como los monos de gibraltar

lunes, 8 de febrero de 2010

Edwige Fenech

Engendrada en el 54 en Argelia por un padre natural de Francia y una madre Siciliana de origen tunecino, de ahí esos rasgos exóticos que tan berracos nos han puesto durante tantas películas, con 6 añitos, tras la independencia del país, se traslada a Niza, donde como toda niña de bien quiere ser bailarina y comienza dar clases de danza clásica, las que seguro que le vinieron de puta madre para endurecer esas nalgas pétreas y cultivarse esa cinturita de avispa que se gastaba en sus mejores años. Ya con 17 añitos, despues de ganar algun certamen de belleza, se casa con un francés nueve años mayor que ella, lo cual cabrea a sus padres que se oponen en redondo, y con el que se come ese odioso "ya te lo dijimos", tras separarse sin durar mas de un año a causa de los ataques de cuernos del muchacho. Un trangulo que la llega a marcar de tal manera que decide repudiar el matrimonio hasta día de hoy, que no ha vuelto a casarse, aun liándose con cavalieris de aúpa. Libre y sin compromiso decide hacer su vida trasladándose a Cannes, se matricula en la facultad de medicina, aunque su vocación siempre haya sido el faranduleo, con lo que también decide probar suerte como Miss Francia, pero le impiden la inscripción debido a que había estado casada, ofreciéndole como alternativa que se presente a Miss Europa, que aquel año se celebraba en Italia y en donde queda en un dignísimo segundo lugar, llamando la atención de los cazadores de talentos que buscaban una cara bonita, la que a ella le sobra.

Enseguida le proponen trasladarse a Roma, donde consigue su primer papel principal, después de haber tenido un par de trabajos de reparto en Francia, uno de ellos incluso sin acreditar. El filme en cuestión es Samoa, regina della giungla, en el que interpreta una amazona ligerita de ropa que pasea palmito del brazito del héroe de turno, la cual tiene un tremendo éxito en Alemania, en donde estas producciones Pulp a finales de los 60 arrasaban. Eso le lleva a desplazarse al país teutón y rodar coproducciones que le hacen empezar a granjearse una pequeña carrera como actriz de insinuar cacha, consiguiendo allí su primer papel protagonista en Madame und ihre Nichte, la que irónicamente resulta un estrepitoso fracaso debido a la falta de tono picantón. Por esta época también comienza a ejercer de fotomodelo erótica para diversas revistas tórridas, alcanzando el estatus de sex symbol internacional e incluso llegando a ser Playmate de Playmen en febrero del 68.



Pero no es hasta el 69 cuando realiza su primer papel en otro de los géneros, aparte de la comedia erótica, por el que más se la recuerda: el giallo. Tras este papel en Top Sensation, en el 70 se fija en ella el insigne Mario Bava, que le hace un hueco en 5 bambole per la luna d'agosto[1], película de la que años mas tarde, como hacen muchas Scream Queens, renegaría como una pánfila por su contundente violencia, lo que ahora puede parecer aun más incongruente viendo su ultimo cameo. En todo caso, siempre se ha mostrado distante del puritanismo, ya que si bien ha puesto morritos contra esa violencia misógina cinematográfica italiana que le toco de lleno, jamas se ha escondido ni arrepentido de su condición de musa y vedette picarona en sus vodeviles y comedietas.



Este periplo italiano por el genero le lleva a conocer a Sergio Martino, el que sería uno de sus grandes benefactores y el que se la propone a su hermano Luciano, que ejercía como productor de Lo strano vizio della Signora Wardh[2], donde finalmente interpreta uno de su papeles más recordados en este thriller erótico de corte británico con maravillosa banda sonora de Nora Orlandi. El éxito es tal que deciden repetir el reparto principal en La coda dello scorpione[3], pero al final se trunca el proyecto debido a que está preñada de su hijo Edwin, del que por cierto nunca ha aclarado quien es el padre. El reparto finalmente cambia completamente, su substituta acaba siendo la suecaza Anita Strindberg, quedándonos sin ver la mezcla explosiva que sería su presencia con la poco prolífica Janine Reynaud. Aun así, Sergio Martino no estaba dispuesto a dejar pasar la estela de susodicho reparto y rueda Tutti i colori del buio[4], con el mismo elenco y en la que Fenech interpreta a un personaje muy similar a la asediada señora Wardh, aunque esta vez en una linea argumental de tintes esotéricos la cual es irremediable relacionar con el diabolico clásico de Polanski, el que por cierto se interesó por ella para un proyecto que no llegó a cerrarse.



Ese mismo año se lía con Luciano Martino, con el que tiene que mantener su relación en secreto ya que estaba casado, y gracias al que comienza trabajar exclusivamente para su productora, rodando diversos giallos y sexploits, como Perché quelle strane gocce di sangue sul corpo di Jennifer?[5] en la que hace una inolvidable sesión fotográfica con body painting o volviendo a trabajar con Segio Martino, en lo que sería su primer papel como Femme Fatale después de una sucesión de roles de mujer apaleada, en una adaptación del Gato Negro de Poe titulada Il tuo vizio è una stanza chiusa e solo io ne ho la chiave[6].



Nude per l'assassino[7] es su ultima película giallesca y a partir de entonces se ve encasillada para goce y disfrute del personal como actriz cómica de obligada escena de tetamen. Lo cual suma a su bagaje innumerables producciones italosexploits interpretando a doctoras, taxistas, enfermeras, profesoras, milikas, policías, juezas y mujeres de vida alegre en general que siempre acaban inevitablemente magreadas por el más feo del pueblo. Esas que han pasado al imaginario colectivo celtibérico por ser la comidilla de la parrilla de Telecinco de principios de 90. Durante esta etapa, ademas de una multinterpretación de rubia y morena, hace su primer parrús con Lucio Fulci en el filme La pretora[8]. También acaba teniendo gran parte de culpa del éxito de Alvaro Vitali, más conocido como Jaimito, debido a la gran acogida que supuso L'insegnante[9] y con el que después hizo unas cuantas pelis siendo ella más reclamo que el propio enano bizco mostrenco.



El genero de tetas italianas y humor grueso se colapsa a principios de los ochenta, con una Fenech convertida en un autentico mito erótico, que da pie a ser la imagen en la que se basan personajes fumettescos como Ulula, y que se prodiga en publicaciones sicalípticas varias enseñando atributos con sus mejores modelitos camp en paginas desplegables. Poco a poco la industria cinematográfica italiana va perdiendo el fuelle que tenía y ella, que en el fondo buscaba acercarse al drama, comienza a verse obligada a retirarse de la gran pantalla para empezar a adentrase en el tubo catódico a base producciones para la RAI. En los 90 rueda de nuevo con Sergio Martino una miniserie titulada Delitti privati, e incluso hace alguna incursión como presentadora de televisión llegando a ser anfitriona del Festival de San Remo. Ya como toda un señorona se lía con un buen partido como era el presidente de Fiat y Ferrari, etapa durante la que aprovecha para montarse su propia productora dedicada a telefilmes, los que debe endosar a esos kingpins italianos de altas cúpulas mediáticas a base de guiños, sonrisas cómplices y escotes de infarto. A día de hoy tiene un novio bohemio y ha regresado tímidamente al genero fantaterrorífico hecha una chavala, dejando ver su leonina melena negra y su intimidante presencia de cougar en Hostel 2, por capricho de Eli Roth, al que fijo que, como a usted y servidora, más de una paja le cayó con esa mirada felina que se gasta y esas tetas tan resultonas con pezones Marbú que siempre ha tenido.

[1] Cinco muñecas para la luna de agosto
[2] La perversa señora Ward
[3] La cola del escorpión
[4] Todos los colores de la oscuridad
[5] Las lágrimas de Jennifer
[6] Vicios prohibidos
[7] Desnuda ante el asesino
[8] La juez y su erótica hermana
[9] Pecado venial

50 comentarios:

PacoclavelbarraDivine dijo...

Joeee!! Esto se pone exponencial... Genial Sr. Superwoobinda.
Me ha recordado que me queda un siglo de cosas italianas por ver...

Don Julito dijo...

Más de una y más de dos, superjo...un mito erótico de primera, a la altura de una Adriana Vega o, esta sí que me ponia verraco, Beatriz Escudero...si bien, la Fenech con más recorrido...pues, la mujer de un primo mío es calcadita, pero en joven...igualita, menos loba...nunca me he atrevido a decírselo porque como aquí se la ha relacionado siempre con Vitali y esas cosas al estilo "la doctora arma el lío"...

1977 dijo...

Adriana Vega > Edwidge Fenech.

un lactante dijo...

Las teticas más ricas del cine. Ese volumen, esas areolas...

mullanaaaaa boniataaaa dijo...

la millana será tal que asín?

Anónimo dijo...

Con lo que mola la Cantudo...

Anónimo dijo...

puaaaaaaaaaaj... eres pedo ruiz, seguro

Anónimo dijo...

Eso en tus fantasías más guarras :en esas en las que te diserto...

el coño de la noche (bolero) dijo...

me diserta con la noche abierta

Anónimo dijo...

Soy Enrique Co(r)nejo, trasnochado y viejo.

Don Julito dijo...

He amado a las vedetes (con una sola t) más rotundas y setsis de la revista española: la Valenti, Mari José Cantudo...a todas amé y puse un coqueto pisito en el centro

Anónimo dijo...

Pues van a ser verdad los rumores sobre tu venerable edad...

okupito dijo...

y sobre los pisos...

Anónimo dijo...

La verdad es que la Cantudo, al igual que Doña Marujita, ha sabido gestionar muy bien sus ganancias. Maru tiene sus gansadas en rubíes, zafiros y demás ( lo digo por el sector joven con ganas de experimentar a cambio de...).

Don Julito dijo...

No me follo yo a Maruja ni aunque me ofrezca La Perla Peregrina y el Arca de la Alianza

akiputo dijo...

donjulkito, el muchacho hablaba del sector j-o-v-e-n, no de los casatenientes de mediana edaz

Anónimo dijo...

Oiga, ¿y por comentar en el Pegamin he de ser muchacho? Podría ser la misma Marujita, por poder...

De todos modos, me refería al sector bisoño , sí; a Ud. le intuyo más recorrido, Sr. Julito.

Don Julito dijo...

Perdona, pero todo lo que tome como referencia a Maruja es joven...yo, con mis 36 añazos, soy un bocato di cardinale para una vieja depredadora como es la Diaz...mi correosa carne debe parecerle lechal entre sus ancestrales colmillos, mi polla cansada se le antojará como adamantium en su cloqueante cuqui...mis entradas se le aparecerán como un estilismo audaz, mi incipiente barriga será para ella un vientre plano, los pelos de mis orejas, petazetas en su correosa lengua...y mis mohines de disgusto, cuando me haga lo de los ojillos - en su perturbada mente, agujereada por la turli, los muchos años, las juergas flamencas y las ETS que le pasó Espartaco - serán gestos de admiración

Anónimo dijo...

Al final te vas a poner cachondón y te lo vas a pensar, Rijosito...

PacoclavelbarraDivine dijo...

Las ETS que le pasó Espartaco!!! Was!!
Ve porque me dirijo siempre al personal empleando el multigénero...

Anónimo dijo...

¿Te gustan los caniches, Julito?

Don Julito dijo...

Sí, al ajoarriero

Anónimo dijo...

Do fe de que el Anónimo relamido tiene chichi. A veces coincidimos en nuestro anonimato y nos anonimamos bien a gusto.

Ender dijo...

en "hostel 2" es la piba de la guadaña? joder, la mejor escena de la película. por cierto, en mi humilde opinión la secuela le gana a la original con detallazos como ese o la pachanguita que se marcan los gitanillos con la puta cabeza de la zorrupia mala.

Ender dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¿Cómo llamas relamido a alguien diciendo Chichi?

Esta juventud...

PacoclavelbarraDivine dijo...

Viva la palabra chichi!!

Anónimo dijo...

Chachi que sí!

Anónimo dijo...

chatanuga chichi

Anónimo dijo...

Cuando me anonimas no dices lo mismo...

Anónimo dijo...

anonadada estoy

Don Julito dijo...

Y porqué casi nadie dice "chocho" hoy en día? "chocho" es una palabra a reivindicar: es divertida, hace pompitas de baba al decirla muchas veces, es sonora, cantarina, palatal...a mí me da muy buen rollo y se está perdiendo en detrimento de "coño" que es más agresiva, más barriobajera...

hacemos un grupo en Facebook que se llame "amigos del conjunto de sílabas que forman la palabra chocho"

Anónimo dijo...

Chocho huele a pescado muerto, a puta del Raval, a Marujita Díaz... ud, ya me entiende.

Haciendo Amig@s dijo...

A muerte con el chocho.

Y a ver Hostel 2, que no sabía que salía esta señora.

Anónimo dijo...

Chocho es pocha y arrabalera, sí; me evoca a ausencia de higiene y otras imágenes que prefiero no compartir.

Coño o polla tienen esa potencia, esa rotundidad, esa dualidad...Ambas pueden sonar tan mal como bien en función de las circunstancias.

No sé Uds., pero yo soy incapaz de imaginar una escena sexual decente donde se hable de picha o chocho, que, dicho sea de paso, no son muy distintas entre sí..

cho mimmo dijo...

qué manía le tienen a la letra ch

Juan Manuel de Prada dijo...

Resquebrajadura , de cara a referirse a la fascinante organología mujeril me parece sencillamente primorosa: por lo excelso del vocablo, por el soniquete de sus robustos fonemas, por lo relativo de su frugalidad, por su opulencia ...

Aunque ratonera es igualmente exquisita y delicada.

Por no citar deslumbrantes ejemplos oriundos del Cono Sur...

Don Julito dijo...

A mí también me gusta mucho, por lo infantil, "toto" "el toto"...como ese famoso grupo brasas que cantaba "Africa"

cris culombos dijo...

¿y potorro, qué, que uno se imagina a una criaturilla peluda tamaño ender, lista para que yo la filme?

PacoclavelbarraDivine dijo...

Toto hicieron bandas sonoras muy chulas Don Julito.
Chumino y chirli son otras posibilidades...

Ender dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ender dijo...

shosho,así en andalou tiene una musicalidad soberbia. y shumino igual. como en la construcción "ven pacá, shosho, que te via comé tor shumino"

una vez q estaba en el nasti to embriagado de modernité se lo solté a una camarera

PacoclavelbarraDivine dijo...

Tiene que ser una cosa ambivalente verle ligar Sr. Ender. Entre encantador e insoportable...
Tiene usted un acento muy marcado?

Superwoobinda dijo...

Enga, les voy a contar una de mis anécdotas quinquis que sé que lo están deseando. Uno de los gritos de guerra al salir de botellón (si, chavales, antes también exista) era gritar como posesos a cualquier tía "Chocheteeeeeeeeehhh", hasta ahí normal, seguro que ustedes también lo hacían e incluso alguna vez hasta puede que mojaran con la tontería con alguna borracha mostrenca. La historia es que durante la época de este jocosísimo runnnig gag, iba toda la tropa por los bares de pueblo nuevo y uno (el de la capulladas de la calle saturno, del que ya les hable otra vez, un puto pieza) iba con un palo en la mano, no se de qué, de una escoba o adivina, de estos que dejaban tirados en los almacenes de los alrededores, a esto que en la parada de Bogatell, de camino a un sitio donde ponían cubalitros, el chaval, que era todo un gentlemen, va y le dice a una pava del rollete pijis el famoso grito de guerra y, en plena euforia, va y comienza a meterle el palito de los cojones por el culo con saña, a lo que nos giramos y de repente nos encontrarmos con dos secretas gritando al unisono policía e hijodeputa, que van y lo tumban y uno de ellos le llega a sacar la pipa, mientra el otro le aparta el palo de una patada y comienza a cagarse en sus muertos, nosotros, lógicamente, salimos en tromba corriendo y nos quedamos con la paranoia toda la noche de que nos perseguían, incrementada creo que por algún bicho que nos habíamos comido. Cuando vimos al chaval el domingo estaba jodidísimo. Le habían quitao dronja. Y hasta aquí la anécdota mierdera del día.

Ender dijo...

ligando? no, Paca, estaba pidiendo un cubata pero como no llegaba a la barra aproveché la coyuntura.

Don Julito dijo...

A las chavalas les dan mucha ternura los enanos

Anónimo dijo...

Con la fauna que hay ahora en Poblenou dudo que un "chochete" quedase fuera de lugar, en estos días.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Juju... Y qué le contestó la camarera?

PacoclavelbarraDivine dijo...

Ah, se me olvidaba...
Yo la piba de la historia del Sr. Superwoobinda, le quito el palo y le hago lo mismo no sin antes pisarle la espalda

Ender dijo...

no sé, torcería el gesto... pero da igual lo que les digas, siempre hacen lo mismo