como los monos de gibraltar

viernes, 29 de octubre de 2010

Estilismos Pegamin (I): Hoy, Rastas

Cuando me plantee afrontar el controvertido tema de la rastas, rápidamente me vi abrumado por la responsabilidad. Las rastas no son chorongos de barro, mugre y pelo muerto colgando a duras penas de cabellos de pelo sano. Son la viva imagen de la lucha de un pueblo por la libertad y su derecho a fumarse una L sin que el hombre blanco tuerza el morro.

Debido a esta responsabilidad añadida, me di cuenta que no debía afrontar este articulo solo (soy, al fin y al cabo, mortal) y por ello inicie una serie de profundas entrevistas con diversos expertos. Dada la longitud de sus respuestas no he podido transcribir por entero sus reflexiones, pero creo que he sabido recoger lo fundamental de cada postura. Ruego me perdonen si de alguna forma he podido malinterpretar, sin malicia alguna, sus palabras.

Pásame el porro, compilega

Cojamos el toro por los cuernos, o mejor dicho, el porrero por las rastas y afrontemos la vertiente política del asunto.
Si acudimos a la Wikipedia o a Google usando la palabra "rastafari" rápidamente acudirán a nosotros textos y textos dándonos la brasa sobre un movimiento socio-cultural y religioso que bla bla bla. Da igual, al pan, pan y al vino, vino. Rastafari es ahora el que escucha reggae y se pajea con un poster del puto Bob Marley. Esto es así, lo siento. Si no me creéis a mi, escuchar a la sabia politóloga Paca:
La rasta (como la palestina) han sido resignificadas; desactivadas del modo habitual. Siendo digeridas como mercancía.
Mucho más claro, verdad?

Sin embargo, no todas las personas consultadas son de la misma opinión. Un ilustre pegamita que ha decidido permanecer en el anonimato no se resistía a dar por muerto su significado original y afirmaba lo siguiente al ser consultado:
Imagino que al principio era una cosa que hacían los negros para asustar a la gente. Mi abuela, que en paz descanse, contaba siempre que la primera vez que vio un negro se asustó tanto que salió corriendo. Imagínate si llega a llevar rastas. Diréis que vale, que a los jamaicols les queda fetén, que es una movida cultural, religiosa... como las trencitas de los judíos o los mullets de los gitanos. Pero en mulholland drive salía una criatura con pinta de haber sido un hombre blanco alguna vez, a la que también le quedaban de puta madre y que captaban la esencia terrorífica original.
Y remata diciendo:
Por eso mismo, a un perroflauta gaditano o a una choni valenciana les suele quedar genial. Me mola el concepto de dreadlocks. No se, he pensado en ponerme unas.

El politoxicómano Miguel Agnes, intentando mediar entre las dos posturas, se mostró contundente en su opinión, aunque algo desviado respecto al tema tratado:
Los sarasas son toda una metáfora en movimiento de la decadencia de la sociedad occidental.

Un poco desanimado por la falta de resultados claros, encaré la vertiente puramente estilística del asunto.


Eh, mira, puedo utilizar esta rasta como cinta para el pelo

Partamos de la base que, como asevera Grace Morales en su libro de inminente aparición dedicado íntegramente al tema, la rasta es un estilismo capilar muy difícil.
Bien, vale, no es que se haya herniado pensando sobre el tema, pero por algo hay que empezar.

Al intentar contactar con el experto capilar Don Julito, descubrí que se hayaba recluido en un monasterio de los padres Palotinos estudiando las obras completas de Cesar Vidal. Solo tras insistirle repetidas veces, conseguí que me dejara un tenso mensaje en el contestador como respuesta:
Una guarrería, un mojón de pelo más muerto aún que en el resto de los mortales con bichos, fulanga y estéticamente una marquesina que anuncia "soy un cerdo"... amén de una manera segura de quedarte calvorota a la manera tiñoso, con grandes calvas devastadas. Fuma porros, sí, pero sin cucamonadas.

En el polo opuesto de esta opinión tendríamos a Don Ramó, encendido defensor de la rasta:
Rastas, piso okupado y porros subvencionados.

Pero no todos nuestros expertos se muestran tan tajantes como Julito o Ramó. Mentes más templadas establecen algunas diferencias entre sus portadores.
Macarrismo y Jane, por ejemplo, creen firmemente que la clave se encuentra en el color de la piel y el sexo del portador, pero donde uno ve blanco, el otro ve negro, y viceversa.
Escuchemos la opinión de Jane:
Las rastas, interesante debate. Como cualquier aberración estética, una tía puede llevarlas y salir más o menos impune, pero casi NINGÚN HOMBRE BLANCO puede llevarlas sin merecer castigo. Ahora bien tengo algún amigo que ha llevado rastas y eso no los convierten en perroflautas automáticamente, normalmente tarda unos meses.
Y las palabras de Macarrismo:
Tubos de pelo muerto compacto putrefacto que huelen MAL. El horror. Y no favorecen. Sólo aceptables (y muy a regañadientes) en negros guapísimos.

Como nuestros lectores pueden comprobar, parece que se trata de una simple cuestión de gustos, como también parece serlo el curioso olor que desprenden y que Millana no duda en defender como un tufillo almizclado.
Paca, muy preocupada siempre por las cuestiones de higiene, ataca sin piedad a todos los rastafaris diciendo que sucio es el o la que las lleva.

Por ultimo, Tereso, to fumao, se alinea con Paca y se muestra radicalmente en contra de ellas:
Opino que representan la antítesis de la higiene y la estética capilar. En un vello púbico habría que verlo, yo pagaria por ello, pero en general digo no a esta manifestación que es el equivalente del palestino en el ámbito de la indumentaria.


Sin pretenderlo Tereso se ha anticipado a nuestro ultimo punto de debate; ¿se puede ligar con rastas?


Guapo, ¿quieres que mis rastas acaricien todo tu cuerpo?

Aunque como hemos podido comprobar son muchos los que se muestran contrarios a la estética rasta, otros la encuentran irresistible.
Éste es el caso de Popy Blasco, quien, con expresión soñadora y una perceptible erección, afirmaba:
Cuando veo una rasta me dan ganas de cortarla y metérsela por el culo al dueño de la misma.

Menos entusiasta se mostraba Don Triste, que, tras lanzar un suspirito, afirmaba:
Yo qué sé, me da un poco igual todo.

Parecía que había llegado a un punto muerto en mi investigación cuando, al preguntar al tetacampeón XabiBenPuta, las cosas se precipitaron a un punto que no podía imaginar.
Todos sabíamos o suponíamos que Xabi había llevado rastas pero lo que nadie imaginaba es que ¡eran teñidas de rubio!
Su antigua amante Millana nos lo cuenta risueña mientras termina de hornear un pastel de tofu:
Llevó grelos en rubio platino durante 10 años, totalmente perdonable porque esa masa de pelo muerto y oxigenado que le colgaba de la cabeza le representaba en algo.
Xabi, por su parte, recuerda así esos años:
Tuvo su lado bonito y lo recuerdo con cariño. Estéticamente fueron mis mejores momentos, era joven y bello.
Al ser preguntado por Millana responde esquivo:
Fue una época en la que anduve con una jipi valenciana q llevaba unos locales autogestionados con restaurante ovovegano.

La conclusión, a tenor de los resultados de Xabi, parece clara; hay que dejarse rastas.

22 comentarios:

Macarrismo dijo...

Muy bueno Priest, sobre todo la conclusión final. Lo único que confundiste mi testimonio con el de jane.

Tereso dijo...

jajajaja... Ya me estuve riendo esta mañana cuando entré a borradores a casi-escribir algo. "Tó fumao" dice. Pero si soy una persona que no contamina con sus pulmones más que con salfumán.

1977 dijo...

Oye, que mi opinión sobre la cerdada ésta de las rastas no tiene nada que ver con la que has puesto, hijo de puta. Yo a los que llevan rastas, hombres o mujeres, los mandaba a un Dachau, a un gulag, a una zona fantasma. Son gentuza.

Jane Doe dijo...

Me has confundido con Macarrismo pero me da igual porque me encanta el post. Sobre todo el sorprendente giro final a lo Sálvame..!!!

Anónimo triste dijo...

¿A esa chiquita de mirada oscura de la foto también la mandabas al gulag, Ramón? Venga...

1977 dijo...

Es que habría dos tipos de gulags: a uno iría la chusma y a otro, conmigo travestido de Ilsa al mando, irían las chicas follables, que serían peladas al cero antes de convertirse en objeto de abusos.

Millana dijo...

Periodismo de calidad. ¡Por fin!

Millana dijo...

Me ha encantado, no puedo parar de reirme. XD

Don Julito dijo...

Muy guapo, Priest...pero hay algo en lo que todos os equivocáis: no es que la rasta sea pelo muerto...cualquier pelo está muerto, tanto el que está amojamado en rasta como la melenaza del hermano aventurero de Don Jaime Marichalar...el pelo está más muerto que Marcelino Camacho

solo que en ellos, además, lo parece

Anónimo dijo...

Hola tengo pensado hacerme dreadlocks, con la tecnica de aguja de crochet (cardando el pelo).
tengo el pelo de 20 cm, soy chico, y no aguanto mas con el pelo largo xq me molesta mucho, y ademas no me queda muy bien el pelo largo, xq mi cabeza coje mucho volumen.
Tengo pensado hacerme rastas, y lo que quiero saber es que si tengo el largo del pelo suficiente para hacermelas, y tambien quiero saber mas o menos de que tamaño me quedaran las rasta?
Gracias.

priest dijo...

Gracias Millana, ya pensaba que nadie se iba a dar cuenta. :/

Yo es con el artículo con el que más me he reído mientras lo hacia. Me partía el culo al coger trozos de tu opinión y la de Xabi para crear una bonita historia de amor.
Lo siento sobretodo por Triste, que de todo su parlamento me he quedado con una frase pero ¡me encajaba tan bien con su personaje!
¡Como mola manipular!

Anónimo dijo...

http://www.natural-rasta.com.ar/preguntas.htm

Marqués dijo...

Las chicas con rastas, como las jipiosas, nos ponen porque nos evocan lejanos mensajes de amor libre y sin inhibiciones,sexo en grupo y mamadas a dos bandas, aunque después, según mi experiencia de casanova amateur, son bastante recatadas e intentar follarlas por el culo les sugiere una mezcla de perversión machista con visiones de tuneladoras horadando el virginal paraíso de la pachamama. Pero son como todas, si insistes lo suficiente al final terminan a cuatro patas mordiendo el arnés.

Anónimo dijo...

¿Cuál es la diferencia entre disolución y solución?

el hombre que empuña el látigo dijo...

pues decirlo o no decirlo, gilivulva, porque de seguro que eres puta y subnormal

Anónimo dijo...

puta, no
subnormal, bastante

el marqués de soda dijo...

eres tan subnormal que no eres consciente, criatura, de tu inmensa puticie

Anónimo dijo...

marques, la noche te confunde.

Has hecho los deberes?


"Fácil" es un adjetivo que se utiliza para describir una mujer que tiene la moralidad sexual de un hombre.

el duque de seltz dijo...

qué cansina eres,
puñetera bruja,
yo soy diferente
pues tengo burbujas

Anónimo dijo...

donde??

Anónimo dijo...

Priest, eres todo un ejemplo a seguir.
Con cariño, Miguel agnes.

PacoclavelbarraDivine dijo...

Olé por su divina manipulación! muy guapo Sr. Priest.