como los monos de gibraltar

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Amor y pedagogia


En el primer capitulo...

 "Cuéntenos, cuáles de los géneros literarios le hacen titilar como animal y como cuerpo luminoso?"
"El teatro me encanta, me mete muchisimo (...) la pregunta de Macario."

En cuanto a la novela, ahora mismo lo que me la pone más dura son los tochacos rusos; esos cabronazos que te obligan a aprenderte tres o cuatro nombres por cada uno de los cientos de personajes que desfilan por sus inacabables tatuajes, digo... páginas.



En estos momentos, sin embargo, estoy leyendo una novela muy cortita de Unamuno llamada "Amor y pedagogía" que me está gustando una barbaridad. Me parece divertidísima, pero no sé si entronca con un sentido del humor muy español con el que yo me troncho pero que para otra gente no tiene ni pizca de gracia. Hablo de un señor muy culto, Don Avito Carrascal (ya solo el nombre me parece cojonudo), que decide casarse y tener un hijo para desarrollar su teoria de que cualquier hombre puede ser un genio con el debido acondicimiento pedagogico. Su método, como veremos en el parrafo a continuación, comienza incluso antes de nacer:

—¡Vamos, Marina, un poco más de alubias!...
—Pero si no me apetecen..
—No importa, no importa... ahora tienes que comer más con la reflexión que con el instinto, más con la cabeza que con la boca... Vamos, un poco más de alubias,alimento fosforado... fósforo, fósforo, mucho fósforo es lo que necesita..
—Mira que luego no voy a poder comer la chuleta...
—¿La chuleta? ¡no importa! ¿carne? No, la carne aviva los instintos atávicos de barbarie... ¡fósforo! ¡fósforo! 
Y Marina se esfuerza por hartarse de alubias.

Continua nada más terminar el parto:

El padre le coge y le lleva a la balanza, a pesarle; luego a una bañera especial que a prevención tiene, y ¡adentro del todo!, que le cubra por completo el agua, para ver en el tubo registrador el número de litros que ha subido, el volumen. Con peso yvolumen deducir
á luego su densidad, la densidad genial nativa. Y lo talla, y le toma el ángulo facial y el cefálico y todos los demás ángulos, triángulos y círculos imaginables.

Y se desarrolla en serio en paralelo con el crecimiento del muchacho, Apolodoro:

Esto fue ayer y hoy encuentra Marina a su marido pinchando al niño con una aguja, interrumpiendo del sueño su corazón de madre, exclama:
—¿Pero estás loco, Avito? ¿qué haces? 
Y el padre sonríe, vuelve a pincharle y contesta:
—Tú no entiendes...
—Pero, Avito —añade con mansedumbre.
—¡Es que estudio los actos reflejos!
—¡Qué mundo este, Virgen Santísima! — y recae en el sueño. 
Y aún le queda por ver esto otro, y es que haciendo que Apolodorín se coja con ambas manos del palo de la escoba le levanta su padre así en alto. La madre tiende losbrazos ahogando un grito, y el padre con enigmática sonrisa dice:
—Esta fuerza de prensión, propiamente simiesca, la perderá luego. Nuestrotatarabuelo el antropopiteco y nuestro primo segundo el chimpancé...
—¡Qué mundo este, Virgen Santísima! —y adéntrase aún más en el sueño.
Otras veces es ponerle una vela ante los ojos y observar si la sigue con los ojos, o hacer ruido para llamarle la atención. Y en estas y las otras he aquí que al arrimar el niño su manecita a la lumbre de la vela se quema y rompe a llorar y tiene su madre que acallarle d
ándole el pecho, mientras la madre le tapa la boca con la teta para que no pueda llorar, Avito:
—Déjale que llore; es su primera lección, la más honda. No la olvidará nunca,aunque la olvide—y como la madre parece no fijarse en el profundo concepto, prosigue el padre: 
—Así aprenderá que el dedo es suyo, porque ese llanto quería decir: mi dedo ¡ay! mi dedo. Y del mí al yo no hay más que un paso, un solo paso hay del posesivo al personal, paso que por el dolor so cumple. Y el yo, el concepto del yo... 
Al ver con qué ojazos desorientados le mira Marina, se calla Avito, envainándose el yo.

http://de.scribd.com/doc/103388358/Unamuno-Miguel-de-Amor-y-pedagogia

20 comentarios:

paca dijo...

Qué peligro tiene Unamuno.

Anónimo dijo...

Por qué, Paca, no nos deje con la intriga

Amónimo dijo...

bueno, bueno, llega a pasar el biógrafo de ronda y se jarta.

aquí llego dijo...

pues tiene peligro por el polimorfismo sexual diverso que se oculta tras su aparente reciedumbre castellana, por ese desafío secreto, ingenuo-perverso, a la homonormatividad tecnificante, verdad que sí Paca majo? Si es que son gilipichas y hay que explicárselo todo

En cuanto al jebaco, bien chaval bien, entre disco y disco de megadeth empleando tu tiempo en lecturas sólidas. Por cierto, no encuentras mucho curro por allí no?

Millana dijo...

Muy bien todo ¿eh?
Muy bien todo.

priest dijo...

Pues no, macho, no encuentro nada. ¿No conocerás a alguien que me pueda colocar en algún lado, no? Me vale cualquier cosa; biografo, articulista de revista de moda, pope del underground, drogota ... lo que buenamente pueda ser.

Anónimo dijo...

La Feis, La Esperansi y La Charitín, quienes son??

Anónimo dijo...

La Feis, La Esperansi y La Charitín, quienes son??

Anónimo dijo...

La Feis, La Esperansi y La Charitín, quienes son??

Anónimo dijo...

La Feis, La Esperansi y La Charitín, quienes son??

Anónimo dijo...

La Feis, La Esperansi y La Charitín, quienes son??

paca dijo...

qué hilo!

priest dijo...

Yo estoy con el anonimo que me gustaría que dieras tu opinión sobre UNamuno. El libro me ha gustado mucho.

paca dijo...

No soy experta, y adaptando libremente a Wittgenstein de lo que no se sabe decir nada correctamente mejor callar.

Tereso dijo...

Paca, creo que te quiero.

paca dijo...

Teres0?

Ender dijo...

A mí me pasa igual, Paca. A ver si es que nos han echado algo en la mente colmena...

Miralasilvia dijo...

Priesito, esto es humor de viejos. Necesitas un tratamiento rejuvenecedor.

priest dijo...

Jó.

priest dijo...

A mi me parece una risión :(