como los monos de gibraltar

sábado, 28 de julio de 2012

Iconos pegamin: la anciana en contra del tabaco

En este antiguo hospital la conocí
Recupero esta sección para hablaros de un icono de Berlin. Se trata de la anciana que lucha contra el tabaquismo. Nuestros caminos se han cruzado dos veces. La primera vez fue en la casa autogestionada de Bethanien. 
Estabamos organizando la manifestación del 15 de Octubre de 2011, la primera a nivel a mundial, y en algún momento apareció ella para, con cara de mucho asco, decir que si queríamos ser verdaderos revolucionarios, teníamos que empezar por dejar el tabaco. La gente pasó de ella bastante, a lo "la loca de los gatos", y yo me olvidé de ella, aunque su cara de profunda repugnancia y decepción se me quedaron bastante grabados.
Hace un par de días, mientras esperaba a un conocido, vi una figura de señora mayor emerger del metro: pelo recogido super tirante en mini moño, camiseta y pantalones pesqueros amarillos y botas plateadas con taconazo. En la espalda, la camiseta llevaba una inscripción escrita a mano "Cada cigarrillo es una (nueva) guerra".
Si se trata de la misma mujer, está claro que en este último año ha decidido ponerse en serio a ello, y, con una reinterpretación de Rambo, preparar cuidadosamente su atuendo antes de cada misión.


Si no se trata de la misma mujer, entonces habría que asumir un presupuesto quizás más escalofriante; existe una legión de ancianas dedicadas en cuerpo y alma a combatir el tabaco por todos los medios.

¿Se trata de celulas independientes o de un cuerpo de élite dirigido por una poderosa organización desconocida? Es pronto para decirlo. Seguiremos informando.

jueves, 26 de julio de 2012

Minutos musicales

Estaba escribiendo una entrada para la sección de viviendas pegamin y me he desfondado por el camino, veremos si la termino.
Mientras, os pongo un tema al que estoy muy enganchado. Es el one night in the city, de Dio.

Por una de esas cosas que pasan, igual que a veces te compras un mismo cd sin darte cuentaa, este disco clásico de Dio, The Last in line, no lo tenía, aunque conocía la mayor parte de sus canciones.
Este tema ha sido una de las mayores sorpresas que me ha deparado. Me gusta muchísimo la pijadita esa que suena de fondo en varios momentos de la canción, por ejemplo cuando dice lo de: Do you watch, do you see, do you know the people in me.

De la letra no me preguntéis, que la acabo de leer ahora y no me he enterado ni del nodo. Yo me había montado mi película de una fiesta de graduación y no tiene nada que ver.


viernes, 20 de julio de 2012

La Pornografía, Veneno Para el Matrimonio


I Was Made For Loving You Baby

Las adicciones son dinamita para la estabilidad matrimonial. Y la pornografía es una de las más demoledoras. Según un estudio basado en los informes sobre divorcios de la Academia Americana de Abogados Matrimonialistas de EE UU, en más de la mitad de los matrimonios que acaban en divorcio, uno de los cónyuges era adicto a la pornografía por Internet.
España no es ajena al problema: es el primer país de la Unión Europea en visitas a estas páginas, según los últimos informes del Observatorio para la Cibersociedad y NetValue. A nivel mundial, ocupamos el segundo puesto, tras EE UU. Y los matrimonios lo están pagando muy caro.

Según la profesora Mónica de Aysa, asesora matrimonial y familiar y especialista en planificación familiar natural, “el efecto de la pornografía en el matrimonio es devastador, porque el cónyuge –casi siempre el marido– trata de emular en la relación de pareja, las escenas que ha visto. Y la mujer se siente extraña, sola, no querida, por lo que el efecto es la desunión”. “Las mujeres acuden a la consulta porque notan un cambio en las relaciones con su marido: son escasas y han perdido toda ternura, se han vuelto anónimas, por lo que se sienten utilizadas. Y es que ellas no son muñecas de corta y pega de Internet”, añade. 

La perversión de las relaciones sexuales por el consumo de pornografía incide incluso en el aumento de la violencia doméstica. “Estamos hechos para que la relación sexual sea magnífica, pero no para emular un vídeo de Internet, que tiene un único objetivo: provocar un alto nivel de excitación. La mujer que tiene una relación normal con su marido no puede cumplir ese papel, pero se le termina exigiendo, y se dan situaciones muy violentas, incluso físicamente”, señala De Aysa. 
Un altísimo porcentaje de los hombres que cae en esta adicción comienzan porque se sentían solos o porque no tenían relaciones con su mujer. “Pero, cuando se busca una satisfacción en un lugar erróneo, eso no llena del todo, no terminas nunca, y se convierte en un vicio, como una droga . Y ellos te lo dicen: ‘He encontrado la satisfacción corporal inmediata, pero luego me he sentido fatal’. Porque eso no soluciona el gran problema del ser humano, la tristeza y la soledad por no sentirnos queridos”. 

Pero ¿por qué nuestro país es uno de los que más sufre este problema? Según la especialista, estamos viviendo la ley del péndulo. “Hemos pasado de una situación extraña, en la que casi se asociaba el sexo con algo sucio, al otro extremo”. 
Para evitar la corrupción de la belleza de la sexualidad, considera que es imprescindible una buena educación en este campo. La actual, centrada en fomentar el uso de anticonceptivos desde edades muy tempranas, está dando unos resultados nefastos: “Desde el punto de vista médico, está teniendo consecuencias muy serias. Se contraen infecciones de transmisión sexual que cursan sin sintomatología, como la clamidia o el virus papiloma humano. Y estamos viendo muchas infertilidades en edades maduras.” Además, considera que se ha transmitido la idea de que el sexo no tiene consecuencias. “Y las personas se quedan tocadas. Una cosa es lo que se cuenta, y otra lo que vemos en las consultas”, asegura. Ante todo, De Aysa recomienda que la educación sexual vaya siempre asociada al amor y al compromiso, que nunca criemos hijos que utilicen a otra persona para pasar un buen rato. Considera que cuando un adolescente entiende lo que es la sexualidad, probablemente no necesite anticonceptivos, porque hará un buen uso de ella. 

Como consejo práctico para que las relaciones matrimoniales funcionen mejor, da uno sencillo, pero primordial: pasar tiempo de ocio fuera de casa, juntos y a solas, y si hay un avión por medio, mejor. “Los hombres, en un contexto habitual de estrés, trabajo, niños, monotonía, no hablan. Pero cuando se les saca del entorno, pueden contar un problema, una necesidad que tenían desde hacía seis meses, y del que no te habías enterado”. 

Y la idea clave para una sexualidad bien enfocada, según De Aysa es “vivirla como seres creados a imagen y semejanza de Dios. Seres con capacidad para disfrutar de la vida, de la persona que tenemos al lado y de sus reacciones corporales, porque estamos hechos para la felicidad. El único límite es que el otro es un ser humano, que necesita ser querido”. 

jueves, 19 de julio de 2012

martes, 17 de julio de 2012

Tocando el timbre

Una de las cosas que más me gusta de montar en bici es tocar el timbre. Es una cosa que envicia, y que una vez que te acostumbras a tocar el pequeño clitoris que golpea la campana, buscas la oportunidad de hacerlo lo más a menudo posible.
Pero, ¿son todas las situaciones iguales? No, claro que no, veamoslo:

  • Toque precog: El toque del buen samaritano. Ves en la distancia un tolai que es PROBABLE que cruce por el carril bici cuando tú pases y decides darle un toque como diciendo "eh, chaval, cuidado nuestros caminos pueden encontrarse".
    Es el timbrazo del ciclista experimentado, el de aquel que anticipa situaciones, evita problemas y recoge agradecimientos en forma de besos, ramos de rosas y maillots amarillos. "Dedico este triunfo a mi madre que me ha parido y a mi novia que me permite vivir la ficción de regresar al útero. Olé. Viva España. Paro no, crisis tampoco"
  • Toque preventivo: El típico que hay que darle a los putos turistas. Van mirando el mapita de los cojones, sin levantar la vista y no se coscan de nada. O peor aún, ven el carril pintado de rojo y se creen que es la puta alfombra de los Oscar, puesta ahí para que recojan un galardón.
    Pues nada, chaval, te llevas el timbrazo al más gñññ. ¡¡TRRRRRINGGGGGGG!!
  • Toque obvio: Éste me gusta mucho. Vas con tu bici y te encuentras con gente andando en el sentido contrario, con lo cual hay un expresivo cambio de miradas:
    - ¿Estoy andando por el carril bici?
    - Si hijo mío, sí.
    - Entonces, mejor me aparto, ¿no?
    - Parece una buena idea, pero tú a tu bola. Yo voy a darle al timbre para dejarte en evidencia, pero vamos, como quieras.
  • Montar en bici puede ser cosa de dos
  • Toque cobarde: Un poco lo contrario del anterior. Uno de los muchos turcos gañanes que pueblan Berlin va andando por el carril bici porque eso va con él, que ir en bici es para los pringaos de los alemanes. Bueno, pues el notas va andando por ahí, decía, y cuando le timbras el hijoputa siempre se pica, y si va con colegas o la piba, pues a lo mejor incluso te has buscado un problema. Por eso, a no ser que tengas un día destroyer, que te sude el rabo todo, éste suele ser un toque sutil, como pidiendo perdón, un timbracillo de "disculpe caballero, me gustaría mucho rodear su cuerpo moldeado a base de cortar la carne del kebab y hacer pesas, pero, en no habiendo más espacio, me veo obligado a notificarle la desafortunada necesidad de que TE QUITES DE EN MEDIO PUTO ANORMAL".
  • Toque vengativo: Dada mi proverbial mezquindad, éste timbrazo es obviamente mi favorito. Es el toque posterior a alguno de los anteriores y el realizado cuando el peligro de colisión ya ha pasado. Es decir, lo das sin necesidad o utilidad ninguna. Un timbrazo que supone un total despilfarro energético pero que sin embargo ¡sienta tan bien! Cuando alguien te ha tocado especialmente las narices, ya sea por apartarse tarde, porque le has tenido que rodear o, espera espera, simplemente porque vas cruzado y te sale de la punta del rabo, pues vas y ¡TRIIIIIIIIIING! le perforas el puto timpano dandole bien durito al timbre justo cuando pasas al lado del panfilo ese.
Joder, como relaja montar en bici.

Tócalo. Da premio.

domingo, 15 de julio de 2012

Yo No Quiero Follar, Sólo Quiero Soñar.


Sabes que admiro mucho tu obra y te sigo siempre que puedo. Por ejemplo, no conozco tus últimos trabajos musicales, aunque el simple hecho de saber que sigues adelante con la música me reconforta. Tienes un currículum impresionante como creadora, eres una figura muy inquieta, y tu carrera, que yo sepa, hunde sus raíces en los 80, con la creación de Música del Arrabal, sello donde publicaste un siete pulgadas y además discos míticos de la vanguardia catalana de la época. Pero cómo era la obra de la Violeta niña? 

Yo siempre he sido niña.
Tu obra transcurre por diferentes medios de expresión, desde la literaria con tus relatos breves, tu novela vampírica Carmila o la poesía de la letra de tus canciones hasta la fotografía, la ilustración o el videoarte. Pero siempre reincides en los mismos temas: la pasión por la pureza preadolescente, la amistad, la nostalgia de mundos ideales donde poder vivir un sueño casi prohibido... Podrías desarrollarme un poco este aspecto de tu obra?
No me gusta el mundo de los adultos ni me gusta lo que los adultos hacen a nuestro mundo. Ellos, en general, no son ningún ejemplo a seguir, así que he preferido quedarme en este mundo que no está contaminado por lo que ellos hacen. Las adolescentes se equivocan cuando desean hacerse adultas, porque los adultos no tienen nada que ofrecer. La mayoría se dan cuenta de eso más tarde, pero ya no saben volver atrás.














Qué opinas sobre el amor romántico, la figura del príncipe azul, del amor eterno, y el papel que esta construcción cultural juega en la violencia de género?
El amor heterosexual no me parece nada romántico y más bien me da un poco de asco. Con la de chicas guapas, dulces e inteligentes que hay en el mundo no entiendo que ninguna acabe en los brazos de un hombre. A partir de ahí todo lo que pase me resulta incomprensible.


Últimamente te inspiras mucho en paisajes naturales, que fotografías con gran belleza, y que han aparecido en obras videográficas. Son espacios casi mágicos, feéricos, donde el tiempo se detiene... Qué opinas sobre el paso del tiempo, el memento mori?
Los paisajes que fotografío son nuestro ambiente natural. La ciudad no lo es. Cuando las personas se apartan de la naturaleza todo empieza a ir mal. En la naturaleza, no es que se detenga el tiempo: es que el tiempo no existe. Cada otoño es igual que el otoño siguiente. Miras una fotografía antigua, y si la mano del hombre no ha hecho de las suyas, no podrás distinguirla de una fotografía reciente. En mis paisajes favoritos me siento como una niña del siglo diecinueve que pasea por el bosque y que se sienta a merendar junto a una fuente exactamente igual que hace cien años. Es también el escenario de los cuentos tradicionales, porque antes la gente sabía que la naturaleza nos conectaba con otros mundos y otros seres. Ese conocimiento se ha perdido en buena parte. Ya casi nadie cree en las hadas, en las dones d'aigua o en las deesas de las fuentes. 


A pesar de la gran calidad de tu obra, eras una artista casi maldita, condenada a la auto producción de toda tu obra. En su momento reivindicaste la figura de Sumiko Kiyoka, una fotógrafa japonesa que se especializó en el retrato de desnudo de jovencitas preadolescentes, cuya obra es inencontrable. Cómo crees que este "malditismo" afecta a tu producción?
Me apena que lo que hago no tenga más difusión, porque creo que a muchas personas les gustaría y haría que sus vidas fueran más felices. Ésa es la principal función del arte, hacer feliz a la gente. El caso de Sumiko Kiyooka es especialmente triste, porque ha pasado de ser una artista de masas a ser una artista casi desconocida. Creo que es la artista que más me ha marcado en todos los sentidos. Era sensible, entusiasta y honesta, y la admiro profundamente.


En una canción dices "Yo no quiero follar, sólo quiero soñar" Cuál es el papel que representa el sexo en tu obra?
En mi obra, como en la de Kiyooka, no hay sexo. La belleza en su desnudez puede ser turbadora, o sublime si aplicamos la palabra exacta, pero son emociones que no tienen que ver con el sexo. Quizá si me hago adulta vea las cosas de otra manera. No me gustaría perder la inocencia. Los adultos a veces juegan a que son inocentes, pero no lo son y cuando se cansan de jugar vuelven a ser como siempre.
Tienes dos musas, que yo sepa, una es CandyLove, a la que le dedicaste un disco conceptual, y la otra es Silvia, que canta contigo una canción maravillosa. Cómo llegaste a conocerlas? Cómo es tu relación con ellas? Mantienen la magia cuando pasan al mundo adulto o la pierden para siempre?

A Candylove hace mucho tiempo que no la he visto y no sé si deseo volver a verla, porque las cosas que me han contado de ella no me gustan. Creo que aquí, para desalentar a futuras fans, debería decir que no me gustan las drogas (ninguna), ni me gustan los tatuajes ni las perforaciones ni el maquillaje ni las cejas depiladas ni el pelo de colores ni las trenzas de mentira ni la mala educación ni algunas cosas más que ahora no recuerdo. Sobre Silvia, me parece que te confundes: Candylove puso su cuerpo, su voz y su encanto al servicio de lo que yo hacía. Es ella quien canta en el disco. Siento que el tiempo haya pasado por ella. Ése es el problema cuando tú no creces y los demás sí. Afortunadamente, su voz en mis canciones y su cuerpo en mis fotografías permanecen inalterables y puros eternamente. Es la magia del arte.


Hiciste una exposición de desnudos que se llamaba Alicia en el país del Amor, que según se cuenta te trajo problemas legales. Hasta qué punto es esto cierto?

Eso pasó cuando la exposición ya se había visto en varios lugares y la había visitado mucha gente. Fue lamentable, porque las fotografías eran preciosas.











En aquella exposición eras una fotógrafa retratista, en la tradición de Lewis Carrol, pero en tu última producción fotográfica pasas tú a ser tu propia modelo, como si te quisieras mostrar como una niña más entre las que fotografiabas. Cómo valoras este cambio tan importante en tu obra?

A causa de toda aquella polémica, me era muy difícil encontrar colaboradoras pero yo no podía detenerme. Sabía que iba por el buen camino y que debía continuar en la misma línea, así que me puse yo misma delante de la cámara igual que antes se habían puesto las otras niñas. Fue una experiencia nueva, porque ahora podía saber lo que ellas sentían y identificarme más aún con ellas. También me ha permitido hacer cosas que con ellas no podía, como trabajar en lugares de difícil acceso o en condiciones meteorológicas adversas, con niebla o con nieve. Eso ha enriquecido mi obra y me ha hermanado más con la naturaleza. 


Cómo te defiendes de los que te puedan achacar sanbenitos como el de la pederastia o el abuso de menores? Crees que tu aproximación a esos temas entorpece la comprensión de tu obra, o al contrario, la dota de sentido?

No tengo que defenderme de nada. Si ven mi obra y no la entienden o no les gusta quizá deberían ver otras cosas. Es lo que yo hago cuando algo no me gusta.










Cómo crees que son las chicas jóvenes de hoy en día, comparadas con como éramos hace veinte años? Hay un cambio generacional o la juventud en realidad es un espacio, un momento universal e inmutable?

No tengo mucha perspectiva para saber cómo eran las chicas de antes. Las de ahora son casi todas encantadoras cuando son niñas, algunas son interesantes cuando son adolescentes y la mayoría son  repelentes cuando se hacen adultas. No debería ser así: todas las mujeres deberían conservar la infancia como un tesoro interior que diera luz a su vida. Suena a proverbio japonés, pero es que mi educación artística ha sido japonesa. Mi corazón es mitad catalán y mitad japonés, la mejor de todas las combinaciones posibles.


Cuéntanos a qué serie pertenecen estas fotografías.

Las fotografías pertenecen a una nueva serie titulada “La festa”, que es la fiesta de puesta de largo de una niña que se ha hecho adolescente, y están realizadas en las ruinas del Gran Casino y Parque de Atracciones La Rabassada, cerca de Barcelona, que fue un centro de ocio superlujoso de principios del siglo XX. Para celebrar una fiesta tan importante, había que elegir un lugar de gran categoría. Y esta época entre mediados del siglo XIX y principios del XX (lo que en Catalunya fue la Renaixença y el Modernisme) es mi favorita y la que suelo evocar en mis fotografías.  


Entrevista que hice a Violeta Gómez hace ya un año, en Julio del 2011, y que viene publicada, junto con algunas de las fotos, en el Primer Número de Ponytale Stories.
         

sábado, 14 de julio de 2012

Gentes pegamin: Especial Fiestas del Orgullo

Todo muy casual, you know?

video


video


Y, no me había olvidado, Julito, la teta prometida

video

Si necesitáis algo...

El amor pegamin es el amor entre iguales: pero, sin duda, aun como iguales no somos siempre "iguales"; en la medida en que somos humanos, todos necesitamos ayuda. Hoy yo, mañana tú. Esa necesidad de ayuda, empero, no significa que uno sea desvalido y el otro poderoso. La desvalidez es una condición transitoria; la capacidad de pararse y caminar sobre los propios pies es común y permanente.

El arte de amar. Erich Fromm.

martes, 10 de julio de 2012

viernes, 6 de julio de 2012

Me vas a comer toda la Alemania

Anteriormente en Formspring:



Ymientras en el blog de winters:
(...) Como ves todo muy de pobre. Creo que realmente sólo destacan por su repostería, tartas de un billón de kalorien, que apenas conozco, y por sus fiambres y derivados del cerdo, que yo ya trabajo poco. (...)

Reconozco, Paca, querido Paca, que no termino de saber qué es la comida alemana.
Hay cosas obvias, ¿no? el tema del pan, por ejemplo, esos panacos que te venden al peso con el consiguiente desastre económico que te obliga a poner buena cara y una media sonrisa de ¨ja ja¨ cuando te tiras el resto del mes cenando pan con queso o con algún tipo de crema para untar (crema de queso especiado, por ejemplo). ¿He hablado ya de lo mucho que veo a mis compañeros de piso cenar pan con queso? "Quieres cenar conmigo? Me va a sobrar bastante merluza al horno - No gracias, ya he comido caliente al mediodía, tomaré un poco de pan con queso - Muy bien, muy bien...".
Y es que el concepto de comer dos veces "caliente" (como sinónimo de elaborado) no existe o es raro. No digamos ya plantearse un primero y un segundo.

Pero tú, Paco, oh querida Paco, me preguntabas por la comida, los menuses. Vuelvo al tema.
Está claro que hay salchichas a porrillo, pero como no me molan mucho no te sabría diferenciar ninguna. Es un tema que me genera estrés, fuertes dolores de cabeza y la sensación de que la cosa está muy malita cuando la comida típica berlinesa es el currywurst, es decir, una puta salchicha oscarmayer cocida y especiada con una salsa industrial con sabor a algo entre curry y ketchup. Con eso, y unas patatas fritas ya tienes el mittagessen resuelto. Großartig!
Una cosa bastante alemana, aunque se supone que viene de Austria, es el schnitzel, que nos pongamos como nos pongamos, es el escalope de toda la vida. Ningún problema, un buen empanado me gusta más que a un tonto un palote.

Y no sé, en el tema de la carne, de verdad que no se me ocurren muchas más cosas. Yo que sé, en cuanto hay, no ya un rayo de sol, si no de esperanza de sol, se lanzan al tema de la barbacoa. Y a grillear que se ha dicho: patata, salchicha y carne en general. Geil, oder?
Cuando alguna visita me pide que le lleve a un sitio típico alemán, pues es que no se ha donde ir. ¿Les llevo a algún restaurante del centro para que les claven 11 pavos por una salchicha de lujo? Y es que hay sitios de comer por todas partes, pero como decía, en plan rápido y cutre. Lo más parecido que he encontrado a un restaurante alemán, es una carnicería donde al mediodía preparan algunos platos y que están muy buenos.


Abandonando el tema de la carne y obviando el pescado, porque comen poquísimo y algunas de las recetas, en plan arenque, son incompatibles con el gozo, saltamos al lado de lo vegeta. Y esto ya mola más, hombre. Una vez dije en clase de alemán que lo mejor de la comida alemana, lo que me parecía más típico, eran las ensaladas. Me miraron de hito en hito, pero yo sigo en mis trece: me mola que le echen todo tipo de cosas y que el aliño juegue con la mostaza y la miel o el yogurt.
Como hay vegetarianos a punta pala y bastantes veganos, es un campo en el que se pueden probar muchas cosas a las que en españa no estamos acostumbrados. Mi compi de piso hacen unas hamburguesas veganas que están de puta madre, aunque no tengo ni zorra de qué llevan dentro. Probablemente, mi restaurante favorito de berlin es un vegetariano iraní con buffet. Por 6 pavos te pones hasta arriba y los platos están muy, muy bien.

Y es que en otras ciudades no sé, pero en Berlin, lo que hay es restaurantes a porrillo de muchos paises y a precios cojonudos. Como soy un tragaldabas, me pongo todo cerdo en sudaneses (pescado con una salsa como de cacahuete dentro de un pan que no sabría describir), etíopes (un gran plato en medio de la mesa en el que todos a fuenteovejuna van cortando el pan de debajo de los alimentos y rebañando la comida), mexicanos, turcos (sí, kebabs, pero también cojonudos pides, mucho más habituales en turquia, por lo que pude ver en mi visita a estambul y pescados cocinados de forma similar a en españa [yo voy a una pescaderia que hay cerca de casa, que tambien es restaurante]), japos, iranies, vietnamitas, italianos (buenos y cutres, con pizzas a 4 pavos) etc, etc.
 Vamos, que me van a comer los alemanes la salchicha a dos manos y sin panecillo.



Por esta ausencia de platos típicos y la influencia de los inmigrantes, sale la comida de mi cafeteria que sale. Meesplico. Ahora que trabajo, voy a la cafetería de la universidad y siempre tienen dos platos; uno vegetariano y otro con carne. Pues bien, en un 70% de las ocasiones, el sabor es el mismo, porque, o bien le echan curry a punta pala (sea lo que sea que han cocinado) o una salsa que echan con una especia que no termino de determinar. Mira, te voy a contar lo que había hoy para comer, como ejemplo:

  • Vegetariano: Schnitzel de verduras y puré de patata.
  • No vegetariano: Gulasch con salsa que contenía la especia de la que os hablaba, más patatas cocidas y erbsen... guisantes. 
  • Goloso: por increible que me resulte, hay mucha gente que se coge como plato del día, la porción grande del postre, siendo en este caso una especie de arroz con leche con azucar moreno por encima. Y con eso comen. Me recuerda a cuando viví en un país de cuyo nombre no quiero acordarme y flipé viendo a las muchachas comer en la universidad unicamente una tacita de caldo, sopa o puré.
Para mi tienen un descontrol bastante grande, con lo que comen y cómo lo comen. Se dice, y es verdad, que los españoles comen tarde, pero ¡al menos tenemos un horario! Aquí es la jungla, y tan pronto te comen a las 10 unos macarrones de desayuno, como a las 12, las 17, las 19, las 21 o las 23 horas.
Hace ya unos 5 años, compartí piso por primera vez, y fue con un alemán. Un jovencito priest le preguntó, de cara a saber si compartíamos la comida, que a qué hora comía. Su respuesta: no tengo horario, como cuando tengo hambre. Y así es, el colega se calzaban unas pechugas villaroy precongeladas a cualquier hora del día y de la noche, madrugadas incluidas.

Qué más decirte, Pac=, yo en casa sigo haciendome platos que no sé si son típicos españoles, pero que desde luego generan controversia en el WG. "Qué has cocinado? - Lentejas - Ah, qué bien, comida vegana - No, no, lentejas, legumbres, te das cuen? con patata, cebolla, pimiento, zanahoria y a petecan - Si, vegano - No, no, mira, son... mira el paquete, ves, lentejas, liiiin-seeeen" y así hasta el infinito.