como los monos de gibraltar

sábado, 23 de octubre de 2010

Bares perifericos Pegamin (I). Bar los cantos

"Es que a ese bar sólo entran gentes de mal vivir y extranjeros despistados como tú, Macarrismo. Y supongo que taxistas. Los bares que están cerca de las estaciones de autobuses son para evitar siempre"
Anónimo Triste

Cabeza de Castilla. Mediados de agosto. Día caluroso y seco como es costumbre en esas latitudes. Mediadodía.
El infortunado viajero, aquejado por el hambre, vaga por los contornos de la estación de autobús, consciente tanto de que si tarda mucho perderá su transporte como de que si no se aleja más de la estación no podrá encontrar ningún lugar que sacie su apetito con una buena relación calidad precio.

Tras unos minutos de vacilación se detiene frente a un tugurio de aspecto infame, que a modo de subtitulo luce un orgulloso "El rey del bocadillo" y una pizarra donde enumera las 120 clases de bocadillo que ofrece a quien tenga el valor de entrar a pedirlos. El tiempo y el hambre apremian así que el viajero entra con paso decidido en el local.

Personajes:
PARROQUIANO 1
PARROQUIANO 2
EL VIAJERO
EL CAMARERO
PARROQUIANO 1
PARROQUIANO 2
MERETRICES
SEÑOR MAYOR
SEÑOR ALBAÑIL DEL AYUNTAMIENTO
GITANO
GAÑÁN
TAXISTA

Acto primero y único:

PARROQUIANO 1:¿has visto? casi me toca el cupón
PARROQUIANO 2: Anda ¿a cuánto te has quedado?
P1: tocó el 08 – 13 – 22 – 25 – 28 – 46 y yo tenía el 08 - 12 - 21 - 25- 08 - 48, casi ná
P2: ¡tu lo que tienes es más cuento que calleja! ¡Otra caña!
(Risas de sendos parroquianos y del camarero)
El viajero entra en escena, abotargado, hediendo a alcohol barato, y a no ducha.
VIAJERO: buenas tardes
CAMARERO: buenas que te pongo
VIAJERO: ¿bocadillo de jamón podrá ser?
CAMARERO: pues justo ese no tengo hoy
VIAJERO: pueees, pincho de tortilla y caña
CAMARERO: solo hay tortilla de chorizo
VIAJERO: me vale
CAMARERO: marchandoo tortillaa de choriz0o y cañaaa!
El camarero hurga en el armario de debajo de la barra de donde saca un bulto envuelto en papel encerado que mete a un roñoso microondas.
PARROQUIANO 1: ... pues eso mismo que el otro día donde la Yanire y la Paula... 30 euros... borrachera nos cogimos...
PARROQUIANO 2: cojón, ahí vienen las reinas de Roma7
Dos señoras de acento latinoamericano inderterminado salen de las brumas del fondo del bar y se dirigen hacia nuestros honrados parroquianos.
MERETRIZ: Chiicos, que parese que Paula se quedó enserrada en la habitación y no pueede abrir la puerta, subís a ver o llamamos a los bomberos o qué
PARROQUIANO 2: quita, quita vas a llamar a los bomberos para una tontería, voy a ver que pasa.
Desaparece con las dos mujeres en la bruma del fondo del bar.
El viajero atiende a la escena intentando no perder detalle mientras come, procurando pasar desapercibido.
Entra al bar un señor mayor de aspecto elegante a la par que cansino; pantalones de hilo chaqueta de pana, pañuelo saliendo del bolsillo de ésta, chaleco, camisa, corbata, gorra de hilo y bastón.

CAMARERO: ¡Buenos dias Don Antonio ¿Lo de siempre?
SEÑOR MAYOR: Buenos días nos de Dios, eso mismo.
CAMARERO: pues aquí van un carajillo y un corto clara. ¿Cómo llevamos el día?
SEÑOR MAYOR: pues como todos hijo, como todos.

El señor mayor se acaba sus consumiciones en menos de dos minutos y sale del bar, sin duda dirigiéndose al siguiente bar donde empapar el hígado, como cada día, a la espera de una dulce muerte por cirrosis fulminante.

Justo después de la salida de escena del anterior personaje entra otro hombre de alrededor de 60 años.
CAMARERO: Hombre, el que faltaba por aquí. ¿Cómo estamos?
SEÑOR ALBAÑIL DEL AYUNTAMIENTO:¿Qué como estamos?
( interludio, imaginar con ritmo de copla)
Como estamos, como estamos
que estamos fenomenal
que estamos fenomenal,
y con un par de copas de más.
CAMARERO: ¡Bravo! ¡un aplauso por el Señor Albañil Del Ayuntamiento! ¿qué te pongo?
SEÑOR ALBAÑIL DEL AYUNTAMIENTO: un anisete chico.

Tras ésto, entra por la puerta un individuo de unos treinta años, el más joven del lugar con diferencia si exceptuamos al viajero, gitano, con camisa negra de manga corta y playeros deportivos cargando con un bulto de naturaleza misteriosa. En una plaza de aparcamiento, tirada de cualquier manera le espera una superBH de los 80.
Al verle, los parroquianos estallan en joviales carcajadas.

GITANO:¿qué pasa compadres, nunca habéis visto un gitano en bici o que?
PARROQUIANO 1: ¡Ten cuidado que te van a poner una multa por exceso de velocidad! juas juas juas
GAÑÁN: ¡Qué te has dejado la bicicleta aparcada en doble fila! jo jo jo
Tras diversas jocosa observaciones sobre el gitano y su medio de locomoción, éste entrega el bulto a alguien al fondo del bar y se dispone a sentarse a tomar algo cuando entra un hombre orondo, calvo y sudado.
TAXISTA: Gitano mecagoendios quita la puta bicicleta de ahí que no tengo donde aparcar el taxi, ¡la próxima vez aparco encima!
GITANO: ¡No te preocupes hombre , que todavía vas a adelgazar!
El viajero , que ya ha acabado su comida y su bebida hace un rato decide irse para no perder su autobús, apenado por no poder prolongar su estancia en ese lugar.

Tras abonar su consumición, equivocarse con el cambio y salir por la puerta, todavía tiene tiempo de escuchar una sonora colleja dentro del local pero el viajero, que nunca ha sido hombre animoso, no se atreve a volver a ver quienes son las partes en litigio.


31 comentarios:

Macarrismo dijo...

ERa lo que tú decías Priest, gracias

PacoclavelbarraDivine dijo...

Un sainete!
Sr. Macarrismo que cosa tan española nos ha regalado

Anónimo triste dijo...

Estupendo, Macarrismo. Pero has debido de tocar algo delicado de la tipografía, porque en algunos párrafos la letra sale apretada.

Macarrismo dijo...

Lo se, pero no he sabido como arreglarlo, y después de que casi desaparezca no me atreví a retocar nada más.

Don Julito dijo...

Muy bien, Macarrismo Alvarez Quintero

Anónimo triste dijo...

El bar Los Cantos está ubicado en un enclave nervioso de Burgos. Todo lo nervioso que puede ser un lugar en una ciudad de provincias, claro.

En una ciudad de provincias como esta, la exigencia es que parezca que nunca pase nada. Que lo que pase, pase a ritmo de paseo. Pero este Bar está en un lugar especial, en un vórtice de poder, por así decirlo. Situado más allá del río, y por tanto en los antiguos arrabales de la ciudad histórica, ese signo de identidad se ha trasladado modernamente al cáracter multicultural y movedizo de algunas de sus gentes. Aquí no hay puerto ni hay AVE, pero ahí mismito, doblando la esquina, se erige una olorosa estación de autobuses, que hace las delicias de los abuelos con ganas de darse un aire.

Tereso dijo...

Puritito espíritu de carreteras Mac. Divino te ha quedado...

Anónimo triste dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo triste dijo...

"GITANO:¿qué pasa compadres, nunca habéis visto un gitano en bici o que? "

Hay una estampa típica que todos habréis visto en vuestras ciudades desde tiempos inmemoriales: la de la pareja de gitanitos montados en una bici expropiada, que les viene mal de altura, como improvisada, con uno de ellos pedaleando y el otro atrás, en precario y alegre equilibrio. Una cosa muy bonita.

Pues resulta que desde hace ya algún tiempo veía yo en las calles a chavales montados en bicis así, bicis que parecían robadas a un niño y que les venían pequeñas. Todo ello daba un aire muy nervioso a la ciudad, muy urban, muy Raval hype, no sé, y luego me enteré de que esas bicis eran así, que era la nueva moda urbana, bicis de niño quinqui para chavales mayorones que gustan de la acrobacia en el asfalto.

Tereso dijo...

También estaban las minimotos, que como decías antes son cosa muy urbanita. Viviendo cerca del Manzanares, hace unos años vvía un chavalín gitano que era todo desparpajo, lo mismo te decía pijo, que te cambiaba de nombre, que te ofrecía un móvil (robado, naturalmente), porros... Lo veías en las esquinas con su insultante postura y su picardía infinita, era bajito y a veces iba motorizado. Sus vehículos favoritos eran la frago blanca (intuyo que de algún familiar) o la motitico en cuestión. Tenía alerta al barrio, pero en el fondo era buena gente y daba al vecindario ese color que también suelen dar los vagabundos o los yonquis amorfinados.

Macarrismo dijo...

Las minimotos NO son urbanitas, son la sublimación de lo rural, ese "me da igual que este prohibido comprarle una moto a mi hijo de 4 años" unido al miedo a que el enano en cuestión rompa algo tan caro.

Tereso dijo...

Yo las he visto en los suburbios madrileños a patadas... hasta que las prohibieron porque los conductores no los veían por el espejo retrovisor. El campo me es bastante ajeno y quizás tengas razón ahí. Tiendo a generalizar y a extrapolar con frecuecia. Pero un gitano con moto acondroplástica solo en ciudad, Mac.

priest dijo...

Me alegro, Macarrismo.

"Todo ello daba un aire muy nervioso a la ciudad, muy urban, muy Raval hype"
Jajajaja

Don Julito dijo...

Tereso...cerca del Manzanares...dónde exactamente?

tereso dijo...

Joder, me estás siguiendo la pista... Viví un año con SEIS personas (todas amigas) en Marqués de Vadillo. Esos edificios tan horribles que están frente al Calderón, en la Avenida del Manzanares. Desde la terraza se veía una portería del feudo atleti y ahí nos arrimábamos en días de derby o concierto de Stones a escuchar y a beber, todo ello pasado por el filtro sonoro de la M-30.

tereso dijo...

o es que tienes otro pisito por ahí, bribón

Anónimo dijo...

ahí l'asdao

Don Julito dijo...

No, es que tu historia me ha cuadrado y me dado repeluco el pensar que viviéramos en el mismo barrio...y no, no tengo ningún pisito ahí pero por casi...en el 15 de mayo, ahí es ná

hijosdeputa


otro que me tiene en vilo es un tal filstrup, del focoforo, que le barrunto cerquita, cerquita, por aquí mismo

Anónimo triste dijo...

tienes que ir por la calle con el sentido arácnido a punto de estallar, Julito.

Macarrismo dijo...

Joder es que encima al ser el único que ha descrito su aspecto debe dar un bote cada vez que alguien le mira fijamente.

Anónimo triste dijo...

pues imagínate en moto...

Don Julito dijo...

Tampoco te pases, tron...que tengo un semianonimato...deberías ver por ahí al personal que sube fotos de su gepeto...no, no es por eso...es que, de vez en cuando, leo a gente que cuenta cosas que me suenan muy cercanas y, claro...pero no, no ando paranoico...ni que fuera bill gates

Macarrismo dijo...

A mi, creo que ya lo conté, por septiembre o así me entro una paranoia con que me encontraba a HA por Coruña.
Por otra parte lo nuestro en general son distintos grados de semianonimato, pero cualquiera un poco avispado puede indagar y descubrir nuestras identidades secretas.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Eso os pasa por tener identidades.

Anónimo triste dijo...

Paca, y cómo se vive sin tensión hacia lo identitario? ¿A lo zen?

PacoclavelbarraDivine dijo...

jajaja. Sr. Triste, nada zen, con una ontología blandiblu.
De todas formas, paca (nacida dos veces) está y vive difusa, otras que solo están paca a veces, se de dedican a pensar sobre ello...

También cabe la posibilidad de que todo resulte una comedia, y sea un independentista y un patriota, con una mismidad catedralicia...

enigma resuelto dijo...

paca es este señor, seguro

Anónimo dijo...

Jajajaja

Anónimo triste dijo...

Pues yo tengo un vecino, el de al lado, clavado clavado. Le llamo "er Rubalcaba". A veces también "er Marsillach", porque ya se le encanece la barba.

Dr. Huysmans dijo...

Aunque parezca una tipología recurrente algo manida, la figura de Torrente en ciertos garitos todavía existe. He sido testigo en un barucho del Paral·lel barcelonés de un tipo clavado tomándose dos lingotazos de ginebra con hielo a la hora del ángelus.

Filstrup dijo...

Coño, Don Julito: ¿en 15 de Mayo? Yo en P. Montesinos, si se cruza conmigor por la calle dígamelo y hacemos unos vinos.