como los monos de gibraltar

martes, 27 de diciembre de 2011

La Pirámide del Amor en Casa Paco

9 años 9 fueron mi condena detrás de la barra en diferentes discopafs y barra de discoteca extrarradial dándole priba y charleta a la flor y nata de los mecánicos de la Ford, comerciales de lencería, empleadas del Corte Inglés y estudiantes. Aparte de broncas, borracheras, mezquindades y momentos torpemente sicalípticos, que son el fondo de armario del Bar de Copas (que se merecería, por otra parte, su propia carta del Tarot, entre los Arcanos Mayores), una de las cosas más curiosas que he presenciado es el calentón a tres bandas entre el camareta y la parejita de turno.


Ingredientes:
-Una pareja (da igual joven o madura, pero con muchos años de relación a sus espaldas).
-Un camarero (da igual feo o guapo, casado o soltero, pero que tenga motricidad fina y sepa articular palabra).
-Alcohol y/o cocaína (no obligatorios pero sí recomendables).

Modo de preparación:

Se coge una parejita de novios ya hastiados, de los que se les ha roto el amor de tanto usarlo, preferiblemente de los que gustan de inmolarse los fines de semana a base de J&B con Coca-Cola hasta lucir bufados (ellos) y con maquillaje corrido y el pelo sucio, como si vinieran de poner a caer de un burro a Bill Grundy (ellas). Se maceran convenientemente, durante 4 ó 5 horas en un adobo de alcohol de alta graduación, cocaína adulterada y abulia. De fondo (no es necesario) una selección de Grandes Éxitos de los 80's a base de A Flock of Seagulls, Men At Work, El Último de la Fila y New Order. Después de varios meses en éste plan, un par de momentos de rotura emocional con sus correspondientes episodios de celos y el colegueo con el camerero de turno -cimentado a base de rondas de chupitos a cuenta de la casa y la brasa de rigor en el after del barrio- llega el momento de emulsionar la mezcla. Para ello podremos usar las diferentes variantes en éste singular triángulo emocional:
-la piba que va soltando boutades cada vez más exageradas referentes a la fantasía de cabalgar al camarero hasta absorberlo por su coño y fagocitarlo para recuperar su amor propio, como un Rey Caníbal de los de los libros de Marvin Harris
-el tórtolo que se hace el colega y atiborra al sufrido trabajador a base de yeyo mientras amenaza con llevar a su agónica partenaire a casa para regresar al discopub y llevarse en volandas a su amiguito a quemar la noche.
-ambas situaciones al unísono pero no en paralelo.
-ambas situaciones al unísono, en paralelo y consensuadas.


Resultado: 
Dolor (físico y/o emocional). Drama griego con coro. Lagrimones. Sexo de tercera. Mala conciencia. Resaca. Tute psicodramático. Miedo a la muerte estilo Imperio y depresiones Bidermeier.

Modo de presentación: 
Desde aquí aconsejamos dos posibilidades:
-Piso saldado en Humanes de Madrid y vuelta a depredar en bares de copas (esta vez en comandos de una sola persona).
-Refuerzo de lazos entre la pareja y unas copas para celebrarlo y vuelta a empezar en el carrusel de las emociones extremas.

29 comentarios:

paca dijo...

Jajajaja. No hay cultura en este país que soporte el triplete.
Fetén Julito.

Anónimo dijo...

A ver Julito, corazón, tienes nostalgia?

Don Julito dijo...

Ninguna...pero el otro día, desayunando a primerísima hora en un bareto, fuí partícipe de una de estas movidas, con una piba diciéndole picardías al camarero mientras el marido le guiñaba el ojo anticipándole que esa noche iba a arder troya...de repente me acordé y sentí lástima por ese pobre currito del sector servicios

Anónimo dijo...

fagocitarlo, eh?

Anónimo dijo...

Otro gran ejercicio de copy-paste a cargo del funcionario underground.

Don Julito dijo...

Ajá, vaquero

Anónimo dijo...

Venga, una ronda de chistes en honor a todos los camareros obesos y bujarrones tan admirados en el Pegamín.


En esto que entra una mujer despampanante a un bar de estos de "tíos", se sienta y todos los hombres allí presentes se ponen a mirarla descaradamente...
-¿Qué va a tomar?-le dice el barman.
-Un vino, por favor.
-¿Pero lo quiere tinto o blanco?-le replica el barman.
-Tinto, gracias.
En eso que se lo toma, y tras unas palabras con el barman, éste la convence para que se tome otro... y así sucesivamente hasta que la mujer se pone como una cuba...Al rato queda dormida.
A la mañana siguiente, la mujer vuelve al bar y se sienta...No recordaba nadade lo que pasó después de tomar el primer vino...
Entonces le dice al barman: Un vino, por favor...y el barman le contesta:¿tinto o blanco, señorita?
La mujer contesta sobresaltada: ¡Uy, blanco, blanco..! Tinto nunca más, que escuece el coño.

Anónimo dijo...

No lo pillo

Tereso dijo...

Vaya chiste de mierda ano.
Buena entrada Julio, esa foto de los adobados la cogiste tú? me recuerdan esos pantalones a una compañera de primero de carrera pero que no compaginaba bien el ajustado blanco con la braga interior que prefería ella tenerla anchota en vez de hacer como la colega que se calzó un tanga que le marca bien el ojete. Como debe ser en estas situaciones.
Yo una vez trabajado en el sector servicios como dice el gilipollas de más arriba me encontré en una situación de dos amigas bien feas ellas que querían irse con servidor a domicilio. Lo ideal hubiera sido cortarle la cabeza a una y colocársela en el cuerpo de otra dejando los restos para reciclaje; pero mi principal temor era la cara de una, como con manchas, con ese tono como blancuzco enfermizo y manchas al más puro estilo yoncarra. Pero claro me entró el miedo en el cuerpo y recordé esas historias del chaval que aparece en la tina de su casa sin un riñón y me decanté por la soberana paja de toda la vida, dejando de lado una experiencia chunga con dos señoras depredoras.

Anónimo dijo...

Qué es tener motricidad fina?

Anónimo dijo...

Qué tonto eres, puto gordo.

M. dijo...

Una de las peores secuelas de los 80 es esa seudo modernidad del bar de copas, el disco pub, el pafeto enrrollao, como único referente estético de una generación con terror a no encajar.
Convirtióse al camarero sub empleado en oráculo ibérico de lo chachi. Al menos en Madrid tiempos hubo en que poner copas en según que sitios daba al pobre diablo así como un estatus, una cosa casi artística, una licencia para dar bulas o excomuniones de zeitgeist a los parroquianos.
Creo que ahora ya no pasa tanto, el gremio es cosa de sudamericanos, de tías guarras, y de búlgaros ciclados, que ya no sientan más cátedra que la de la supervivencia.
No sé que es mejor.

Anónimo dijo...

Así que el papá de Julito es un barman despechado...

Anónimo dijo...

que vuerva er purpooooooooooooo!!!!!

Anónimo dijo...

El papá de Julito es bedel

Anónimo dijo...

y cornudo!

Anónimo dijo...

son todos putos.

Don Julito dijo...

Digas lo que digas nunca te volveremos a admitir

Anónimo dijo...

Un señor que va a un bar.El camarero le dice:
-¿Que desea?
El tipo le contexta:
-Pues yo deseo felicidad,amor...
El camarero flipao le dice:
-No,hombre,no, que que va a ser?
El tipo contexta:
-Pues no se aun, si termino la carrerra seré ingeniero...
El camarero contextaq enfurecio:
-¡Que no coño que le sirvo!
El tio le responde:
-¿que ay?
Y dice el camarero:
-Pos na aquí trabajando.

Anónimo dijo...

Don Julito, no metas la nariz

Harebalo dijo...

Venirse al pegamín, que hay chistes!

Jarlll dijo...

y enanos en los bares!!

Triste dijo...

En mis lares se lleva mucho el pub con diana de dardos. Bueno, eso es más viejo que el mear, pero creo que aquí hay mucho afición. Hay toda una generación de mozos que matan el tiempo jugando a los dardos y así van pasando los meses y se perpetúa el rito de la cuadrilla. La cuadrilla es una cosa terrible, ya lo han contado Agnes y Benputa. Los jóvenes que no se echan chavala se enquistan en la cuadrilla, prietas las filas, y van a echar la partida de dardos el viernes y se apuntan al campeonato federado. Se piden una cerveza guapa de esas europeas y a echar la noche.

Don Julito dijo...

JAJAJAJAJJAJAJA!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Triste, pareces pasiego

armariodesordenado dijo...

Me ha gustado la entrada, bravo!

Triste dijo...

No soy pasiego, los sobaos me gustan, eso sí. En cualquier caso, Burgos y Cantabria se asimilan bastante bien y la influencia de este misterioso pueblo maldito alcanza al norte de la provincia.

Es un bonito viaje el que lleva desde aquí hasta la costa cantábrica, plagadísimo de lugares de poder pero de poder del malo. Primero hay que salvar las tierras del norte de Burgos, las que limitan con Palencia y son páramo y horizonte seco, y las que conducen a las montañas vaqueras. Sin ir más lejos, allá por el Escudo encontramos este curioso monumento a los caídos italianos
http://tinyurl.com/7s92rey

Macarrismo dijo...

Pues yo ese no lo conocía pero desde la carretera se atisba esta maravilla futurista dedicada a unos artilleros

http://tinyurl.com/7jjq2sj

Y en la carretera al Bilbao, creo, ésta otra, dedicada a Mola

http://tinyurl.com/77udo7w

Triste dijo...

En realidad, buscaba ese que has puesto del Puerto de Carrales, pero no me acordaba del nombre.

"El impulsor de este monumento fue el general Sagardía, que ya en la posguerra se convirtió en contertulio fiel de don Pío Baroja, a quien entretenía con sus disparatadas teorías nucleares y con fantasiosas conjuras de mesa camilla. El paseo por el interior del hayedo de Carrales ayuda a disolver el malestar que provoca la evidencia, unas veces monumental y otras ruinosa, de aquella pesadilla. Ya se sabe que el hayedo es la catedral del bosque y similar es su capacidad de seducir con una atmósfera mágica."