como los monos de gibraltar

jueves, 15 de noviembre de 2012

Pateando la calle: Se ha muerto El Golden

El Götterdämmerung, el cambio de paradigma, el fin de una época.

Las calles de mi viejo barrio se quedan huérfanas: se ha muerto El Golden. La Colonia, ahora, es menos insalubre, cierto, pero ese tonto, que era alegre como unas campanillas de plata, aunque espeso en su (falta de) higiene, pedigüeño, trolero, fantoche y un varas ha dejado un hueco difícil de llenar. En parte porque la tasa de esquizos parece haber descendido en la barriada y en parte porque El Golden retenía líquidos.

Esta vez parece que es cierto. Digo esta vez porque ya se me avisó de su fallecimiento y años ha, trotando por el parque, a punto estuve de quedarme muñeco cuando, en un banco, 98 kilogramos de ectoplasma  levantaron la mano y sentenciaron: "no corras que es de cobardes". Como dijo el otro las noticias de su muerte habían resultado exageradas y ahí estaba, con un celular Ericsson king size prendido del cinturón que nunca funcionó pero que llevaba "para ligar". Bien que me alegré, y no por empatía, pues las alternativas eran o un delirio repentino o una fantasmagórica aparición del más allá pero de las que no hacen cántaros de alfarero, como Patrick Swayze, y encima huelen mal.

Ahora me dicen que sí, que se ha muerto de verdad, que no hay duda, que el barrio huele un poquito mejor pero que ya nadie vende las pilas alcalaínas (sic).

14 comentarios:

Anónimo dijo...

la muerte no existe, que no te engañen, es slo un cambio de plano, un trasvase a otra realidad paralela donde se vive eternemente, eso se sabe hace muchos años pero no se difunde porque hay muchos intereses creados al respeto.

Anónimo dijo...

Y cuando te mandan a tomar por culo, tambien te vas a otro plano? Porque si es asi...

Anónimo dijo...

yo creo que no te he faltado el respeto,tu mismo te evidencias

M. dijo...

Siempre supe que volvería el costumbrismo al Pegamín. La espera ha merecido la pena.

Anónimo dijo...

Calla, gilipollas!

priest dijo...

¿De donde le viene el nombre?

Anónimo dijo...

a quién?

Anónimo dijo...

A tu puta madre

MiguelAgnes dijo...

En mi barrio un incauto abrió a finales de los 80 un pub elegante, con coctelería y barra forrada en capitoné de cuero. Lo llamó el Golden.
Tardó un año mínimo en ceder a la Realidad y a empezar a servir zuritos y a poner pinchos de txaka en la barra. Cada vez que la barra de capitoné en cuero recibía un lamparón de mayonesa, el pobre coctelero sufría en silencio.

M. dijo...

¡Capitoné!

Don Julito dijo...

Capitoné....se me dispara la imaginación

Millana dijo...

Capitoné es uno de los cientos de namings que ha usado Charlie Misterio para lo suyo, a mi gusta mucho pero le duró poco.

Anónimo dijo...

Pues ya sólo queda por palmarla tu puta madre y así el mundo será algo mejor!!!

Tereso dijo...

En mi barrio residía un tipo de barbas enormes al que llamábamos Tapera. Generalmente paraba en solares que por aquella época prosperaban en mi barrio en el barrio americano. Cada vez que cambiaba de ubicación era normal verlo con un váter que habría cogido de alguna obra o casa abandonada cercana y que le servía para realizar su arte de forma me imagino yo que más confortable. Nos solíamos cruzar con él porque los solares del barrio eran los lugares favoritos de los hijosdeputa que buscaban donde jugar al furbol.

El muy cabrón de Tapera gustaba del vino tinto en tetrabrick, claro, y no dudaba en pasar de casa en casa pidiendo monedas para comprar comida. En cuanto se la ofrecías directamente te mandaba a tomar por culo porque lo que quería él, como buen hombre de bien, era seguir chupando como una puta esponja.