Pedro Botero

El Diablo tiene mil caras y Pedro Botero, haciendo honor a su nombre, también.
Porque aunque el nombre sea el mismo no tienen nada que ver los Pedro Botero de los primeros dos discos con los dos siguientes.
Como veremos más adelante, el grupo zaragozano ha transitado por los caminos de heavy metal más militante pero también por los de ese AOR que en España nunca ha llegado a cuajar. Es curioso que, con lo dados que somos a seguir en casi todo a los Estados Unidos, un estilo que allí es tan popular aquí tenga una nula repercusión. Una pena, porque ha habido buenos grupos que no se han comido un colín.

Personalmente me gustan los cuatro discos de Botero pero entiendo que muchos vean su discografía como "imperfecta" y piensen que los dos últimos, sobretodo Oro y cenizas, son una mariconada.

Pedro Botero (1987)
Sin coñas. Éste es un disco que se abre con Desertor, ojito. Uno de mis temas favoritos del jevi español. "Y una voz quemará tus entrañas... ¡Desertor!" ¡Qué guapa, coño!

Hasta el anónimo más reticente reconocerá entre dientes que es una canción que mola pero ¿y el resto del disco mantiene el listón? Hombre, ya no estamos hablando del nivel de la primera rola (un saludo a nuestros lectores allende los mares y océanos ¡Aguante méxico lindo!) pero siguen siendo todas muy buenas y variadas. Ninguna sobra. Canción a John (Lennon, hay que ver la de temas que están dedicados a él. Así a bote pronto recuerdo la de Los Suaves y la del primer disco de Sherpa), es un poco más aburrida pero bueno, a continuación comienza esa ya clásica frase de "Arrepentíos cobardes / pues de lo contrario seréis / pasto de las llamas / de nuestro queridísimo señor / el calderero / Pedro Botero" que da paso a Viejas campanas.

Por cierto, este disco tiene un sonido algo sucio y la voz parece llegar desde el fondo de una cueva. Me imagino que es debido a las pocas pelas que tuvieron para grabarlo, pero a mi me encanta y me he dado cuenta que muchos de mis discos favoritos precisamente no gozan de una producción cristalina. Este es el caso de los grupos de la NWOBHM, que si os fijáis tienen todos un sonido muy parecido. A ver si un día hablo de los brutales primeros discos de gente como Blitzkrieg, Diamond Head, Witchfinder general, Tokyo Blade, etc.

La portada, por último, me gusta mucho. El logo tiene mucho encanto y arregla un poco el desaguisado del nombre que escogieron.

Ah, por si a alguno le da por bajárselo, probablemente encuentre el archivo como yo lo hice "Pedro Botero + Maxi". Solo aclarar que el maxi no es suyo, es de un grupo también zaragozano llamado Reo y es del 88. No está nada mal pero vamos, que no es de Pedro Botero.




Guerrero (1988)
Aún siendo más flojo que el anterior, seguimos hablando de un buen disco de heavy ochentero.
Quizás es menos contundente que el primero, un pelín más lineal, aunque tiene un tramo a la mitad con unas canciones muy guapas; Rey acero, Problemas de amor, El sueño y Volverás a escuchar. De entre estos temas, destaca especialmente El sueño, una de las mejores canciones del grupo, que podéis gozar a continuación.

Con la portada tengo mis dudas de si tanta oscuridad es debida a una producción... digamos ajustada o al intento de que dieran el pego como grupo hard-rockero arrastrapibitas, cosa complicada, a todas luces (jajaja, qué cachondo soy).



La llave del alba (1991)
Comienza a sonar el primer tema, Me falta el aire, y el oyente desprevenido pega un brinco. ¿Qué es esto? Este hard rock (a veces más directo, caso de Provocación, a veces muy pausado y melódico, Alma del diablo, por ejemplo) no se parece un carajo al tema que cerraba su anterior disco. Superado el estupor inicial, las canciones van pasando y uno se da cuenta que el disco es, no bueno, si no muy bueno. Incluso quizás, el disco más completo de los cuatro, aunque claro, te tiene que molar el rollete.
El cambio no es mágico. Entre la formación del Guerrero y la de este disco solo queda el cantante, habían pasado tres años y los 80 habían quedado atrás.

Pero como digo, este es un disco sensacional. No ya solo porque, salvo el infumable Bailar con Satanás, todos sus canciones sean buenas, es que en la primera mitad son singles uno detrás de otro. Una pasada, vaya.
Cuando algo es tan bueno cuesta hasta comentar cosas. ¿Qué se supone que debo decir? ¿Qué las melodias de voz me encantan y se te quedan en la cabeza pidiendo ser silbadas al ir por la calle? ¿Qué las canciones están bien hechas y tienen gancho?

En fin, este es un disco que me atrevo a recomendar a cualquier persona a la que le mola el rock. Os dejo con el videoclip de Me falta el aire. Al loro con la interpretaciones del cantante y la muchacha cuando se quedan papando moscas.



Oro y cenizas (1993)
Si en el anterior disco ya costaba encontrar a los Pedro Botero de los primeros discos, en éste es directamente imposible.
Esto es puro AOR, musical y letristicamente. La versión de Have you ever seen the rain nos da la medida de lo que está sonando en nuestro ordenador. El cover, por cierto, no está nada mal, aunque reconozco que esta interpretación fue la primera que escuché del tema y eso siempre marca.

El disco en sí es muy homogéneo, no tiene temas malos pero tampoco ninguno destaca excesivamente. Mis temas favoritos probablemente sean Cansado de esperar y Quiero tenerte otra vez. El segundo es el corte que he escogido. Aviso de que esto es solo para fans del estilo.
El tema que da nombre al disco, Oro y cenizas, es una instrumental tranquilota, aunque en el solo de guitarra se jeviatiza un poco.
El disco se cierra con una segunda versión de la canción Pasajero de los vientos, que ya estaba en el anterior disco pero que entre tanto temazo no destacaba como lo hace aquí. Hicieron bien recuperándolo.

La portada es chunga, chunga. Me retrotrae a primeros usos del ordenador, cuando jugaba a imprimir en distintas tipografías y tamaños (¡en MS-DOS!) las invitaciones para algún cumpleaños en El Parque de Atracciones.
Además me recuerda a la portada de Las Chinas, que no se dónde vi el otro día. Horrible, vaya.



El estatus actual del grupo no sé cual es. Tocaron en el Leyendas del Rock de hace... tres años, creo, y se centraron en su material AOR, salvo un par de concesiones a himnos de los dos primeros discos como Desertor, pero me da la impresión que se trató de una reunión puntual como las que, tengo entendido, hacen de vez en cuando por su tierra.

Un muy buen grupo.

Con una copita encima, como si lo fueran...

sábado, 20 de noviembre de 2010

CIENCIA-FICCIÓN GUARRA 39: KEY OF AWESOME

Broncas pegamin XV: Kirk Hammett VS la infancia

La paternidad no es algo sencillo. Duermes mal, tu mujer no te hace caso y el retoño, no es ya que tenga unos ojos que no se parecen a lo tuyos, es que el cabronazo es más negro que el tizón.
Complicado, muy complicado.
Si yo fuera el notas de la Formula 1 diría algo como "Pro-ble-mas para el ca-sa-dooo, ese hijo se parece al dueño del colmado"

En esa tesitura se debe encontrar el popular guitarrista Kirk Hammett, porque cuando vio la oportunidad de desquitarse, de dar un puñetazo en la mesa y decir "soy una rock star, no tengo porque aguantar esta mierda", a fé que la agarró.

Y si no, miren el vídeo que ha puesto en alerta roja a Protección de Menores.



Pero oigan, esperen, no se vayan, que aún hay más. Nos llega un teletipo a la redacción del pegamin con el siguiente segundo vídeo. Observen el ángulo de cámara que ha hecho bautizar esta interpretación como Kick and Destroy.



Eso no es casual, ¿eh? Ahí hay rabia, ahí hay dolor, ahí hay ¡ay!.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Por fin juntos (I)

La derecha se aproxima a la izquierda y ves como esas entidades se acercan peligrosamente, caes en la desidia de pensar que todo se va a la mierda y te rascas el ombligo al mismo tiempo que te quitas la pelusa pero a la vez piensas hay esperanzas, otro mundo es posible clama tu hemisferio solidario, y te acuerdas de tu vecino del primero que logró rehacer su vida ahora que solo está enganchado a la metadona.

Eres una paradoja viviente, de un mundo al que no perteneces, especial, te crees especial, único, irrepetible e inclonable, el propietario único y administrador parcial de su informe contenido. Te abruma el sinsentido de esta parrafada y piensas ¿qué hago aquí en pegamín con cuatro décadas?



Pero abres la ventana y todo parece mejorar, una paloma está siendo fagocitada por un gato de movimientos róboticos como salido de una peli de Bert I. Gordon.

Vives en una chabola acartonada oliendo a pobre, o te paseas elegantemente en tu Corvette mirando de soslayo a tus proletarios congéneres. Da igual, porque tu existencia carece de sentido ontológico y tus pretenciosas cuestiones no van a mutar bajo ningún caso tus propiedades organolépticas.

Te miras abajo y ves un cilindro de carne inerte, inmóvil, aunque al moverlo con sutileza se balancea pendularmente. Se te cae el pelo, o más bien está descendiendo porque tu vello corporal no conoce límites y ya empieza a unirse tu barba con el resto del cuerpo. Una hiedra humana, reflexionas. Como Sean Connery, te consuelas falsamente ¿Qué es esto te preguntas, a ti o a cualquier ser superior que quiera escucharte en medio de tu salón mirando a ese rancio anaquel heredado de tu familia falangista? Silencio. A la mierda, te respondes en reverberación, si en realidad lo que mola, lo que realmente guay es que el universo se expande y que la entropía que regula sus leyes lleva a malformaciones de un mal gusto que no te conciernen en lo más mínimo.



Pero qué cojones, por fin juntos piensas en un acto de brillantez y recuerdas ese restaurante libanés con una bandera de Brasil en el que se servían unas exquisitas caipirinhas. Por fin juntos retumba en tu cabeza como un taladro mecánico. Por fin juntos. Enciendes la radio y escuchas una de los Rolling versión chill, por fin juntos, recapacitas y ya empieza a parecerte este un planeta habitable. Enciendes la tele y Fraga juega una partida de mus con Carrillo. Por fin juntos. Te desesperas, y en un arrojadizo acto de valentía le pones nocilla a esas lentejas que te había enviado en un tupper tu madre del pueblo. La ansiedad que te había generado ese refresco hiperazucarado comienza a descender y un pensamiento analgésico ronda tu cabeza: POR FIN JUNTOS.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

La colección Savitski

Si Asia central es la gran desconocida del planeta y Uzbekistán es su espectro, entonces Karakalpakia es inexistente. Es un no-lugar. Al oeste del país, Karakalpakia es una región semiautónoma que basaba su economía en la pesca por su cercanía al mar Aral. Pero se secó dejando a toda la población empobrecida. La capital, Nukus, encarna esta escasez con un tufo comunista de construcciones cúbicas y avenidas anchas llenas de vacío. Rodeada por kilómetros de desierto y sometida a temperaturas de 50 grados, se encuentra a unas 14 horas de Tashkent y a tres días de Moscú en tren, pero su enclave en la Asia profunda ha sido el causante de una evolución histórica peculiar.



Los soviets fueron los primeros en sacar partido al aislamiento de Nukus cuando construyeron una central de armas químicas. En este momento de la narración, voy a hacer un inciso para resumir la ciudad, por si no ha quedado claro: Remota, insignificante, miserable, agónica, soporífera, y ahora además atestada de contaminación. Pasear por sus calles de noche ofrece toda una galería de personajes de terror. Adolescentes con síndrome de down borrachos, decúbito lateral en las aceras, indigentes mutilados y niños descalzos que te miran. Un escenario inusual para el siguiente acontecimiento que la va a colocar en el mapa: convertirse en la sede de una de las mayores colecciones de arte vanguardista soviético del mundo.



El responsable de esta hazaña es un tal Igor Savitsky, personaje que revertió la colaboración con el régimen y se burló de él en las periferias de sus narices. Comenzó en los 60 como una colección de arte local para la que compiló artesanía y joyería producida en los yurts, pero su pasión por la vanguardia dio un giro al repertorio. Empezó a viajar por la Rusia soviética con la misión de comprar obras de pintores que habían acabado ejecutados, en gulags o en instituciones mentales por no seguir la estética del realismo socialista. El criterio utilizado era su preferencia personal y sus finanzas, las proporcionadas por Stalin. Cuando se agotaron vendió sus posesiones y cuando se arruinó, emitió pagarés y muchas promesas a los familiares de los artistas.
La compra de arte se convirtió en una obsesión en su vida. Si Schindler salvaba judíos, Igor entró en una espiral obsesiva de rescate de obras destinadas a desaparecer. El estado de la mayoría de ellas era lamentable, algunas utilizadas por la tela del lienzo como cortinas y paños. En total se hizo con 82000, de las cuales el centro expone solo una fracción. El resto está apilado en almacenes cuyo método para combatir la humedad son palanganas de agua en las esquinas. La posesión de solo una de ellas hubiera supuesto un billete de ida a Siberia, pero su secreto nunca salió de Turkestán.



La colección expuesta hoy en día es brutal. Es muy ecléctica y abarca todo un repertorio de estilos e influencias. A mi uno de los artistas que más me gustaron es Vladimir Lysenko, y la obra que lo mató, Toro. Según mi guía, al que el aliento le olía a muerte y vodka, el régimen vio en la obra una alegoría del poder como una fiera o un monstruo. Después de hacerse pública, el artista desaparece y la familia esconde su producción. Los autorretratos de Valentina Markova son también impresionantes, muy virulentos.



Cómo durante tantos años esta colección pasó inadvertida es una pregunta que la agria fisonomía de Nukus puede contestar. Los locales viven convencidos de que un día el Aral recuperará su agua perdida. Pues sí. Será el mismo día que el resto del mundo se entere de la existencia de este museo y se formen colas como las del Louvre.

Putting the fun in the self loving

lunes, 15 de noviembre de 2010

Hardcore Krishna II -Shelter






EStos son cojonudos, salían en la MTV y en el concierto me lo pase puta madre dando botes, y de fetiche me lleve la entrada firmada...



Un día hace tiempo, en en los comentarios de este mismo blog, se ponían ejemplos sobre cruces improbables de subculturas, creo que se hablaba de heavys y skins, lo cual me recordó un montón a los jarcoretas Hareh Krishnas.

A priori puede parecer una opción vital poco coherente: hombretones rudos a los que les gusta la música rápida con cantantes gritones, que se pegan en los conciertos y espiritualidad basada en la meditación, la disciplina y las privaciones.

A principios de los ochenta, surge en Washington un estilo de vida asociado al hardcore, el straight edge. Eran jovenzuelos rapados , influidos por el mensaje político y social de los punkis, pero que habían visto demasiado del "vive rapido muere joven" y se decantaban por una forma de vida más "positiva", esto es no drugs, no alcohol, no promiscuity.
Lo que en principio era una reacción contra el ideal punki autodestructivo fue cogiendo cosas de aquí y allá como el veganismo o la liberación animal. Con el tiempo algunos grupos se radicalizaron bastante y se volvieron antiaborto, antigayers, etc y llegaron a tener algún protagonismo por cosas como atentados con clínicas abortistas o ¡carnicerías!, pero esto ya no viene al caso

A mediados de los 80, John Joseph "Bloodcot un simpático descerebrado neoyorquino, cantante de una banda de hardcore pionera en la mezcla con el metal, Cro mags, empieza a pasarsepor el templo Krishna de Brooklyn.
Quién sabe que pudo llevar a un muchachote recio y bruto como él a ese lugar, seguramente ligarse a alguna Hareh Krishna o aprender karate, pensando que aquella pagoda tenía algo que ver con el señor Miyashi y que le enseñarían a partir cabezas a patadas.
El caso es que la filosofía védica, debidamente simplificada supongo, consiguió influir en la banda hasta el punto de que casi todas sus letras del disco Best Whises girasen en torno a su nueva moralidad, aunque sin perder su agresividad. Además en esta época aparecieron en una pelicula bastante mala sobre un chico que se muda a un vecindario conflictivo e intenta enseñar poesía a los malotes del barrio (los propios cro mags).
En éste disco continuaron la fusión con el metal, cosa que no gustó mucho a sus fans y acabó llevando a la disolución temporal de la banda.

Después sacaron otro gran disco, Alpha Omega, se vuelven a separar y comienza un culebrón en que unos miembros se hacen con los derechos de la banda, con lo cual otros forman grupos que tocan exactamente el mismo repertorio, uniéndose y separándose indistintamente. Lo divertido de esto es que hasta hace poco se podía ver dos formaciones distintas de los cro mags


Volviendo al tema principal, la temática Hareh Krishna se infiltró gracias a ellos en el underground hardcore neoyorquinos influyendo a muchas otras bandas, siendo una de las figuras más conocidas del rollo Krishnacore Ray Cappo de Youth of today.


Este rollo pegó fuerte una temporada por los EEUU y por algunas casas okupa europeas, incluidas varias barcelonesas, desapareciendo sin mayor repercusión a los pocos años.


En Sudamerica y Europa del este sin embargo, por razones que se me escapan, sigue teniendo su público y una escena consolidada.


No he puesto muchas imágenes porque no quiero linkear imágenes de blogs, no vaya a ser que tengamos aquí una secuela a los axelitas vengativos del altiplano.

domingo, 14 de noviembre de 2010

sábado, 13 de noviembre de 2010

Berlanga y Muro



Hoy tengo la mañana un poco floja. Me había levantado con energía, bastante pronto para ser Sábado, pero he leído que Berlanga ha muerto y, aunque era cuestión de tiempo y su condición era bastante calamitosa, me da mucha pena. A veces pienso que el cine de Berlanga es el único inequívocamente español y el único camino por el que éste debería transitar. Sí, esto suena a boutade y sí, hay sobrados ejemplos que me contradicen; películas que se fundamentan en el esperpento y son una soberana mierda y películas que tratan temas inéditos en la creación española y brillan de forma imponente.

Hoy es un día gris para los que reverenciamos la comedia como el género más sincero y potente de cuantos existen. Para aquellos que pensamos que detrás de la risa siempre se encuentra la verdad.

A lo mejor a alguno de vosotros esta primeriza versión de Amos de la Oscuridad de Muro, con Tony de Sangre Azul cantándola, le anima la mañana.

El esperpento no tiene ni principio ni final

Minutos musicales

Contaba un día Ramón, nuestro Ramón, el hipersexualizado 77, que alguien le regaló una cinta de oldies que se abría con este "He's So Fine" de The Chiffons, la banda sonora de una pubertad que adivino chungalí y con una estremecedora mezcla entre pajotes, serie B y un rico mundo interior que él desagüaba al exterior utilizando su picha como grifo. ¿Qué nos enseña esto, amigos? En primer lugar que The Chiffons son una formación soberbia si pueden llegar al corazón de un puberto que ya se prefiguraba como fan de los sonidos del garaje punk más revenido, con una cama con 4 esquinitas guardadas por los Mummies, The Saints, New Bomb Turks o los Bum! (es un decir, pero ahí va la idea). En segundo lugar, que los oldies son una cosa bonita, que trascienden a cualquier otra consideración y que no saben de estilos o alineaciones tribales. En tercer lugar, para los que dudan de nuestra inquebrantable adhesión al polemista, que vean uno más de los puentes que hay tendidos entre nuestras putas madres y él. Al final, el joven Ramón, un poco por hormona y un poco por cansino, debió arruinar la cinta de tanto ponerla en su casette. Por tanto, sirva esto para que se retrotraiga un poco a los albores de su adolescencia, a la mutación que le enrronqueció la voz, le dejó un bigote a lo Lee Van Cleef y cambió el fuel de su depósito: de translúcido y brillante a blanquecino y espeso.


The Chiffons - He's so fine

jueves, 11 de noviembre de 2010

Religión pop 45

Pegamin: The Birth of Anonimous

Realidades Paralelas Pegamin

Wiki Leaks

Profesiones: Modelo de manos

Imagina por un momento que el mes pasado no te cortaste al abrir una lata de atún de oferta.
Imagina que hace cinco años no pegaste un puñetazo a la pared cuando ese idiota te vaciló y te quedaste con ganas de meterle una hostia.
Imagina que cuando eras adolescente no viste esa película bélica que te hizo pensar que jugar con el cuchillo pinchando en el espacio que hay entre tus dedos era buena idea.
Imagina que cuando eras un niño hubieras sabido distinguir entre agua fría y agua hirviendo.

Imagina, en definitiva, que tus manos no tuvieran más tara que la de haber agarrado tu polla y alguna teta operada. En ese caso, y siempre y cuando tengas unas manos que no parezcan salchichas, te podrías dedicar profesionalmente al modelaje de manos.

Y ¿en qué consiste ser modelo de manos? ¿Se trata solo de pasar un par de horas en posición estática para que te hagan fotos que capten hasta el menor detalle de tus falanges? Pues no, en contra de lo que pueda parecer es un trabajo muy sacrificado porque si quieres ser el mejor (y en el mundo de la moda, creerme, he estado ahí, el único camino valido es el que te lleva al número 1) debes estar pendiente del estado de tus manos en todo momento y evitar cualquier posible peligro.
Conozcamos la apasionante vida de Ashly Convington, quien traducción de google mediante, nos cuenta su día a día:

Ellas son mi herramienta de trabajo y como tal las debo cuidar, por eso uso guantes el 90% del tiempo para protegerlas del sol, de rasguños menores y para que se mantengan humectadas. Uno de "mis enemigos" es el papel, con él me puedo cortar con facilidad y fuera de eso me reseca los dedos. Varias veces al día me humecto las manos con un tratamiento de jojoba o de almendra en las cutículas. Por las noches me unto aceite de oliva extra virgen en las manos con manteca de cacao y vaselina. Luego me pongo los guantes de algodón.

Y añade:

Mi vida no es como la de cualquiera. En cada actividad debo tener especial cuidado. Una vez abriendo la puerta de mi carro me quebré una uña y eso me costó quedarme sin trabajo por un buen tiempo. Casi nunca cocino, no lavo la loza, trato de evitar el agua excesiva ya que eso también reseca mis manos y me tocó dejar de nadar con regularidad.

¿Sigues interesado en ello? Pues escucha los truquitos de esta fenomenal profesional sobre como realizar una campaña promocional de la mejor manera posible:

Cuando tengo que hacer un movimiento como espichar un sándwich para que se le escurra la salsa o botar un paquete de galletas en una canasta, me gusta inventarme un sonido que concuerde con la acción, eso ayuda mucho.

El mundo está lleno de modelos de manos, solo tienes que hacerte un hueco. Sigue el ejemplo de Fernando Sandoval, quien, desafiante, parece decirnos "yo me lancé a ello, ¿por qué tú no?"

martes, 9 de noviembre de 2010

Te encuentras cosas así por internet y te preguntas que cojones has hecho con tu vida.

AUTONOMIC BALLS












lunes, 8 de noviembre de 2010

Estilos de Vida Pegamin: La Cena



Párate en donde estés. Quieto todo el puto el mundo. Callarse todos vuestras bocas de zorra. Porque vengo a hablar del clímax de vuestra jornada. De tu mayor satisfacción diaria. Vengo a guiaros con mi Luz hecha de hostias grandes por la senda de las Tinieblas. Vengo a hablar, una vez más, de la segunda actividad humana más importante después de comer: La Cena. La alimentación. Y no cualquier tipo de comida: La comida más importante no solo del día, sino de los dos últimos milenios. Del tipo de comida del que se habla en la Biblia y todos los demás libros que dan confianza. La comida que los semidioses aprovechan para no hacer cosas importantes: La Cena.


..Y cena como un mendigo (para vivir como un esclavo)

El cuerpo humano necesita para ponerse en marcha de un "combustible": los alimentos. ¿Cómo afrontar una jornada escolar, laboral, incluso de ocio con el estómago vacío?

El resultado puede ser muy negativo:

  • No se rinde en la escuela.
  • Se cometen errores en el trabajo.
  • No se disfruta de la actividad de ocio prevista.


Ministerio de Sanidad
, Gobierno de España.


Hubo una época en la que se comía y punto, a la hora que fuese, lo que fuese y como fuese. Si había lentejas, se comía lentejas y si se servían hostias en la boca, se untaba el plato. Pero comer ya no es comer. Jalipar es ahora parte del Credo. Y hay una forma correcta de comer y muchas malas. Y hay una sorprendente masa de predicadores de lo Nutricionalmente Correcto licenciados en la Universidad de "Si suena bien, debe ser Bueno" dispuestos a todo con tal de hacer un poco mas gilipollas tu estilo de vida.

Y todos coinciden en una sorprendente apreciación: Desayuna fuerte, come poquito y cena una fruta o (¿Por que no?) un cuenco de cebada. Porque cenar es malo. Estudios científicos lo demuestran y tu te callas.

Y desayunar es bueno. Joder, desayunar a tope ahí con tus cerezas, tu pan integral, tu perro blanco abrazándote y dándote lengüetazas, tu pienso Kellog’s y toda la puta movida con biofrutas, mientras tu vagina chorrea desde tu banqueta de diseño hasta poner todo el suelo perdido.

Pero, ¿Por que? Os preguntareis, en vuestra ignorancia de la Ciencia: ¿Por que esta demonizacion de la natural urgencia del ser humano de atascarse el estomago al anochecer? ¿Y por que el desayuno es tan cojonudo? Joder, ¿No habéis leído la Doctrina con la que empezaba esto? ¡¡Pues porque si no, no das una en el trabajo, en la escuela o en tu ocio (véase comprando cosas)!!

¡Esa es la puta clave: El desayuno es la comida clave de la hormiguita productiva! Hay que desayunar un montón y cosas mogollón de naturales, porque si te vas a pasar el día comiendo mierda es mejor empezar temprano!!

¡¡Mantente activo desde primera hora del día y Produce y Consume A TOPE TODO EL DIA!!

¿Y a donde queria llegar con esto?, os preguntareis sabiamente: Pues a reivindicar la cena, a reivindicar las aspiraciones de todo Pegamin: Ser totalmente improductivo en tu horario laboral y un semidios de la opinión en Internet en tu tiempo de Ocio. Reivindicar nuestro derecho a comer como plutócratas y comportarnos como mongoloides. Agarrarle del pecho a los gurús del estilo de vida subnormal moderno, a todos los sujetavelas del stablishment, y decirles: Yo ceno como un oligarca romano hijo de puta, y dejo el water oliendo a honrado, botarate de mierda, vete a hacer jazz-spinning vestido con tirantes con la puta de tu vieja, porque, ¿Sabes que? Yo no necesito instrucciones para saber como comer.

Estilismos Pegamin (II): Hoy, tirantes

Vamos a ver, muchachos, vamos a ver...
Que por hacer la broma, un día te levantes y digas "me voy a poner los tirantes de cuando era enano" no quiere decir que luego salgas a la calle con ello. Y mira que os entiendo.
Yo mismo me he dejado un fino bigote a lo Hitler al afeitarme, por ejemplo. Pero claro, le pego el susto a mi compañero de piso judío "Deportieren!", nos reímos un rato y acto seguido me termino de afeitar parar salir al mundo hecho un señor... jeviata.

No me entiendas mal. Puedes hacerlo. Puedes salir a la calle con los tirantes bien visibles. Incluso puedes, como un caballero en el bar en el que estuve el sábado noche, ir con camiseta interior sin mangas y los tirantes por encima. Nadie intenta coartar tu libertad. Pero permítenos, eso sí, que nos partamos la polla a tu paso.

Porque los tirantes, nos pongamos como nos pongamos, son básicamente un accesorio para hacer de reír a lo loco.
Fesser lo vio claro y en El Milagro de P. Tinto nos enseño el uso más sensato de los tirantes; tralari, tralari.
Y es que, mirar si no al niño de la foto de la wikipedia, el mismo se descojona "Jajaja ¡llevo tirantes!" Y ojo, un niño puede llevar lo que le salga de la polla que siempre se dirá de él "mira que gracioso el jodío, va vestido de papa pitufo". Puede hacerlo. Tienen bula papal.

Pero tú, NO. Recapacita.



Como este es un blog 2.0, vamos a hacer un pequeño test. ¿Cuales de las siguientes imágenes son un ZOOLANDER y cuales no?

1.- Ejque son cannavales:


2.- Me termino la cerveza y te reviento:


3.- Jodíos diseñadores gomorritas:


4.- Yo me veo fantástico: