como los monos de gibraltar

martes, 19 de abril de 2011

Iconos Pegamin: The Rise and Fall of Porfirio Rubirosa (1ª Parte)

 -"¿Rubipor qué los matrimonios no te duran?"
 -"Porque las mujeres son como mis guitarras, me fascina tocarlas, pero me pesa cargarlas" (Entrevista a Rubirosa)
 
"La mayoría de los hombres tienen la ambición de ahorrar dinero; la mía es gastarlo" (Rubirosa)

 "No puedo trabajar. No tengo tiempo" (Rubirosa)





 "Entre otros señores y yo hay una gran diferencia: ellos pagan a las mujeres, las mujeres me pagan a mí” (Rubirosa)

"Rubirosa tiene una cosa/ que no sé qué será/ qué será/ qué será/ lo que tiene Rubirosa”. (Canción Popular).




THE FINAL COUNTDOWN

No todo en República Dominicana es perreo, resorts de lujo y dictadores. También hay espacio para, como diría Morrissey, playboys internacionales de primera magnitud como nuestro icono Pegamin de hoy: Porfirio Rubirosa. Ya ven arriba con qué tipo de personaje nos estamos jugando los cuartos. Para que se hagan una idea si Porfirio fuera Nick Furia en vez de S.H.I.E.L.D. su organización se llamaría M.O.S.T.R.O. Porque lo era. Y cómo.

Playboy internacional, vividor, mujeriego, mánager de boxeadores, guardaespaldas, tumbadamas, jugador de polo, latin lover, corredor de Formula 1, buscavidas, follador, chafardero, atleta sexual. piloto de aviones, jeta, diplomático, jaranero, chuloputas, bon vivant, buscador de tesoros y, a decir de Truman Capote, con una polla como una botella de Ponche Caballero.

Nuestro admirado Rubi -como gustaba que le llamaran en las farras- nació en una de nuestras más preciadas colonias de las Antillas: la hermosa isla de La Española (hoy República Dominicana, ayer Santo Domingo), en el año de 1909, en el seno de eso que sus padres de usted catalogan como una "familia bien" pero sin tirar cohetes (en ese estrato tan jodido que es "la clase media", cajón de sastre poblacional en el que cabe un muestreo censal de lo más variopinto y que se caracteriza por ser el grupo social que paga las facturas de los de arriba y los descalabros de los de abajo). Me da que ese quiero y no puedo, ese ni chicha ni limoná social, debió ser un castigo para nuestro Porfirio, jovencito con ínfulas, hijo de española en una isla donde eso, aún, era motivo de cierto prestigio, y de un militar nombrado - cuando Porfirio aún no se planteaba abrirse paso en la selva de la vida a pollazo limpio - Jefe de la Legación Diplomática Dominicana. La familia Rubirosa acaba en París y aquí es cuando Porfirio se prenda del glamour, del encanto europeo y de las chatis, amén de la bohemia y del hedonismo parisino, lo que reconfigura su sistema operativo de cholito. Porfirio, para bien de acaudaladas, bellas y famosas señoras -como se verá más adelante- se marca un destino en la vida: pillar con  millonarias y no dar un palo al agua ni un mal madrugón.
Estamos ya en 1926 y Porfirio está en unos plenos 17 años cuando papá Rubirosa ordena hacer las maletas pues el gobierno dominicano le ha destinado a Inglaterra. Porfirio, con buen talante, debió pensar que en las Islas no había el mismo nivel de cancaneo que en el continente y declina la oferta, anticipándose a esa exitosa franquicia cinematográfica que fue "Solo en casa", nada más que con superavit de pelos en los huevos. Entretanto, no se crean, entabla amistad con Ali Khan (el hermano de Sando), el fallido Aga Khan (de su padre, el Aga Khan III, el título saltó a su hijo, que sería el IV), otro fiestero y golfo como él solo, que acabaría desposando a Rita Hayworth, la del buchante (y a la que las malas lenguas atribuyen también un romance con Rubirosa). Es en esta época cuando empieza a desarrollar dos de sus grandes pasiones: el polo y meterla en adobo.

 -"No sé qué me pasa, Rubi, que no puedo dejar de sonreír".
-"Si serás golfa..."

Al tiempo, fatídicas noticias: Popá ha enfermado y la familia Rubirosa regresa a la cálida Santo Domingo. Nuestro Rubi pasa mucho de volver y, sin asignación semanal, se tiene que buscar la vida organizando combates de boxeo. Pero los Hados de la bohemia vuelven a abandonarle: superado por la enfermedad, el papuchi de Porfirio palma justito cuando uno de los dictadores más faranduleros de la Historia se hace con el poder en República Dominicana: Rafael Trujillo aka El hombre que se folló una isla. Es el Caribe, amigos, y todo esto que parece realismo mágico no es sino otro género muy conocido por el lector, el realismo sucio.



EL HOMBRE QUE SUSURRABA AL OÍDO DE LOS DICTADORES

El muerto al hoyo y el vivo al bollo, mis cuates. Enterrado su señor padre y fogueado por la noche parisina, nuestro Rubi se hace famoso en Santo Domingo la nuit donde empieza a forjar su leyenda de duermemozas. Antes de seguir permítanme un inciso: Rubirosa no era, y menos para el cánon actual, lo que se dice un tipo guapo. Tampoco era especialmente alto o fornido. Parece ser que, aparte de un nardo siempre firme como la Lanza del Destino, y de una apariencia física solo correcta, el verdadero magnetismo de Porfirio estaba en que, abriendo brecha para miles de famosos seductores latinos, era obstinado y romántico, esto es: un brasas meloso, lo que aderezado con cantidades de eso que se llama inteligencia emocional (que era un jeta, vamos) y de sus historias europeas, imagino, le fueron granjeando fama de playboy.

Estamos en 1930 y Porfirio había retomado sus estudios de Derecho por una promesa que le hace a su moribundo padre. En una recepción oficial coincide con el sátrapa Trujillo el cuál reconoce en Rubi a un follastras semejante a él mismo y le incorpora a su círculo íntimo sin saber que Porfirio acabaría tumbándose a su propia hija: Flor de Oro (otro inciso, con su permiso: no puedo obviar la maravillosa fantasía de la que hacen gala nuestros primos latinos a la hora de bautizar a sus criaturas; es como si en el ámbito latinoamericano, en la negra cabesita de cada pareja habitaran Brad Pitt y Angelina Jolie).

En una elipsis de lujo y fiestón nos plantamos en 1932 año en que Rubi contrae matrimonio con la hija del dictador. Por lo visto, y a decir de la propia Flor de Oro, la noche de bodas se la pasaron, como un homenaje de dos rombos a las aventuras del Correcaminos, corriendo alrrededor de la mesa mientras Porfirio esgrimía su cipote como un florete, intentando darle a la pobre Flor sus correspondientes puñaladas de carne.

Rubirosa va escalando puestos en la estructura oligárquica de Trujillo y en su ranking personal de chochos castigados por lo que, y aquí hay varias teorías al respecto, su suegro le manda en misión diplomática a Alemania no sé si esperando que el frío centroeuropeo le baje el tono o para que sus follandanzas no perturben a la pobre Flor de Oro, que tenía ya más cuernos que un saco de caracoles. Como buena fuerza de la naturaleza, la libido de Porfirio es bravida, indomable, y un asunto genital no aclarado hace que el Coronel Trujillo le declare "persona non grata" en su isla natal, enemigo del gobierno y ex-yerno en virtud del divorcio que se hará efectivo en 1938. Tanto es así, que incluso se dice que Trujillo envió matones a París en busca de nuestro icono. Está a puntito de finalizar el período de Entreguerras y Europa está tensa, vibrante, y, como una alegoría de la Alemania nazi, Rubirosa está a la conquista del su propio Lebesraum...y éste se encuentra en el cuqui de las señoras, claro.

(Continuara...)

41 comentarios:

Walter Thomas dijo...

Don Julito, palmas con las orejas.
En La maravillosa vida breve de Oscar Wao, hay una cuartillita contando las pillerías de Fuckface Trujillo que le viene a este su texto como dedo al culo.
Más Porfirio, ¡Más!

Anónimo dijo...

Un artículo copy-pasta escrito de forma bastante torpe: repetitivo y poco fiel a las fuentes:

"No less a penis expert than Truman Capote described it thusly: 'an 11-inch cafe au lait sinker as thick as a man's wrist', "

Nada menos que un experto en pollas como Truman Capote la describió así: un plomo [de pesca] color café con leche de 11 pulgadas [27'5 cm] tan ancho como la muñeca de un hombre.

http://popcultureinstitute.blogspot.com/2008/07/history-of-sex-porfirio-rubirosa.html

Don Julito dijo...

En qué quedamos? lo copio literal o no? tú díme que aquí estamos para serviros

MiguelAgnes dijo...

Qué bonito retrato, Julito!
Espero con impaciencia la segunda parte!

Anónimo dijo...

Lo copias de aquí y allá, obviamente, hay muchos blogs con entradas sobre Rubirosa, no es que hayas puesto algo novedoso. Pero hasta para copiar hay que hacerlo bien.

Don Julito dijo...

Ayúdame a hacerlo bien, POR FAVOR!!!

Walter Thomas dijo...

Según fuentes consultadas, el diámetro y longitud de una botella de Ponche Caballero corresponde inch by inch al plomo de pesca (¿Para qué?¿Para el puto Moby (Porfirio´s)Dick?)que, como bien señalas, comentan que comentaba el de Un cadaver a los postres.
Lo del color café con leche me niego a creerlo.
Mucho más bonito un pollón color papel de plata para adornar.
Mi porra para la siguiente entrada anónima:
"Eso lo hago yo mejor"

Anónimo dijo...

Tampoco hace falta enfadarse. Tú, Don Julito, sigue practicando, que dentro de 5 o 10 años podrás ser un bloguero notable. Y tú, Walter Thomas, chúpale el ano con moderación, para que no se le desborde el entusiasmo.

Don Julito dijo...

Pero enséñale tú, que tienes pinta de SABER DE TODO

Walter Thomas dijo...

Pelín flojo para salirte por peteneras.
A ese potente motor de búsqueda que usa tu computador para detectar "copy-pasta" le puedes sacar más rendimiento.

Abracito, piratilla!

Ana Rose dijo...

jajaja, 1977, muerde!!!, que van a empalar a tu amo, a su puta madre y al procesador de textos en la plaza del pueblo!!!

Quino San Clemente dijo...

A ver si me entero, que con este hilo me he perdío ¿el cipote de Porfirio inventó el Google tras mamarse una botella de Ponchelo?

Walter Thomas dijo...

Google se invento para listar todas las entradas del cipote ponchecaballeresco que inspiró a Stan Lee Y Jack Kirby en la creación de Silver Surfer.
Está clarinete.

Anónimo dijo...

Precisamente porque sé lo suficiente, me consta que "Walter Thomas", al igual que 1977, te chupa el ano como vocación vital. Además, bobito, si el caso es que te lo chupa con entusiasmo, no hay nada que enseñarle para que se modere. Pero vamos, esto es sólo un consejo, de buen rollo, caritativo. Sin acrimonia, eh?

Anónimo dijo...

Don Culito, qué pasa?

Don Julito dijo...

Nada, por?

Millana dijo...

Mi gustar mucho el pegamin xDDDD

Anónimo dijo...

Qué pasa, Culito?

Don Julito dijo...

Nada, por?

Transleitor Rezno dijo...

Venga tío, otro post de estos guapos, que tengo el google translator estropeado.

Don Julito dijo...

Vale...pero solo si me prometes que lo vas a leer todo y se lo vas a enseñar a tus amigos

Anónimo dijo...

Cuidado que éste es el mismo que le prometió a tu madre que le avisaría cuando estuviera a un tris del lefazo...

Tereso dijo...

A mi me recordó un poco a mi pasado este post... incluso las peleas en los comentarios, que me trajeron a la cabeza a las de mi familia a la hora de la cena. Muy bonito todo.

Don Julito dijo...

A tu pasado? fuíste un famoso playboy internacional, Tereso?

Tereso dijo...

No, lo único que guardo en común es que soy de colonias y que siempre voy "con el nardo siempre firme como la Lanza del Destino". También tengo dos nombres, pero eso es normal en las colonias, aunque el mío es bastante menos pomposo que el de la hija de Truji. Ah, y que siempre pertenecí a la argamasa que conformamos las gentes de clase media. Ahora soy más bien pobre.

Pero lo del recuerdo venía a cuento de la nostalgia geográfica, pero también por esas peleas originadas por las miniaturas de un corta-pega o que sé yo. Y como se fue alargando como chicle, casi hasta el paroxismo, como en los viejos tiempos del pegamín.

Corazamar dijo...

jajajajajajaja

zorrilla dijo...

don porfirio rubirosa
a mí me da como cosa

Anónimo dijo...

Pero ¿por qué le dáis cancha a estos subnormales? Baneo, baneo

Anónimo dijo...

Culito, qué pasa?

Don Julito dijo...

Mi polla por tu casa

Tereso...puedes desarrollarme eso que cuentas en un mail? no te asustes, se trata de una rutinaria auditoría...no te asustes....es al azar

Dr. Costrita dijo...

Se abre el telón, se ve a Don Julito deprimido por haber sido escarnecido por su "artículo" en el Pedorrín, y dos comentarios más tarde de "Walter Thomas" se le dibuja una sonrisa. ¿Cómo se llama la película? Fácil, eh...










































RAMÓN PORRERO SIEMPRE LA CHUPA DOS VECES (SUPERPRODUCCIÓN DE 1977)

Walter Thomas dijo...

Esta alusión a una de las grandes cuestiones, como es la vocación vital, me ha hecho juguetear con mis estupendos rizos mientras pensaba en esos sórdidos y oscuros veranos que has superado, con la huevada sudada, los risketos y tu madre aporreando la puerta del cuarto, pidiéndote que salieras a la plaza.
Y digo que me lo ha recordado, porque solo una educación sentimental de morlock low-cost, puede haberse forjado esta titánica figura de alargadísima sombra por los internetes, haber dado pie a esa sagrada misión, que es la tuya, de detectar copy-pasta como verdardera (y entera) vocación
vital.
Bueno, copy-pasta, y ano-lamedores.

Eso, o que estás opositando al Gran Surmano.

No obstante, tienes todo mi afecto, y te agradezco enormemente aparecer en tus oraciones.

P.D.:
Mentiría si dijera que un escalofrío no ha recorrido mis anchas espaldas al leer "me consta".
Que Guardia Civil old school ha quedado.

Kind regards.

Dr. Costrita dijo...

Muchas "constancias" has dejado en tu comentario, Walter. Muy picoleto.

Sigue jugando con los rizos del vello púbico de Don Julito. Te diría que como acto caritativo rezo, como pareces necesitar, para que algún día te conviertas en heterosexual, pero antes que la caridad está la verdad y la justicia, y lo tuyo no tiene remedio. Elton John al lado tuyo sería... Porfirio Rubirosa.

Walter Thomas dijo...

Por la oración a la heterosexualidad.
Titulazo. Registralo no vaya a postear Julito.
Que amazing queda lo de "antes que la caridad está la verdad y la justicia".

Me tienes ganado ladrón.

Anónimo dijo...

77 busca, busca!!!

1977 dijo...

Walter Thomas no soy yo, tontín de la pollita. Busca, busca!!

Walter Thomas dijo...

http://www.dramabutton.com/

Jean-Pierre Serradilla dijo...

Anda, el tonto de la mascarita hace una aparición pública. Qué casualidad. Por cierto es una máscara muy bien diseñada, y le oculta la tocha digna de oso hormiguero con la que busca lombrices en el ano de Don Culito.

Dr. Huysmans dijo...

Jean-Pierre,, tengo curiosidad, de qué nos conocemos.

Jean-Pierre Serradilla dijo...

De que me follé a tu puta madre, pringao.

Anónimo dijo...

Y después a la de Don Culito.