como los monos de gibraltar

lunes, 12 de noviembre de 2012

Mis canciones (I): Hoy, priest se examina

El frío internet no nos permite conosernos debidamente, pero eso va a cambiar con esta sección, auténtico recorrido músico-vital de los autores que se presten a formar parte de ella.

Para inagurarla, he escogido este tema del segundo disco de Centinela, que da nombre al grupo y que, sin ser mi favorito del grupo, se convirtió en mi fiel compañero de los años de la universidad, de tal manera que cogí la costumbre de poner la canción justo antes de salir de casa, mientras me ataba los cordones y me ajustaba el cinto de balas. Y es que amigos míos, yo no sé para otra gente, pero para mí ir a un examen de la carrera era como ir a la guerra. Esos exámenes interminables, de 3 y 4 horas, en los que no solo era necesario haber estudiado si no también, lo que en las ingenierias se llamaba "tener la idea feliz". Eso y una fuerza mental para no entregar el examen nada más recibirlo al ver que tenía preguntas verdaderamente ignotas (a un chico le fue peor, y en una de las últimas asignaturas de la carrera le dió un ataque epiléptico a los 10 minutos del sofoco de ver lo puto que era el examen) e intentar rascar décimas contestando todo. Todavía recuerdo escribir algo como "He olvidado la formula para obtener X, por lo que no puedo continuar el ejercicio, sin embargo, los pasos a seguir son los siguientes: 1º) bla bla bla".

Pues eso, que uno intentaba ir con la mayor entereza, energia y espiritu de lucha posible. La canción Centinela me ayudaba:


Otra anécdota: en los primeros años de la carrera, la presión de no verme capaz de aprobar me vencía siempre, y hubo varias veces que entregué el examen en blanco o sin terminarlo, creo que porque me asustaba intentarlo de veras y fracasar. En el dificilisimo examen de una asignatura que veo que ya no está en el actual plan de estudios, tras haberla estudiado muy intensamente y haberla suspendido ya dos veces, me levanté a mitad del examen para entregar la hoja. Entonces me acordé de la canción de Ñu "No te dejes ganar", me volví a sentar e intenté contestar todo lo que pude. Aprobé con un 5,3.

No te dejes ganar 
aunque tengas el mundo contra ti 
No te dejes ganar
aunque veas que vas perdiendo

Los coros los hacen las mujeres que luego se dieron en llamar "Las supremas de mostoles"

18 comentarios:

Miralasilvia dijo...

¿Suspendió en amor?

Anónimo dijo...

Si, no pudo aprobar:

http://www.youtube.com/watch?v=YC2C26RG32g

Antena 3 dijo...

tu cara me suena

Walter Th0mas dijo...

"me ajustaba el cinto de balas"
Esto es de subvención.
Priesito, eres el Pablo García del metal

http://www.abc.es/hemeroteca/historico-10-05-2005/abc/Deportes/pablo-garcia-me-despedi-de-mama-voy-a-la-guerra-del-calderon_202386730126.html

Anónimo dijo...

Eres raro, priest

paca dijo...

Qué entrada tan bonita!
Me ha dejado una sensación muy agradable de comunión, mis exámenes eran muy largos también. Las ingenierías resultan mucho más difíciles de sacar claro, pero los rollos que tenemos que escribir en filosofía llevan mucho tiempo, y hay mucha cabronada...

cómo es eso de que suspende en valoración popular?

M. dijo...

Tuve un compañero que llevaba a los exámenes relicarios viejísimos con huesecillos de santo incrustados, pelos de beatas, pellejillos de ángeles, cosas muy cerdas.

priest dijo...

Pensaba que la entrada no gustaria, simplemente

Teresito el negrito travieso dijo...

Me gustó Priest. Tus posts tienen el curioso don de parecer-ser honestos. por cierto, ¿nosotros tenemos que hacer algo?

priest dijo...

Bueno, si escribis algo para la sección, pues genial, ¿no?

Millana dijo...

Leerte me ha traído de nuevo toda la angustia de cuando era estudiante, yo fuí fracaso escolar, tenía fobia a los exámenes, sufría de impaciencia y si veía que no lo podía rellenar en menos de media hora lo entregaba en blanco y enrabietada. Que horror, qué horror todo.

Millana dijo...

Mis padres me apuntaron a las técnicas de estudio del Instituto Pascal y ahí me remataron, firmaron mi sentencia de muerte estudiantil.

priest dijo...

Ya, era un poco horrible.
Yo, en la última etapa de la carrera, ya me lo tomaba con más calma e iba en plan "Esto es solo rocknroll", que viene a ser el "nunca pasa nada" de los jevis, y que sigo intentando aplicar a casi todo para relativizarlo.

Miralasilvia dijo...

¿Cómo es eso del Instituto Pascal?

Anónimo dijo...

Serán esos que hacen los anuncios de la leche

Millana dijo...

Es esta mierda: http://bit.ly/PWyvoj
Tu fíjate en el perfil de la niña.

priest dijo...

Es un perfil muy de ecce homo restaurado, no?

Don Julito dijo...

No hay ningún loco, solo es leyenda / todo lo cuentan en la tabernaaaaaaurghhhhhhhhh