como los monos de gibraltar

jueves, 18 de noviembre de 2010

Por fin juntos (I)

La derecha se aproxima a la izquierda y ves como esas entidades se acercan peligrosamente, caes en la desidia de pensar que todo se va a la mierda y te rascas el ombligo al mismo tiempo que te quitas la pelusa pero a la vez piensas hay esperanzas, otro mundo es posible clama tu hemisferio solidario, y te acuerdas de tu vecino del primero que logró rehacer su vida ahora que solo está enganchado a la metadona.

Eres una paradoja viviente, de un mundo al que no perteneces, especial, te crees especial, único, irrepetible e inclonable, el propietario único y administrador parcial de su informe contenido. Te abruma el sinsentido de esta parrafada y piensas ¿qué hago aquí en pegamín con cuatro décadas?



Pero abres la ventana y todo parece mejorar, una paloma está siendo fagocitada por un gato de movimientos róboticos como salido de una peli de Bert I. Gordon.

Vives en una chabola acartonada oliendo a pobre, o te paseas elegantemente en tu Corvette mirando de soslayo a tus proletarios congéneres. Da igual, porque tu existencia carece de sentido ontológico y tus pretenciosas cuestiones no van a mutar bajo ningún caso tus propiedades organolépticas.

Te miras abajo y ves un cilindro de carne inerte, inmóvil, aunque al moverlo con sutileza se balancea pendularmente. Se te cae el pelo, o más bien está descendiendo porque tu vello corporal no conoce límites y ya empieza a unirse tu barba con el resto del cuerpo. Una hiedra humana, reflexionas. Como Sean Connery, te consuelas falsamente ¿Qué es esto te preguntas, a ti o a cualquier ser superior que quiera escucharte en medio de tu salón mirando a ese rancio anaquel heredado de tu familia falangista? Silencio. A la mierda, te respondes en reverberación, si en realidad lo que mola, lo que realmente guay es que el universo se expande y que la entropía que regula sus leyes lleva a malformaciones de un mal gusto que no te conciernen en lo más mínimo.



Pero qué cojones, por fin juntos piensas en un acto de brillantez y recuerdas ese restaurante libanés con una bandera de Brasil en el que se servían unas exquisitas caipirinhas. Por fin juntos retumba en tu cabeza como un taladro mecánico. Por fin juntos. Enciendes la radio y escuchas una de los Rolling versión chill, por fin juntos, recapacitas y ya empieza a parecerte este un planeta habitable. Enciendes la tele y Fraga juega una partida de mus con Carrillo. Por fin juntos. Te desesperas, y en un arrojadizo acto de valentía le pones nocilla a esas lentejas que te había enviado en un tupper tu madre del pueblo. La ansiedad que te había generado ese refresco hiperazucarado comienza a descender y un pensamiento analgésico ronda tu cabeza: POR FIN JUNTOS.

46 comentarios:

PacoclavelbarraDivine dijo...

Joder con la generación nocilla.
Sr. Tereso le digo lo que digo siempre, esa frase tan divina de los invitados del embajador, nos ha conquistado gratamente...

Anónimo dijo...

El que lea esto está más perdido que un hijo puta en el día del padre.

Anónimo dijo...

De juntos nada. Que corra el aire.

Don Julito dijo...

Muy bueno, Maite. La gripe te sienta bien.

Anónimo dijo...

Hipócritas

Don Julito dijo...

No. Tenemos gustos distintos. Doy mi palabra que me gusta.

enteradillo dijo...

¿habrá usado la técnica cadáver exquisito el ínclito?

Necromántico dijo...

¿Chechu?

Anónimo dijo...

Quién será más falso??

politólogo amateur dijo...

doña tere, falta una ilustración a su perorata, la nodriza gallega con recias facciones de fraga iribarne amamantando y protegiendo al bebé gallardón contra las alevosas intenciones de los nostálgicos de charlotín, esos que se hacen pajas en las noches de invierno pensando en el cutis feldespático de doña espe

Anónimo dijo...

Se cuida hasta el más mínimo detalle, a la derecha pululín, a la izquierda pululón.

politólogo en prácticas ya dijo...

Si es que son la misma persona, ¿no han dádose cuenta aun?

Anónimo dijo...

Coño, hemos ascendido

Anónimo dijo...

¡Chechuuuuuuuuu!¡Ven, que tengo una golosina para tu boca!

Millana dijo...

Qué calidad. Este blog no debería ser gratis, tenéis que pedir cuota anual como en el Ateneo de Mandril.

Máster en Relaciones Internacionales dijo...

En Pegamín se aprende.
Anda que tú.

Anónimo dijo...

De qué hemos ascendido??

priest dijo...

A mi me gusta el último párrafo.

Anónimo dijo...

A mi me gusta la pajarita

Anónimo dijo...

Hemos ascendido de besugo a jamón

Anónimo dijo...

con chorreras

Anónimo dijo...

en los güevos

anónimo thai dijo...

estrellados

Anónimo dijo...

del tío

ramónimo dijo...

gilito (el tío y tú)

Anónimo dijo...

además

Anónimo dijo...

¡Soplanucas!

Anónimo dijo...

Para ya, anónimo soplanucas.

Anónimo dijo...

sin

Anónimo dijo...

¡SERGIOOOOOO!¡Qué Chechu te está buscando para darte una cosita!

Anónimo dijo...

que siga buscando

Macarrismo dijo...

Joder, vaya doblete de posts os habéis marcado Pussy y tú, me han gustado mucho, muy perturbadores ambos.

Anónimo dijo...

gracias

Anónimo dijo...

efecto secundario

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El hombre que ríe dijo...

¡El anónimo chistoso merece ser miembro del pegamín!¡O eso o habrá que matarlo!

Arrepentido dijo...

Al anónimo chistoso, mejor meterle

Maite dijo...

O suprimirle, jijiji

Arrepentido dijo...

Qué anónimo más hijoputa, habla solo

Xabibenputa dijo...

Me quito el sombrero ante este excelente post. De lo mejor de un autor nacional que he leido en un tiempo.

La verdad es que solo leo el Pegamin y 20minutos y alguna otra cosa suelta y el formspring y así, pero aún: Me quito la tapa de los sesos ante usted, gentleman.

Anónimo dijo...

Lógico. Tiene problemas mentales parecidos a los tuyos.

Arrepentido dijo...

Pero los míos tienen solución

el arciprieste de san sebastián dijo...

ramó, perverso suelto, firma este pliego de denuncia contra la pepedofilia y arrepiéntete de tus contumacias

Anís Machaquito dijo...

La verdad es que lo de Por fin juntos no deja de ser representativo de la estética pegaminoide, en la que juntos formáis un potaje de lo más peculiar, lentejas con nocilla sólo para los paladares más exquisitos

gurmet dijo...

no era nocilla ni lentejas, y te olvidas de los tropezones mal digeridos

La Ender dijo...

He estado en El Corte Inglés de la Plaza del Duque.

He comprado por 34 euros: SCOOP, de Woody Allen.
DIVE GALÁPAGOS. (un documental sobre las Islas Galápagos).
Matador, de Almodovar.
y VALMONT, de Milos Forman.

Luego he entrado a orinar en los servicios del Corte Inglés. Creo que había un viejo maricón que quería ligar conmigo. Mientras yo orinaba. Pero me he ido de allí. Solo que llevaba yo la cabeza, a la salida, mirando para abajo, hacia los libros, y me he topado de golpe con la "HISTORIA DEL SEVILLA FUTBOL CLUB" y he sentido terror cósmico. Ponen los libros de tal manera que el hombre que sale mareado de los servicios tiene que ver el libro "Historia del Sevilla Futbol Club" por cojones. Joder, qué astutos y qué sevillistas son los trabajadores del Corte Inglés. Da hasta miedo. O sea, por cojones me he dado de bruces con la "Historia del Sevilla Futbol Club". Si me hubiese dado de bruces con la Historia del Betis ni lo comentaría pero un poco más y el libro ese me arranca un ojo de la cara. Qué asco, por Dios. El libro estaba en una esquina situado de tal manera que cualquiera que saliera mareado de los servicios se lo echaba a la cara. Que hijos de puta más grandes.

Joder, en el Corte Inglés las cosas están pensadas al milímetro. Qué asco Virgen del Carmen. Qué sinvergonzonería. En fín. Y el Media Markt creo que es todavía peor. Mas sevillista todavía. uFf, los béticos no sabemos ni dónde nos podemos esconder.

Joder, qué terror he sentido al ver la portada del libro de par en par ante mis ojos. Un poco más y me caigo muerto allí mismo.

Joder, eso es el infierno. Salir de unos urinarios y encontrarse de pronto con la portada de un libro que te da asco.

JO JO JO, si hubiese sido la portada de la Historia del Betis no lo hubiese comprado tampoco pero al menos no me habría llevado el disgusto.

JO JO JO, qué hijos de puta más grandes son los del Corte Inglés.