como los monos de gibraltar

miércoles, 21 de julio de 2010

Discografías imperfectas: Manowar

Aunque para los profanos Manowar son solo “ese grupo con portadas de tíos cachas y chicas semidesnudas”, a los que nos gusta el heavy sabemos que detrás de algunas poses ridículas y actitudes difícilmente defendibles, se encuentran unos neoyorkinos que han compuesto algunos de los mejores temas del estilo.

Battle Hymns (1982):
El primer disco de los Manowar es en realidad un heavy-rock muy marchoso que solo en un par de canciones tiene la épica que dominaría la primera etapa del grupo.

Todas las canciones son destacables pero yo me tengo que quedar con el Battle Hymns que da nombre al disco, quizás mi canción favorita del grupo.

Como muchos sabréis, el disco incluye una narración de Orson Welles llamada Dark avenger, de la que tenéis un video en directo al final de esta entrega de Discografías imperfectas.


Into glory ride (1983):
Uno de los discos de Manowar que menos me gustan. No es que sea malo, tiene alguna canción que me mola bastante pero su pretendida epicidad no me termina de enganchar, cosa que si consiguen los dos discos posteriores, y en general se me hace pesado.

La portada sigue causando sensación entre los peleteros, eso si.


Hail to England (1984):
Con un esquema parecido al Into glory ride, sus resultados son mucho mejores y las canciones me gustan mucho más.

Desgraciadamente con este disco se inauguran las canciones tostón consistentes en un solo de bajo de Joey diMaio pero se lo perdonamos por componer temas como Blood of my enemies o este Each dawn I die que he puesto.


Sign of the hammer (1984):
Con un producción que, no sé si de forma pretendida o no, es terriblemente sucia, Sign of the hammer cierra la primera etapa del grupo y con ella terminan las canciones de auténtico epic metal.

Siendo como es mi disco preferido del grupo, me cuesta bastante escoger una canción a destacar porque salvo Thunderpick, el solo de bajo de turno, todos los temas son cojonudos; All men play on 10, Animals (con unas voces extrañísimas haciendo “coros”), Thor, Mountains, Sign of the hammer, The Oath y Guyana. Ahí es nada.
La mejor elección para iniciarse en el epic metal.



Fighting the world (1987):
Con portada claramente copiada del Destroyer de los Kiss, con este disco comienzan los Manowar más comerciales (dentro de los parámetros del heavy metal) y se acuña un esquema de canción perfectamente reconocible que utilizarán en el resto de sus discos.

A pesar de que los singles fueron Fighting the world y Blow your speakers, tiene temas mejores. Una de mis favoritas, por mucho que esté ya un poco sobada es Carry on. Pegamines, encender vuestros mecheritos al escucharla.

Este disco también cuenta con una pequeña parte narrada por Orson Welles en la épica canción Defender.


Kings of metal (1988):
Mi disco favorito de esta segunda etapa. Aunque tiene alguna canción un poco chusta, el resto es un pim pam pum bocata de atún de heavy metal a toda mecha. Bajando las revoluciones hay algún tema como The crown and the ring y Kingdom come pero son tan jodidamente guapos que no se le puede poner ningún pero. El primero, además, tiene los clásicos delirios de grandeza manowareros, en este caso consistentes en grabar dentro de una iglesia con su correspondiente coro de cien monjes.

El disco incluye en algunas ediciones la indescriptible Pleasure slave, una “canción” que todavía hoy deja turulatos a aquellos que prestan atención a su machista letra.


Triumph of steel (1992):
Aunque la opinión mayoritaria, a la que me adhiero, es que el tema de casi 30 minutos que narra el drama de Aquiles “Achilles, Agony and Ecstasy in eight parts” es un coñazo de proporciones épicas, me consta que hay quien disfruta una barbaridad al saber que el inaguantable solo de batería que tiene en el medio es una representación de la fragua de Hefesto, donde se forja la armadura de Aquiles.

Gustos griegos a parte, el resto del disco está bastante, bastante bien, con temas clásicos como Metal Warriors y otros que son de mis favoritos de Manowar, destacando The power of thy sword, The demon’s whip o Spirit horse of the Cherokee pero lastra una duración excesiva.



Louder than Hell (1996):
Unánimemente considerado una decepción, pese a tener algunas canciones muy buenas como The gods made heavy metal o Brothers of Metal Part 1 es un disco sin demasiada chispa. Los temas están todos hechos con el molde que crearon en Fighting the world y perfeccionaron en Kings of Metal pero sin darle ningún puntito de originalidad.

Aunque como tema es bastante corrientito, muy en la línea del disco, Power tiene a un Eric Adams (uno de los mejores cantantes de heavy, sin duda) pegando unos alaridos que da gloria oírlos.


Warriors of the world (2002):
Este disco es tan irregular que parece hecho a posta. Si fuera un vinilo, se diría que la cara A es infumable mientras que la cara B mola un huevo.

Que coñazos como Swords in the wind compartan espacio con cancionzacas como House of dead es un misterio y casi parece una burla.
Que el disco, además, incluya una versión del Nessum Dorma y del American Trilogy ya no sé cómo tomármelo.



Gods of war (2007):
Ida de pinza total y absoluta.
Atención, ojo al dato, repito, ojo al dato, éste es un disco de 16 canciones y 74 minutos de duración en el que prácticamente todas las canciones son intros, outros o narraciones con orquestación. Los Manowar nos colaron una puta banda sonora con poco más de tres canciones al uso, de las cuales solo una, Loki, es realmente buena.
Inaguantable.


Por lo demás, Manowar llevan ya varios años sacando dvds en directo cada dos por tres (solo de la saga Hell on Earth tienen cuatro [Yo tengo el segundo] Para completistas, el solo de CASTAÑUELAS que se marca Joey en España está en el tercero) y en breve sacarán nuevo disco. Las canciones de adelanto no tienen del todo mala pinta aunque en su gusto por rizar el rizo y extremar tanto sus acciones hasta que más parecen una parodia spinaltapera, han sacado una balada en 16 idiomas, incluyendo el castellano. Si, da mucha, mucha grima.


Con Ross the Boss

32 comentarios:

Anónimo dijo...

Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de su esposa, cuando vio a un hombre chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.
El hombre se dirigió al chino y le pregunto, levemente burlón:
- " Disculpe señor ¿de verdad cree usted que el difunto vendrá a comer el arroz?
- " Si ", respondió el chino, "cuando el suyo venga a oler sus flores ..

Haciendo Amig@s dijo...

¡Cojonudo, Priest!

Haciendo Amig@s dijo...

Y hablando de otra cosa... ¿quién es el cabronazo que está ligando con una tía, la tal Clementina, por el formspring? ¡PERO ESTO QUÉ ES!

PacoclavelbarraDivine dijo...

Sr. Haciendo, si usted le llama ligar a eso me pondré muy triste.

A una lo que le escama es lo mencionado de pegamin en todos sitios.

Sr. Priest, a los pies de usted.

Haciendo Amig@s dijo...

No estarán a poner a parir. Me parece bien. Eso nos dará una falsa sensación de superioridad moral que nos permitirá romper todos los límites y sumir internet en el puto caos, que es donde debe estar.

culónimo dijo...

el cola caos, por aquello del efecto paca

Haciendo Amig@s dijo...

Me estoy leyendo y viendo todo lo del post de priest. No sabía lo de las narraciones de Orson Welles, que además las ponen en sus conciertos. Qué gozada. Y además se grabó específicamente para el disco. Me imagino a un Orson Welles alcoholizado declamando sin saber muy bien para qué.

Macarrismo dijo...

A mi la verdad el epic metal y el speed metal seguramente sean los dos subgeneros de metal que menos me gustan, no acabo de pillarles el tranquillo

1977 dijo...

Yo me quedé en el thrash. De hecho yo nunca fui jevi realmente, fui thrasher.

Anónimo dijo...

El trash tiene sus punticos, pero uno es un diletante del hard rock clásico y del stoner rock, y es que la psicodelia me puede.

Pero Man O War no me llama, ni me llamó, aún así pedazo de post se acaba de marcar el Sr. Priest, que es de los únicos que está escibiendo.

Además después de que me picara uno de estos infames multiseres este año más temor me infunde cualquier cosa relacionada con los putos japanese manowars.

priest dijo...

Paca, por Dios levanta, ¡que van a pensar!

HaciendoAmig@s, lo de Welles por lo visto es tan sencillo como que les hizo gracia y se lanzó a ello.

Yo no soy un entendido de epic, conozco lo básico pero bueno. Desde luego no es un genero que entre a la primera.
En el próximo Minutos Musicales pondré un tema de Manilla Road que quizás guste al último Anónimo por sus toques psicodelicos de finales de los 70 (Aunque no se lo merece por escribir "trash" en lugar de "thrash").

Macarrismo dijo...

Hombre el stoner lo psicodelico y esas cosas merecen mencion aparte dentro del metal, creo yo.

Garbage Man dijo...

Le presento mis disculpas y un látigo para que ejerza azote.

Profesor Farnsworth dijo...

En directo son inaguantables. Un concierto de 2 horas contiene 5 canciones, lo demás peroratas del cantante (que como dice Mike Muir de Suicidal Tendencies todavía vive con su madre!?).
Eso sí cuando suena el Kill the power se te olvida to.

Servicio de Inteligencia Pegamín dijo...

la tal clementina probablemente me gane a un pulso - http://clementinaenbrasil.blogspot.com/

Y de cara más bien podría ser la(el) de la portada.

Anónimo dijo...

A la tal Clementina ya que aquí no se la arregla a debido ir a Brasil a practicar turismo sexual

PacoclavelbarraDivine dijo...

Puedo con el satanismo, me flipa el exceso dramático, pero con lo que no puedo es con la absoluta condición de emocionados de los pobres epicmetaleros, no puedo con ellos. Tienen todos los defectos de los heavies y además un claro problema para distinguir su drama de la vida. Esto pasa con varios de los subgéneros, pero con el epic la cosa sangra.
Una se ha alejado mucho del heavy, básicamente porque hace mucho que no oigo nada que me sorprenda. Me quedo con los clásicos y algo de metal progresivo para las novedades

Amor por el metal dijo...

Yo siempre recordaré con una sonrisa aquel comienzo de canción con una abuelito contándole a su pequeño nieto la leyenda de ¡THE KINGS OF METAL!. Cuando el vejete pega el berrido me descojoné de la risa.

Millana dijo...

Pegamin es un buen blog.

Servicio de Inteligencia Pegamín dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=7tiv46CHlBQ

vinisius de morais dijo...

por la trompa de clementina
cabe un mundo de cocaína

Intertextualidad al cubo dijo...

No se AMillane: "Empecé siendo barroco, como todos los jóvenes escritores y ahora trato de no serlo. Intenté también ser anónimo pero cualquier cosa que escriba se conoce inmediatamente".

Millana dijo...

¿Es una adivinanza? ¿Hay premio?

PacoclavelbarraDivine dijo...

Ms. Millana, el premio es que comente con nosotros.

Geiser de Amor dijo...

Aquí el premio, siempre, es una lefada en la boca, guapa.

Anónimo dijo...

Ganadora del concurso por aclamación: la señorita Millana

Don Julito dijo...

Os escribo desde la Atlántida para deciros que mi disco favorito de Manowar es el Triumph of Steel, y mi tema favorito el Black wind, fire and steel y que desde aquí os pongo los cuernecitos y felicito a Priest


aguante Pegamin!!!

Don Julito dijo...

Os escribo desde la Atlántida para deciros que mi disco favorito de Manowar es el fighting the world, y mi tema favorito el Black wind, fire and steel y que desde aquí os pongo los cuernecitos y felicito a Priest


aguante Pegamin!!!

Rudo Curtir dijo...

Los Manowar son dioses.

Rudo Curtir dijo...

Y Manowar se lee con acento en la o, que mola más.

Triumph of the world dijo...

Julito, ¡chaquetero!

PacoclavelbarraDivine dijo...

No. Persona grata y de vacaciones. Espero que lo pase bien en la vecindad. Aunque nunca he comprendido que ve la gente en Gran Canaria como isla. Salvo la capital y sus demenciales salidas y entradas. El resto es un enorme secarral, sin la gracia de un desierto, yermo pero aún así abigarrado.
Debe ser por eso que tienen más vida cultural, en la 'city' al menos.