como los monos de gibraltar

domingo, 25 de julio de 2010

Bares de Madrid IV: Nueva Visión

El bar de Los Ramones.

Para mi gusto, el bar más divertido de todo Malasaña. Quizás la música (habitualmente rocanrolera o punkarra) no sea del todo mi rollo, quizás Johnny (dueño y pincha. Su obra y milagros en la entrevista del número 37 de Mondo Brutto) a veces se raye y deje sonar discos enteros pero es el único bar que conozco en que parece que puede pasar cualquier cosa en cualquier momento.
Son tantos los bares asépticos que pueblan nuestro castigado Malasaña que la autenticidad del Nueva Visión resalta con (mortecina) luz propia.

Servidor aprecia todo en este bar; la decoración con los habituales posters de conciertos pero también con una memorabilia raruna (esas chanclas de Los Ramones), el uso de ventiladores en lugar del puto aire acondicionado, la rara estructura que hay nada más entrar a la izquierda, las enormes puertas de entrada y del baño...
Bueno, al baño reconozco que no le tengo tanto aprecio pero ¡hey, que importan los meados cuando estás en el bar de Los Ramones!

Ya sabéis: “Motos, cerveza, jamón y Los Ramones. ¡Con dos cojones!”.

16 comentarios:

PacoclavelbarraDivine dijo...

Joeee Qué envidia... Si no fuera porque aquí la peña es más bien de pachanga y música radioformulera. Me montaba un garito guapo. Buena música espacio y cerveza accesible.
Aunque yo sí cuidaría los baños...

Tereso dijo...

Entre El Nueva Visión y el difunto No Fun estaban los bares con más inclumplimientos snitarios de todo el barrio de Malasaña.

Haciendo Amig@s dijo...

Joder Priest, la idea no está mal, pero la cosa te queda descafeinada. ¿Puede pasar cualquier cosa en ese garito?¿Pero qué?¿No tienes ninguna anécdota personal sobre el garito en cuestión? Cuenta algo guapo que te pasara en el antro en cuestión. ¿Nunca te ha sucedido de entrar en los baños y ver a una tía de rodillas mamándosela a un pavo? Porque a mí sí, en el Mardigrás de la Coruña. O en la entrada del Paniko, en plena calle del Orzán, otro inframundo nocturno de mi ciudad. ¿Y de la droga qué? Es que sin ese toque personal la cosa no tiene gracia.

gonzalo de berceo dijo...

entraron unos jovenzanos a grafitear en el meódromo pero priest, todo épico, los echó a mandobles de su tizona

Haciendo Amig@s dijo...

Es que joder, menudo jevi más soso.

Macarrismo dijo...

Una vez delante del Molino en una obra una tia mamandosela a uno fuera de un portal y media clientela del bar mirando por la cristalera

Ender dijo...

always look on the bright side of life

Anónimo dijo...

Qué galleta más asquerosa,la podías quitar (Please)

Ender dijo...

hecho

Anónimo dijo...

Gracias Ender, eres un sol

Tereso dijo...

Las chupadas de polla están a la orden del día en los bares y en sus respectivos servicios. Recuerdo estar trabajando en un garito de la zona de Cuzco donde una pija le estaba comiendo la verga a un loco. La cuestión es que no sé como habían logrado pasar por una puerta de rejas que estaba cerrada con candado y que comunicaba con el sótano del local que en aquel día debería haber estado cerrado. Yo, coyuntural y sin ver detalle de la acción felante adiviné la jugada por la genuflexión de la hembra y las arrugas del pantalón semicaído del doctor. Pero no queriendo interrumpir la fellatio le di un toque a la verja (que no verga, aplausos ahí) sin mirar a ninguno de los dos a la cara para no crear un ambiente aún más enrarecido. Lo curioso es que como respuesta recibí un "espérate", y claro, aquí mi sensibilidad de hombre de la noche se hirió como cuando matas un pajarillo por primera vez o pones a tu gato en el microondas. A tomar por culo, y a patadas salieron ambos: la una secándose la baba y algo de líquido preseminal que se mezclaba en las comisuras de sus labios carmesíes, el otro con la bragueta a medio abrir y con la cabeza gacha de vergüenza.

Ender dijo...

entre el priest y tereso van a convertir el pegamín en bronson, missouri

PacoclavelbarraDivine dijo...

Natural...

Anónimo triste dijo...

Yo recuerdo de mis días en Madrid que en Cuzco siempre olía a meados. En Cuzco, en Nuevos Ministerios, esa zona, ¿no?

Como bar digno de ser retratado por el Pegamín, porque era casi un ser vivo, destaco La Nuit.

priest dijo...

tienes razón haciendoAmig@s; en el del san mateo quite un par de anécdotas por juzgarlas demasiado personales y en éste porque creo que no me ha ocurrido nada muy vistoso. He conocido gente, he reído, he llorado pero nada más.

Don Julito dijo...

Pero habrás llorado lágrimas de acero, no? steel tears, tron